Dirección

Av. Paseo Tabasco No 1203, Col. Tabasco 2000, 86080 Villahermosa (Tabasco)

Teléfono

(993) 3158303 o 01800 2313 500


LocalPolíticaPoliciacaMunicipiosFinanzasNacionalEstadosMundoCienciaSocialesEspectáculosCulturaDeportesValores

Estados no saben contabilizar su inversión en ciencia

Sólo 11 de las 32 entidades del país mantienen una buena contabilidad de su inversión en el ramo, señala estudio del FCCyT.

Cada año, el Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT) revisa la cuenta federal de inversión en ciencia, tecnología e innovación (CTI): el ramo 38, correspondiente a Conacyt, la gestión de secretarías de Estado y otras dependencias, becas y estímulos a la innovación. Con base en ello es posible conocer la gestión de los recursos.

No obstante, esta práctica y metodología no se encuentran estandarizadas en el país, por lo que algunos estados pueden contabilizar su inversión en el sector justificando el gasto en una computadora de escritorio o material de oficina.

El estudio “Cuenta pública de ciencia, tecnología e innovación: Propuesta programática de armonización contable para las entidades federativas”, realizado por el Foro Consultivo, detectó que sólo 11 de los 32 estados del país mantienen una buena contabilidad de su inversión en CTI.

Esto significa que hay estados que reportan más de lo que realmente es considerado inversión en el sector, en tanto que otros reportan montos bajos porque no los reflejaron de forma correcta, explica Víctor Guadarrama, especialista de Proyectos Estratégicos de Ciencia Tecnología e Innovación del FCCyT. “Por ejemplo, hay estados que invierten mucho en equipar laboratorios nuevos en sus centros de investigación, pero no se reporta en el presupuesto destinado al sector”.

Los estados con un mejor control en su contabilidad son aquellos que se acercan más al uso de la metodología propuesta por el Consejo Nacional de Armonización Contable (Conac), creado para homogeneizar y facilitar la transparencia del gasto público en ciencia.

El estudio se construyó siguiendo una estructura básica compuesta por tres secciones: antecedentes, análisis de la información y observaciones de las cifras históricas del gasto en CTI por parte de cada entidad o el presupuesto de sus Consejos Estatales de Ciencia, con base en la disponibilidad de datos.

NO ES RANKING. Los mejores “calificados” serían Aguascalientes, Chihuahua, Colima, Estado de México, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nuevo León, Oaxaca, Sinaloa y Tabasco. En tanto que los menos apegados al Conac son Baja California Sur, Ciudad de México, Morelos, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Veracruz y Zacatecas.

Sin embargo, esto no es un ranking, enfatiza el especialista del Foro, sino un pulso de cómo se encuentran los estados para que ordenen la forma de contabilizar su inversión, para “armonizar” su contabilidad. “Necesitamos tener este tipo de información homogénea si queremos hacer comparativos reales entre estados. En ocasiones las entidades federativas no saben cuál es su gasto real, por lo que con esta propuesta esperamos que tengan una base para su organización”.

Son recomendaciones sobre qué rubros deben contabilizarse y dar seguimiento, añade, y saber cómo se realiza la inversión en diferentes instituciones del estado. “Por ejemplo, la Universidad de Guadalajara tiene una gran cantidad de posgrados, por lo que es necesario saber cuánto y en qué unidades se está gastando, eso sirve mejor al estado para hacer planeación”.

Los especialistas enfatizan que un control adecuado y homogéneo de cuánto es lo que se invierte en CTI, y en qué ámbitos, resulta crucial porque constituye la principal fuente de información para el diseño e implementación de políticas del ramo a largo plazo, ya que permite identificar las fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas que podrían presentar los estados.

“Realizamos el estudio porque es necesario tener un control adecuado de cuánto se está invirtiendo en CTI, ya que si sabes cuánto inviertes sabrás medir los resultados esperados, a mayor inversión se esperaría mayor productividad económica y beneficio social”, señala Guadarrama.

Los expertos del FCCyT se han acercado con los estados para presentarles estas metodologías para que en adelante realicen un ejercicio propio año con año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que pueden interesarte