Dirección

Av. Paseo Tabasco No 1203, Col. Tabasco 2000, 86080 Villahermosa (Tabasco)

Teléfono

(993) 3158303 o 01800 2313 500


LocalPolíticaPoliciacaMunicipiosFinanzasNacionalEstadosMundoCienciaSocialesEspectáculosCulturaDeportesValores

Aguada Fénix explicaría el surgimiento de La Venta

Durante una videoconferencia el Dr. Inomata explicó la evolución de la civilización Maya desde su origen e hizo especial énfasis en el uso de tecnología como Lidar

 

Erick Ruiz

El descubrimiento del sitio arqueológico de Aguada Fénix sería clave para explicar la caída del sitio olmeca de San Lorenzo y el surgimiento de La Venta alrededor del año 800 a.C., comentó el arqueólogo Takeshi Inomata, quien junto con Daniela Triadan, de la Universidad de Arizona, se percataron de estas ruinas mayas en forma de plataforma en 2017 a partir del análisis de un mapa tridimensional.

Durante una videoconferencia organizada por la Secretaría de Turismo de Tabasco vía Facebook live, el Dr. Inomata explicó la evolución de la civilización maya desde su origen e hizo especial énfasis en el uso de tecnología como Lidar, para comprender los nuevos hallazgos en el territorio nacional.

En la videoconferencia, la cual observaron alrededor de 300 personas, también estuvo presente el titular de Turismo Tabasco, José Antonio Nieves Rodríguez.

Destino turístico

El conferencista apuntó que este sitio arqueológico significa un potencial destino turístico que detonaría el desarrollo en la zona de Balancán, pero al mismo tiempo subrayó la importancia de cuidar el medio ambiente.

“Este sitio arqueológico corresponde a un momento de cambio grande para la sociedad maya. Antes de esto, la gente no usaba la cerámica y se movía mucho. Vivían de la caza y de la pesca, cultivaban un poco el maíz también, pero no mucho. Sin embargo, más o menos en aquella época empezaron a usar la cerámica y se volvieron sedentarios”, dijo.

Destacó que antes de este descubrimiento muchos arqueólogos pensaban que el desarrollo de la civilización maya había sido gradual: primero habrían tenido cerámica y aldeas pequeñas, y después poco a poco tendrían jerarquía social y edificios más grandes.

“Pero con este hallazgo ahora tenemos un panorama muy diferente, es decir que un edificio muy grande aparece al principio de la era maya y después viene la organización social. En ese sentido, haber descubierto el sitio de Aguada Fénix cambia la teoría que tenemos sobre el desarrollo de la civilización maya y el desarrollo de la sociedad humana en general”, expresó.

Tecnología Lídar

Inomata explicó que gracias a la técnica de mapeo láser llamada Lídar se pudo descubrir este sitio maya, que hasta ahora es el más antiguo y el más grande conocido. Tras rastrear 800km² detectaron una veintena de sitios arqueológicos que estaban cubiertos de vegetación, entre éstos la inmensa plataforma ceremonial de Aguada Fénix, que mide 1.4km de largo y 400m de ancho.

En el sitio se han encontrado depósitos de cerámicas, huesos de animales, vasijas completas y al finalizar cada etapa constructiva se colocaban ofrendas; hasta el momento se han hallado cuatro. Una de ellas es el entierro de un individuo (del que no se sabe sexo ni edad debido a la mala conservación del esqueleto), colocado de rodillas; por el desgaste de algunas vértebras se cree que era una persona que cargaba mucho peso. También se encontró la escultura de lo que parece un jabalí, al que el equipo de expertos bautizó como “Choco”.

Aguada Fénix se encuentra en una región que era frontera entre mayas y olmecas, y se creía que esta última cultura había influenciado y quizá originado a la primera, pero con este hallazgo se demuestra que ambos grupos convivieron por mucho tiempo.

Hasta hace poco, la arqueología se limitaba a lo que un investigador podía ver en el lugar estudiado. Sin embargo, la tecnología de teledetección óptica —o lídar, por su sigla en inglés— ha transformado el campo, pues ha proporcionado un método para escanear regiones enteras en busca de sitios arqueológicos.

Los 27 sitios que identificó en el mapa tienen un tipo de construcción ceremonial que Inomata y sus colegas jamás habían visto: plataformas rectangulares y bajas, pero extremadamente grandes, algunas con una longitud de hasta dos tercios de kilómetro. “No te das cuenta cuando caminas sobre esos lugares”, dijo Inomata sobre las plataformas. “Son tan grandes que parecen formar parte del paisaje natural”.

Inomata también explicó las bondades de la técnica Lidar. “Ponemos un equipo en un avión y desde este avión, el equipo tira rayos láser hacia el terreno, millones de rayos láser. Midiendo el reflejo de este láser, podemos medir la distancia exacta. Con eso, con millones de puntos, podemos producir imágenes tridimensionales”, señaló.

“Lo interesante es que estos rayos láser pueden penetrar los bosques. Muchos sitios arqueológicos están cubiertos por árboles, pero con este sistema podemos penetrar el bosque y nos da la forma y el nivel del terreno. Esto nos ha revelado muchos detalles de sitios arqueológicos y estructuras”, añadió.

Hallazgos

En el sitio se han encontrado depósitos de cerámicas, huesos de animales, vasijas completas y al finalizar cada etapa constructiva se colocaban ofrendas; hasta el momento se han hallado cuatro. Una de ellas es el entierro de un individuo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que pueden interesarte