Dirección

Av. Paseo Tabasco No 1203, Col. Tabasco 2000, 86080 Villahermosa (Tabasco)

Teléfono

(993) 3158303 o 01800 2313 500


LocalPolíticaPoliciacaMunicipiosFinanzasNacionalEstadosMundoCienciaSocialesEspectáculosCulturaDeportesValores

Vida Bienestar: 150 días han pasado…

Por: Laura Rosado

¿Cómo estás? han pasado 150 días. Pareciera a veces como si
estuviéramos viviendo algo irreal, como si de pronto la vida nos metió
en una película futurista de esas que hemos visto muchas veces, y
veíamos como ciencia ficción, pero hoy si es real.
El covid 19 nos vino a sorprender, a detener, a vivir de otra manera, a
hacer conciencia de mi vida y de mi entorno. A darnos cuenta de que
aunque creamos que tenemos la vida bajo control y en orden, la vida
misma, nos enseña que eso no existe, el control es lo más irreal que
podamos pensar que tenemos, y ahora que lo sabemos, busquemos
más ligereza, más flexibilidad, planear pero siempre desde la claridad
que, todo puede cambiar de un momento a otro. Así seremos más
libres y tendremos más aceptación ante los hechos sorpresivos que la
vida nos vuelva a poner.
Es un tiempo de pérdidas, desde unas muy sutiles hasta unas muy
fuertes. Pérdida de la libertad, pérdida de la vida cotidiana como la
conocíamos, pérdidas de trabajos, de negocios, de ver a los amigos,
pérdida de no ir a un lugar físico a trabajar o estudiar. Pérdida de la fe
y la confianza, pérdida de todo lo que se daba por hecho y hoy se re
valora. Como las comidas con la familia, el salir diario a cumplir con
las responsabilidades sin ninguna restricción.
Hoy hay restricción, tenemos que usar tapabocas, máscaras,
guantes, geles, antibacterial. Tenemos que ser más conscientes de
qué tocamos, de cómo nos movemos, de guardar distancia, de

respetar nuevas reglas de convivencia, por nuestro bien y por el bien
común.
Y poco a poco, han pasado rápidamente 150 días, para mí se
cumplieron el 12 de Agosto, más o menos todos estamos por ahí, en
esa cuenta. La pandemia llegó a Mexico y nos aisló en nuestras
casas, y de repente algunos están cómodos y otros desesperados,
acostumbrarse a algo nuevo, tan de súbito, puede ser abrumador,
pero los seres humanos somos sorprendentemente adaptables
(hemos sobrevivido a muchas sucesos a lo largo de la historia de las
humanidad) y esa adaptabilidad nos ha fortalecido. Tomemos y
confiemos en esa fuerza y resistencia. Cuidándonos y siendo
responsables en lo que nos toca a cada quien.
Las pérdidas humanas son muy fuertes, las condiciones en que se
dan estas pérdidas son extremadamente difícil para los familiares.
Una persona se siente mal, muy mal, hospital, diagnóstico de covid,
se interna, muchas veces muere, y sus familiares reciben una urna
con las cenizas.
No despedirse de un familiar es muy duro, no permite estar con el ser
querido en sus últimos momentos, no volverlo a verlo. Cuántas
palabras quedan sin decir, cuántos adioses que no se han podido
decir, cuántos besos y abrazos congelados, cuánta ansiedad y
tristeza ha provocado esto.
Cuántos pésames y cariños de amigos suspendidos y dejados solo al
mensaje o llamadas por celular, mensajes en redes sociales, sin ese
contacto humano tan necesario.
Ante estos momentos, y si te ha sucedido, te sugiero con todo
respeto y solidaridad algunos ejercicios que pueden hacer en familia:
*Para decir adiós y entender la pérdida:
-Escribe una carta a ese ser querido que se fue, escríbele
despidiéndote, todo lo que le quisiste decir y quieras decirle aún y no
pudiste. Agota tus pensamientos y palabras. Puedes quemarla al aire
libre y ver el humo subir al cielo, el humo del fuego ha sido
ancestralmente para honrar a los que se han ido.
-Conoce las etapas del duelo, son 5:

*Negación: ¡No lo puedo creer!, esto no es real, no me está pasando
a mi.
*Ira: ¿Por qué se fue?, ¿Por qué se enfermó de esto? Le dije que se
cuidara, ¡Nos dejó solos!
*Negociación: ¿Qué habría pasado si…? ¿Y si no lo internamos? ¿Si
hubiéramos…?
*Depresión: Tristeza muy profunda, sensación de vacío, un gran
hueco en el corazón.
*Aceptación: Aprender a vivir con el dolor y la pérdida. Se vuelve
poco a poco a sentir alegría y gusto por las cosas.
Estas etapas no van una después de la otra, son situaciones que se
van presentando y van cambiando día a día. un día sientes una,
mañana otra, te regresas y así, van y vienen conforme transcurre el
duelo.
Obsérvate e identifica en cuál estás en cada momento, ayuda saber
que todo lo que sientes y piensas está bien y es normal.
-Habla de tus emociones con alguien, si no puedes o no tienes con
quien, escribe, nuevamente escribe, escribir siempre es una buena
alternativa para desahogarse y sanar.
-En familia siembren un árbol o una planta en honor de quien se fue,
regarlo, abonarlo y cuidarlo ayuda en la sanación de este proceso y
con el tiempo se vuelve un símbolo y una manera de recordar con
amor al ser querido.
La muerte es parte de la vida, y este virus vino a confrontarnos con
ella. A verla mucho más de cerca y más frecuente. A verla que se
manifiesta en todo el mundo, en todas las razas, géneros, posición
social.
Ante esta situación de pérdidas, hay qué voltear hacia lo valioso de la
vida, a revisar nuestra escala de valores, a estar atentos a lo efímero
de los momentos y la vida, a que todo puede cambiar en un instante.
A que un abrazo a tiempo, una palabra a tiempo, puede hacer la
diferencia, a que nos expresemos más, a que nos demos cuenta que
todo lo que hacemos repercute en alguien, que estanos conectados y

si nos hacemos conscientes de eso y nos conectamos, podremos ser
más fuertes, solidarios, atentos, ser más suaves en nuestro actuar
para impactar en coherencia y paz, no en violencia, en odios.
Démonos cuenta que si genero violencia, se genera más violencia, si
genero odio, desesperanza, agresión, queja… generaré eso en los
que me rodean. En cambio si genero paz, entendimiento, paciencia,
optimismo, amor, consciencia, eso permeará hacia afuera.
Seamos solidarios, no intolerantes, generosos, no egoístas, atentos,
no groseros. Observemos nuestra conducta en lo grande y en lo
pequeño. Y preguntémonos constantemente: ¿Qué está en mis
manos hacer? para mejorar o apoyar en algo para el bien común.
Cuidémonos, usemos tapaboca, salgamos a lo esencial, no seamos
desafiantes, creamos que esto es real. Y confiemos…todo pasa y esto
también pasará…
“Tras la conducta de cada uno, depende el destino de todos”

Gracias por leerme
LAURA ROSADO/. LAVIDA ES HOY.
@laurarosado,vidabienestar

Artículos que pueden interesarte