Uber: Ventajas y desventajas

A favor

Desde la perspectiva del usuario

Es más barato. La tarifa está vinculada al traslado de un punto a otro. No importa cuánto se demora, o si hay que cambiar de recorrido por alguna eventualidad: se paga lo estipulado.

Crea un entorno confiable. Porque quien lo toma sabe que su pedido, el viaje y el chofer quedan registrados en el sistema.

Evaluación. El usuario puede valorar el servicio en el sistema, y sabe que el chofer es consciente de ello.

Permite monitorear el viaje. Desde dónde viene el auto y cuánto tiempo demora en llegar. Se puede planificar mejor.

Se paga sin dinero físico. El pasajero tiene una cuenta de usuario asociada a un medio de pago (tarjeta de crédito o débito, o sistemas como Paypal).

El auto ofrece, en teoría, mayor confort. Es una virtud que muchos usuarios destacan, en comparación con otros servicios.

Desde la perspectiva del chofer

Le permite trabajar cuando quiere. Lo único que tiene que hacer el conductor contratado previamente es loguearse y activar su posición para comenzar a recibir pedidos.

Segundo trabajo. En algunas ciudades del mundo, mucha gente maneja para Uber un par de horas después de dejar a sus chicos en el colegio y antes de ir a su trabajo fijo. También algunas de sus noches y de sus días fijos.

Seguridad. También le brinda un entorno confiable al conductor, porque en el sistema queda registrado el viaje y quién es el pasajero. Se vuelve más difícil que el chofer sea víctima de un asalto, por ejemplo. Además, no lleva el dinero de la recaudación consigo, ya que el pago es virtual.

En contra

Desde la perspectiva del usuario

Profesionalismo. No tiene garantías de que el chofer pueda realizar una conducción profesional, como en teoría lo garantiza.

Trampita. Si bien el chofer debe estar identificado en el sistema, en algunos casos, violando las condiciones estipuladas, algunos conductores “subcontratan” a otros, para hacer trabajar más los autos.

Cobertura. Es incierto qué tipo de cobertura puede tener en caso de siniestro vial.

Desde la perspectiva del conductor

Derechos. No tiene protección laboral como la debería tener un chofer de taxi que trabaje en regla.

Activos. En contraste con los taxistas dueños, no tiene un activo que pueda comercializar si decide dejar de brindar el servicio.

Riesgos. Es incierto el tipo de cobertura que le brindan las aseguradoras en un eventual juicio.

Desleal. Taxistas aseguran que se trata de una competencia desleal ya que Uber no se vería obligado a cumplir con todos los requisitos que se exige a los otros inscriptos en el sistema.

Normas. En cada lugar a donde arriba, Uber debe negociar con las autoridades, ya que en muy pocas ciudades el servicio público de transporte urbano se encuentra desregulado como para permitir su instalación de manera automática.

Permiso. Los conductores regulares deben hacer un curso especial para obtener la licencia que les permita manejar un taxi. En el caso de Uber, no está claro qué se les exigiría, ya que son particulares.

Acerca de Agencias

Te puede interesar

Hablantes de lenguas indígenas disminuyen

9 de agosto, Día Internacional de los Pueblos Indígenas Según el censo que el Gobierno …