Industria de la piñata, sigue viva

A pesar de la crisis económica los fabricantes de piñatas artesanales de la colonia Tamulté, ubicados en la calle Melchor Ocampo, continúan con la elaboración de estos tradicionales adornos.

Realizan todo tipo de diseños y las venden durante todo el año, pero en diciembre, el comercio se intensifica, pues no pueden faltar sus colores en una posada tradicional, pues son la ilusión de chicos y grandes.

Para las artesanas que se dedican desde hace más de 18 años a la elaboración de piñatas de varias formas, como picos, estrellas, figuras personalizadas, entre otras, la llegada de la Navidad representa una de las épocas con más trabajo e ingreso para sus familias.

Este negocio es totalmente familiar. La señora  Antonia Cornelio Colmena comenta que desde que ella aprendió cómo hacer piñatas en una escuelita de oficios en su colonia, hace más de 18 años, le gustó la idea de empezar un pequeño negocio y con una baja inversión comenzó a venderlas afuera de su domicilio. Ahora tiene en bodega más de 500 piñatas esperando venderse este año y recuperar su inversión.

“El secreto para seguir vigente en este negocio es la paciencia y de ahí la fe en Dios, ya que el es el único que nos da las bendiciones”, comentó.

“Aquí vienen personas de toda clase social, yo ya tengo mis clientes, y con este negocio he sacado a mis hijos adelante, ya algunos terminaron su carrera, pero eso sí a todos les enseñé este oficio, ya que si algún día no encuentran empleo, mi herencia es ésta”, dijo orgullosa.

Aseguró que sus productos han viajado a otros países, llevadas por turistas que se enamoran de estas artesanías. “Nos han mandado fotos ya que se las llevan a sus países, donde festejan y las rompen, a mí me llena de alegría y orgullo que mi trabajo sea reconocido”, comentó.

Dijo que desde noviembre inició un trabajo intensivo para la decoración de sus piñatas, aún y cuando el material ha subido de precio. En el caso del rollo de papel, éste llega hasta los 50 pesos, no obstante no ha podido aumentar el precio de sus productos para no perder ventas.

Todas las piñatas que comercializa son hechas a mano, en su empresa trabajan alrededor de cuatro personas que con papel periódico, engrudo e imaginación, crean figuras que los niños y las personas romperán en una celebración con entusiasmo y alegría, para cantar y amenizar la fiesta con el clásico: ¡Dale, dale, dale, no pierdas el tino!

PRECIOS

Desde 50 hasta 500 pesos

500 disponibles en bodega

Materiales: engrudo, papel, tijeras y creatividad

Acerca de NOVEDADES

Te puede interesar

Persiste dengue en el estado; Salud mantiene acciones

La doctora Silvia Roldán Fernández confirmó, sin embargo, que la mayoría de los casos confirmados …