Nuevo mercado conservará sus raíces tradicionales

Luego de 55 años de servicio, el mercado público José María Pino Suárez cerró sus puertas para la demolición de sus instalaciones y dar paso a una nueva y moderna infraestructura, a las cual se destinan recursos por el orden de 280 millones de pesos. Cabe destacar que estas obras son bien vistas por los consumidores, quienes destacan que mejorará la imagen urbana de Villahermosa.

En el edificio que ocupaban los locatarios, en la calle Bastar Zozaya entre las avenidas Constitución y Pino Suárez, pronto habrá una nueva construcción, con espacios óptimos y dignas condiciones de seguridad e higiene, pero sin sacrificar la identidad del centro de abasto, que está íntimamente ligada a la historia de la capital tabasqueña.

Las instalaciones se encuentran resguardadas por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), y sólo pueden ingresar comerciantes que aún se encuentran sacando sus pertenencias para trasladarlos al mercado provisional de Casa Blanca.

Carlos Barrueta Ceferino, presidente del Comité de Locatarios, confió que el próximo fin de semana concluirán la adecuación de locales en la sede temporal, y que en un periodo de 15 a 30 días estén normalizadas las actividades comerciales, las cuales reforzarán con promociones en taquerías, carnicerías y otros giros, para atraer clientela.

El dirigente de comerciantes manifestó que en los locales de Casa Blanca está garantizada la seguridad de los consumidores, pero además cuentan con más de 200 cajones de estacionamiento. En ese sentido, reconoció el apoyo de las secretarías de Ordenamiento Territorial y Obras Públicas (Sotop), de Comunicaciones y Transportes, y de la SSP, para la mudanza y el buen funcionamiento de dichas instalaciones.

En este mismo sentido se expresaron Guadalupe García López, líder de los vendedores de pescados y mariscos, y Heber Zurita Pérez, quienes solicitaron que a la brevedad se habiliten las rutas de transporte público, a fin de facilitar el acceso a la población y que mantengan su nivel de ventas.

La clientela tiene la garantía de que continuaremos ofreciendo los mejores productos y al mejor precio, añadió García López, mientras que Zurita Pérez, del área de artesanías y productos típicos, aseguró que los locatarios de carnes, frutas, verduras, pescado y otros productos de la canasta básica, ya están activados al cien por ciento para que la gente acuda a surtir su mandado.

Al respecto, también los consumidores opinaron. Doña Virginia González, comentó que se había mudado a Mérida, Yucatán, “y ahora que regreso me encuentro con la sorpresa de que el gobierno se está preocupando por realizar estos cambios”, lo cual es un acierto porque al modernizar sus instalaciones mejora la imagen de Villahermosa, aparte que atrae más turismo.

Joaquín Alberto Castellanos Delgado, habitante de la ranchería Medellín y Pigua, visitó este día las instalaciones provisionales en su primer día de actividades, y recalcó que ofrece seguridad e higiene a los visitantes.
Cabe destacar que el mercado Pino Suárez primero se ubicó a un costado de Palacio de Gobierno, en la confluencia de la avenida 27 de Febrero; luego fue reubicado en el costado oriente del Parque Juárez, para que en 1962 le fuera asignada su ubicación final en la calle Bastar Zozaya, donde continuará recibiendo a la población en cuanto sea reconstruido.

Este centro de abasto popular, que se convirtió en un ícono de la capital tabasqueña, sólo había cerrado sus puertas durante la inundación de 2007.

Acerca de Jorge Cupido

Te puede interesar

Persiste dengue en el estado; Salud mantiene acciones

La doctora Silvia Roldán Fernández confirmó, sin embargo, que la mayoría de los casos confirmados …