Efecto del sismo puede afectar a niños

La exposición frecuente a las escenas de tragedia y dolor que provocó el sismo pueden generar problemas sicológicos entre los niños, sobre todo entre los menores de 10 años que son los más vulnerables. Los especialistas que trabajan en las zonas de desastre piden a los padres de familia no exponer por mucho tiempo a sus hijos a ese tipo de imágenes.

“Es muy importante como adultos filtrar lo que estamos viendo, sobre todo en televisión. Si un niño menor de 10 años está expuesto a ese tipo de escenas, son niños que cognoscitivamente hablando aún no lo pueden procesar y pueden salir traumatizados y no por la experiencia que vivieron, sino por estas imágenes”, detalla la sicóloga Angelina Romero Herrera, una de las coordinadoras de las brigadas de ayuda en el edificio de Chimalpopoca y Bolívar, en la colonia Obrera.

La especialista agrega que un niño de 11 o 12 años tiene una estructura cognoscitiva diferente y lo pueden procesar, pero uno menor no cuenta con elementos que le permitan comprender la imágenes.

En entrevista, Romero Herrera , quien prestó ayuda a los familiares de la tragedia del News Divine, donde murieron al menos 12 jóvenes, advierte que los padres de familia deben estar muy atentos a las reacciones de sus hijos: Si tiene mucha tristeza; que deje de hacer sus actividades; que se despierte llorando en la noche; que se orine en la cama; que empiece a tener conductas de niños más pequeños o que hablen aniñados.

Los padres, dice, tienen que ser muy sensibles a estas cosas, observarlas y ver que el niño está teniendo un comportamiento diferente al normal.

CÓMO AYUDARLO. La maestra en sicología explica que si el niño habla del temblor permitirle que hable y platique sus emociones y nunca tratar de coartarlos. “Pedirle a un niño que deje de hablar de eso es peor, porque ya no se va a sentir con la confianza de platicárnoslo”, asevera.

Una recomendación importante, agrega, es que si el niño está hablando de cómo se cayeron casas o que en su escuela pasó algo, debemos dejarlo hablar, cómo lo vivió y qué emociones experimentó.

–¿Pero si el niño no habla no es síntoma de alerta?

–Depende, si el niño no habla pero lo vemos contento, jugando, haciendo su vida normal, entonces significa que lo está viviendo desde otro punto; pero si no habla y está triste, tiene pesadillas en la noche, entonces eso sí es una sintomatología y hay que buscar que nos diga qué le pasa.

Señala que si se ve que el niño está triste y no quiere hablar, se le proporcionen hojas blancas, lápices y plumones para que desahogue su tristeza, que dibuje ahí. A partir de eso es una pauta para que el niño pueda hablar y nunca descartar la ayuda profesional para apoyar el bienestar del menor.

Acerca de Agencias

Te puede interesar

Se adhieren instituciones educativas a labor altruista del Voluntariado del TSJ

El Voluntariado del Tribunal Superior de Justicia entregó un tercer cargamento de tapas de plástico …