NECESARIO REDISEÑAR PROYECTOS HIDROLÓGICOS

A 10 años de la gran inundación de 2007 Villahermosa no se encuentra aún a salvo de otro fenómeno hidrometeorológico de tal magnitud, por lo que se debe considerar un rediseño del Proyecto Hidrológico de Tabasco (Prohtab), que contemple una inversión de 3 mil millones de pesos para modernizar la red de drenaje que lleva ya más de 40 años funcionando, coincidieron especialistas del ramo hidráulico consultados por Novedades de Tabasco.

Pese a las millonarias inversiones de aproximadamente 14 mil millones de pesos que se han canalizado a través de distintas obras de infraestructura de bordos y muros de contención dentro de la ciudad y en áreas de impacto hídrico cercanos al municipio, la ciudad con todo lo que representa como centro logístico de la economía estatal, tiene el riesgo de volverse a ver afectada por el efecto de las precipitaciones pluviales.

De acuerdo a documentos e información estadística de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), a la fecha, los tabasqueños han visto tres planes de obras contra inundaciones: el Plan Integral contra Inundaciones (PICI), de 2003, en el que se invirtieron 2 mil 600 millones de pesos; el Plan Hídrico Integral de Tabasco (PHIT) de 2008, en el que se gastaron casi 8 mil millones de pesos y el último, el Proyecto Hidrológico de Tabasco (Prohtab) de 2013, que está en ejecución en este gobierno, entre los tres se habla de una inversión superior a los 14 mil millones de pesos.

AÚN HAY RIESGO: ESPECIALISTA

El especialista en materia hidráulica, el hombre que más conoce las entrañas del sistema de alcantarillado en la capital, Felipe Irineo Pérez, admitió que Villahermosa no está a salvo de otra inundación como la de 2007.

Reconoció que dentro de los planes hidráulicos instrumentados por el gobierno federal se han ejecutado una serie de obras, de protecciones marginales principalmente y protecciones contra inundaciones, como son muros y bordos para la capital, pero admite que “la ciudad no está a salvo, porque es como una isla, rodeada de bordos y muros de concreto, y por lo tanto, cuando se dan las precipitaciones pluviales hay necesidad de sacar el agua que queda dentro”.

En ese sentido, propone que hay que adecuar el actual Prohtab y proyectar en la ciudad de Villahermosa, un sistema de alcantarillado pluvial que atienda los 800 kilómetros de tubería, el cual no existe de forma integral.

Añadió que solo un proyecto ejecutivo de ese tipo podría solucionar el problema de encharcamiento que se da en diversos puntos de la ciudad.

“Sí hay bastante infraestructura con los cárcamos existentes, pero hay zonas que no cuentan con ese sistema de drenaje pluvial, como son conectores y algunos cárcamos más que hay que hacer para poder solucionar el problema que ahora se agudizado más y amenaza con inundar la ciudad”, puntualizó.

El exdirector de Sapaet dijo que la zona más propensa y que debe atenderse ante los problemas de encharcamiento de agua pluvial que se presentan, es la calle de Arboledas. Por los análisis que se han hecho le llegan ahí 13 metros cúbicos de agua pluvial, porque es una parte baja en temporada de lluvia y el cárcamo que existe ahí, que le denominan de Méndez, atrás del hotel Maya, solo tiene capacidad de 6 a 8 metros cúbicos.

SE NECESITAN MÁS CÁRCAMOS

De acuerdo a datos del municipio de Centro, existen 67 cárcamos para aguas negras y pluviales, un nuevo estudio daría la capacidad de desalojo global que se necesita. Se habla que aproximadamente hay una capacidad de bombeo para la ciudad de Villahermosa de 140 mil litros por segundo y el sistema de drenaje que se tiene es muy antiguo pues data desde el gobierno de Leandro Rovirosa Wade, otro tanto se construyó en el gobierno de Enrique González Pedrero.

“De este sistema de drenaje existen tuberías desde 45 centímetros hasta casi 4 metros de diámetro y los de mayor diámetro son los que se encuentran en la Vía Méndez, la colonia Municipal y en el cruce de Usumacinta para el desalojo de aguas pluviales y escurrimientos. Pero existen sistemas de alcantarillado con drenajes pequeños de aguas negras, que es lo que ha ido creciendo en la ciudad y es de ahí donde se conectan las rejillas que no tienen capacidad para drenar el agua”, explicó.

Por su parte, el presidente de la Asociación Mexicana de la Industria de la Construcción (AMIC) en Tabasco, José Manuel Payán Ramos, destacó que hay que trabajar en el mantenimiento de los cárcamos, porque siempre hay riesgo de encharcamientos, “si los cárcamos trabajaran bien, no habría problemas. Hemos notado que después de una intensa lluvia, a las dos horas o menos ya el agua se ha desalojado, pero en esta rama de la ingeniería siempre habrá una necesidad por el crecimiento de la población que rebasa la capacidad del sistema de drenaje que se tiene en la ciudad”, agregó.

Para el expresidente de la Asociación Mexicana de Hidráulica en Tabasco y Premio Estatal de Ingeniería, Pedro Antonio Sánchez Ruíz, reconoció que hay puntos críticos que se tienen que resolver, por lo que es necesario autorizar el nuevo sistema de alcantarillado, es decir, hacer más colectores para drenar las zonas que se encharcan.

Por ser un asunto multidisciplinario, el expresidente del Colegio de Economistas y consultor económico, Julio César Cabrales de la Cruz, opina que se debe de considerar, para ejecutar este tipo de proyectos, recursos federales que deben ser solicitados por el municipio de Centro y por el Gobierno del Estado.

Millonaria y necesaria inversión

La promesa empeñada a los tabasqueños por el entonces presidente de México Felipe Calderón aquel 3 de noviembre de 2007 en una visita a Tabasco, sigue grabada en la mente de miles de tabasqueños.

«Vamos a reconstruir Tabasco, cueste lo que cueste», dijo el jefe de la nación en aquella ocasión, no obstante, una década después, la gente desconoce que sucedió, pues esa promesa jamás se cumplió.

El próximo viernes se cumplirán 10 años de la gran inundación en Villahermosa ocurrida un 27 de octubre de 2007.

Según cálculos de autoridades municipales, se requieren de 3 mil millones de pesos adicionales a lo que se ha invertido en los tres proyectos de infraestructura, pero este sería exclusivamente para adecuar el sistema de drenaje de la capital para evitar una posible inundación.

Asimismo, el gobierno estatal ha contado en estos últimos 10 años con un presupuesto de egresos superior a los 317 mil millones de pesos, el cual no ha sido suficiente para atender el tamaño de las necesidades de una entidad como Tabasco con sus más de dos millones de habitantes.

PROYECTOS

PICI – 2003

Inversión: 2 mil 600 mdp

PHIT – 2008

Inversión: 8 mmdp

Prohtab – 2013-2018

Inversión: 3 mil 349 mdp

PRINCIPALES OBRAS

Compuerta Macayo

Escotaduras de Sabanilla

Censo

Tintillo

SISTEMA DE DRENAJE

VILLAHERMOSA

67 cárcamos en la ciudad para aguas negras y pluviales

Capacidad de bombeo de 140 mil litros por segundo

Tubos de 45 cm a 4 metros de diámetro

800 km de tuberías

PRESUPUESTO DE EGRESOS

TABASCO 2007 – 2017

317,345 millones de pesos

IMPACTO INUNDACIONES 2007

57 mil mdp las pérdidas económicas

62% de la planicie anegada

75% de la población resultó damnificada

679 localidades inundadas

SE REQUIERE DRENAJE NUEVO

A decir de la Asociación Mexicana de Ingenieros Hidráulicos, es necesario sustituir los 800 kilómetros de red de drenaje de Villahermosa, a fin de que no se repita el fenómeno que hace una década dejó sin hogar a casi un millón de tabasqueños.

Acerca de NOVEDADES

Te puede interesar

El chile habanero, sabroso y medicinal

Es considerado el más picante del mundo, una sola porción de habanero tiene 128 miligramos …