Mitos sobre San Patricio

El 17 de marzo, numerosos rincones del planeta se pintan de verde, se despliegan tréboles de cuatro hojas y figuras de duendecillos con sombreros de copa para celebrar el Día de San Patricio.

La fecha conmemora el supuesto milagro en que Patricio rezó para desterrar a todas las serpientes de Irlanda. Pero, como ocurre con tantas figuras de la cultura pop, con el tiempo San Patricio ha sido moldeado por el imaginario colectivo y los historiadores aseguran que nunca vio una sola serpiente.

Estos son diez datos que desmitifican a San Patricio, según sus propios escritos y confesiones documentadas.

1) No era irlandés

Era hijo de un clérigo cristiano de origen británico, Patricio nació hacia el año 450 a.C. en un lugar llamado Bannavem Taburniae, localizado, según los investigadores, en lo que hoy es la frontera sur de Gales e Inglaterra.

2) Fue un esclavo

Los comerciantes irlandeses de esclavos capturaron a Patricio y a sus vecinos cuando era adolescente. Tras ser vendido, pasó seis años cuidando ovejas en Irlanda.

3) Aseguró que oía voces

Mientras pastoreaba en las colinas, una voz misteriosa —según escribió— le dijo: «Mira, tu barco está listo». Cuenta que en ese momento supo que era su momento de escapar.

4) Se negó a chupar los pechos de un hombre

Una vez montado en un barco, Patricio notó que no era del agrado del capitán, quien eventualmente le demandó que «chupara sus pechos», a manera de ritual para aceptar y hacer valer su autoridad. Él se negó y, en cambio, intentó convertir a la tripulación al cristianismo.

Por alguna razón, el capitán sí lo aceptó a bordo.

5) Dijo que tenía visiones

Una noche soñó que Satanás probaba su fe al dejarle caer una enorme roca. Cuando no puedo soportar más su peso, gritó «¡Helios, Helios!», el nombre del dios griego del Sol, y la roca desapareció. Luego escribiría: «Creo que me ayudó Cristo, el Señor».

6) Hizo cosas que no se atrevía a mencionar

Un día, alguien contó un secreto sobre él a sus correligionarios. «Revivieron contra mí algo que yo había confesado hace treinta años… algunas cosas que yo hice cuando era joven y que confesé en su momento», escribió.

7) Enfrentó y abatió a líderes religiosos

Numerosas leyendas se siguieron contando incluso varios años después de su muerte. Una dice que cuando un druida —líder religioso celta o galo— intentó envenenarlo o hechizarlo mediante la manipulación del clima, él lo lanzó por los aires y le rompió el esqueleto.

8) Dios le prometió cosas

Otra leyenda cuenta que tras pasar 40 días recluido en una montaña, un ángel bajó en representación de Dios para cumplir sus demandas, entre ellas: que Patricio redimiría más almas que ningún otro santo, que sería él quien juzgaría a los pecadores irlandeses y que los ingleses nunca gobernarían Irlanda… La historia probó que Dios rompió la última.

9) Nunca habló de un trébol

Ninguna de las historias tempranas sobre él mencionan al trébol y, sin embargo, en las escuelas católicas aún se enseña que Patricio usó uno como símbolo de la Santa Trinidad cuando predicó ante los paganos irlandeses.

La primera vez que se mencionó por escrito fue en un texto de 1684.

10) No sacó a las serpientes de Irlanda

Por grandilocuente que sea la historia, no existen razones para creer que esto hubiera ocurrido, pues no había serpientes en Irlanda durante la era premoderna. Los historiadores concuerdan que el supuesto milagro pudo haber sido realizado por otro santo y atribuido a Patricio años después.

Acerca de Agencias

Te puede interesar

Carlos Pellicer: Amistad y memoria

Por: María del Carmen Fernández Ciudad de México La muestra contiene parte sustancial del acervo …