LOS OLVIDADOS DEL PETRÓLEO

Jaime Ávalos/Joel Rubio/Francisco Uribe

Villa Benito Juárez (San Carlos), Macuspana.- A don José Pascual Gil casi todos lo conocen en este pequeño terruño de más de 15 mil habitantes. La mayoría de la gente da razón de él porque es nieto del sacerdote Manuel Gil y Sáenz, el descubridor del primer pozo petrolero que, hace 156 años, le abrió a Tabasco las puertas al desarrollo y que hasta nuestros días todavía sulfura aceite.

José Pascual tiene 81 años de edad y vive en la calle Reforma s/n de esta localidad, es el último de los descendientes del cura Gil y Sáenz, quien un 10 de agosto de 1863 reportó la existencia de “chapo” en Simón Sarlat, una pequeña comunidad situada a 24 kilómetros de la cabecera municipal de Macuspana, la tierra del hoy presidente Andrés Manuel López Obrador.

Paradojas de la vida, mientras el nieto del descubridor del petróleo vive pobremente y enfermo, junto a su esposa Juana Morales Chablé, en una casa construida a base de bloc, los expresidentes de México y exdirectores de Pemex construyeron un imperio económico gracias a los ingresos económicos de la empresa productiva, que solo en el 2018 llegaron a 1.67 billones de pesos.   

Hombre de bajo de estatura, tez morena y con el rostro arrugado, don Chepe atiende a los reporteros en la puerta de su domicilio. Habla de su abuelo, al cual no conoció físicamente, sino solo por lo que le platicaba su señora madre.

“De niño mi madre me decía que mi abuelo era un héroe nacional, porque gracias a él se descubrió el primer yacimiento petrolero en territorio tabasqueño”, relata.

Al ser cuestionado sobre si el gobierno estatal o Pemex le han dado algún económico vitalicio o becas para sus hijos, responde: “Me tienen triste y olvidado. No reclamo nada, sino un poco de justicia para mi familia”.

La charla, en más de una ocasión, se ve interrumpida por la señora Juana Chablé, quien expresa que ni las mismas autoridades municipales se han dignado en visitarlos.

“Mi esposo se encuentra enfermo, no tiene ningún tipo de apoyo, a pesar de que es nieto del sacerdote Manuel Gil y Sáez. Mis hijos se dedican al campo, nunca estudiaron porque no hubo las posibilidades económicas”, expresó.

Sobreviven con lo poco que tienen, “a veces con frijoles o con arroz, una sopa cuando hay dinero, así la vamos pasando” platica José con tristeza, pero también resignación, misma con la que ha tenido que aprender a vivir. Si hay dinero comen, si no, con una tortilla deben quedar satisfecho.

Añade: “Ojalá el presidente Andrés Manuel López Obrador pueda conocer que existimos y nos proporcione algún tipo de ayuda para pasar el resto de nuestros días”.

NI LA IGLESIA

Manuel Gil y Sáenz, primer historiador del estado y considerado el padre de la historia en Tabasco, nació en San Juan Bautista el 31 de marzo de 1829.

Como sacerdote promovió la construcción de algunas iglesias en la capital y en Macuspana, además gestionó y logró la edificación de la Diócesis de Tabasco. Sin embargo, un revés del destino le hizo renunciar a los hábitos que portó durante 30 años, pues su anhelo de ser nombrado obispo no le fue concedido. Como él expresaría muchos años después en una carta que escribió en 1904, dirigida al exgobernador Manuel Mestre Ghigliazza: “serví 30 años a la Iglesia y me pagaron mal”.

Descubrió el petróleo en nuestro estado “allá por los caminos entre Macuspana y San Carlos, para ser precisos en el pueblo de San Fernando” como él mismo lo narraría. Una urgencia y el haberse extraviado por un camino desconocido lo llevó a una poza de un líquido negro y aceitoso que después usaría para iluminar las fiestas en la villa de Macuspana. Por su investidura, el presbítero no reclamó la posesión del petróleo como marcaba la ley en ese entonces.

Al autor del Compendio Histórico, Geográfico y Estadístico del estado de Tabasco, ni la misma curia católica honra su memoria, porque no hay registro alguno de la existencia de iglesia o parroquia que lleve el nombre del extinto cura.

“Desafortunadamente no hay templos que lleven su nombre, pero sí reconocemos la labor del sacerdote Manuel Gil y Sáenz”, admite el vocero de la Diócesis de Tabasco, Dennis Ochoa.

Sigue vivo

Rodeado por la maleza, el pozo Sarlat se encuentra abandonado desde hace varias décadas.  Es el primer pozo descubierto por el sacerdote Manuel Gil y Sáenz, pero que 156 años después todavía sulfura aceite.

Los terrenos donde se ubica pertenecieron a la familia Sarlat, pero hoy es propiedad de la señora Dolores Savedra, relata su nieto Benito Gerónimo.

El proceso de explotación de ese espacio se inició cuando el párroco de Macuspana, el 10 de agosto de 1863, descubrió una de las chapopoteras en los terrenos aledaños al poblado de San Fernando, inmediatamente lo dio a conocer a la sociedad ilustrada de Tabasco, a la sociedad nacional del Imperio de Maximiliano y a la sociedad neoyorkina de Estados Unidos.

CRÓNICA

Descansa sin honores

Joel Rubio

En medio de cientos de bóvedas olvidadas y en mal estado descansas los restos del descubridor del primer yacimiento petrolero en Tabasco, Manuel Gil y Sáenz.

Con la ayuda del maestro Gerónimo Salvador y tras caminar entre el lodo y el monte del panteón de la villa Benito Juárez se llega a la tumba blanca sobre la que descansa un busto de concreto del sacerdote.

De acuerdo a Gerónimo, el Ayuntamiento mandó a pintar la tumba hace poco porque estaba muy deteriorada y sus familiares no tienen recursos para repararla.

«De niño mi madre me decía que mi abuelo era un héroe nacional, porque gracias a él se descubrió el primer yacimiento petrolero en territorio tabasqueño”

José Pascual Gil

«Mi esposo se encuentra enfermo, no tiene ningún tipo de apoyo, a pesar de que es nieto del sacerdote Manuel Gil y Sáez. Mis hijos se dedican al campo, nunca estudiaron porque no hubo las posibilidades económicas”

Juana Chablé

POZO PETROLERO SARLAT

  • Municipio: Macuspana
  • Comunidad: Simón Sarlat
  • Año de descubrimiento: 10 de agosto de 1863
  • Descubridor: el párroco Manuel Gil y Sáenz

Fuente: Investigación de Novedades de Tabasco, Diócesis de Tabasco, Compendio Histórico, Geográfico y Estadístico del estado de Tabasco

Todavía sale aceite del punto del descubrimiento que le abrió las puertas a Tabasco al desarrollo

La pareja pide algún tipo de apoyo porque viven una difícil situación económica

FOTOS: JAIME ÁVALOS

Acerca de NOVEDADES

Te puede interesar

LLAMA IEPCT A EJERCER UN VOTO INFORMADO

ENTREVISTA En una plática con Novedades de Tabasco, la consejera Rosselvy del Carmen Domínguez Arévalo, …