Notre Dame sigue en riesgo

Monseñor Patrick Chauvet señaló que los andamios siguen amenazando por lo que la catedral de Notre Dame sigue siendo un edificio frágil y hay una “probabilidad del 50 por ciento” de que la estructura no pueda salvarse por completo.

El también rector del templo explicó que los andamios instalados antes del incendio aún amenazan las bóvedas del monumento gótico y se necesitarán “varios meses” para desmontarlos con cuidado para que no se desestabilice el conjunto de la catedral.

Es improbable que las tareas de reconstrucción comiencen hasta 2022, señaló Monseñor Patrick Chauvet, que describió como su “dolor de corazón” que este año no se celebrasen servicios religiosos de Navidad en Notre Dame, por primera vez desde la Revolución Francesa.

“Hoy no está fuera de peligro”, explicó en la iglesia cercana donde ofició una misa de Nochebuena a medianoche. “Estará fuera de peligro cuando quitemos los andamios que quedan”.

“Hoy podemos decir que hay quizá una probabilidad del 50 por ciento de que se salve. También hay una probabilidad del 50 por ciento de que el andamio caiga sobra las tres bóvedas, de modo que, como puede ver, el edificio es aún muy frágil”, dijo.

La catedral del siglo XII estaba en proceso de restauración cuando se produjo el incendio accidental en abril, que destruyó su tejado y la aguja. Una de las partes más difíciles de las labores de reparación es retirar los 50 mil tubos de andamio que cubrían la parte trasera del edificio.

“Tenemos que retirar por completo los andamios para poder asegurar el edificio, de modo que en 2021 probablemente empezaremos la restauración de la catedral”, indicó Chauvet. “Una vez retirado el andamio tenemos que evaluar el estado de la catedral, la cantidad de piedras a retirar y sustituir”.

El rector estimó que llevará otros tres años que el templo sea seguro para que la gente pueda regresar, pero que una restauración completa llevará más tiempo. El presidente, Emmanuel Macron, ha dicho que la quiere reconstruida para 2024, cuando París acoge los juegos olímpicos, pero los expertos han puesto en duda que ese plazo sea realista.

Son 500 toneladas de tubos metálicos que hay que retirar uno a uno y una vez que se termine habrá que verificar el estado de las bóvedas que estuvieron sometidas a temperaturas de entre 900 y mil grados durante el incendio.

Por lo pronto, sólo en la fase de consolidación, se van a gastar 85 millones de euros. Por ahora se han recibido promesas de donaciones de 900 millones de 110 países y siguen llegando.

Acerca de NOVEDADES

Te puede interesar

Muere a los 92 años la premio Nobel de Literatura 2013, Alice Munro

La premio Nobel de Literatura 2013 Alice Munro falleció la noche del pasado lunes en …