Hay salida: “No se nace mujer, se llega a serlo”

Por: Pachela Gaudiano Rovirosa

Año nuevo, vida nueva y conceptos nuevos sobre como nos hemos formado como mujeres y como hombres. “No se nace mujer, se llegar a serlo”. Esta frase la hizo famosa una de las mujeres feministas más importantes del siglo XX, Simone de Beauvoir, quien fue una novelista y filósofa francesa que escribió sobre temas políticos, sociales, filosóficos y sobre el papel de las mujeres en la sociedad y la construcción del rol y la figura de la mujer. ¿Por qué es importante entender ésta frase?, porque para poder hablar de violencia contra las mujeres se tiene que hablar de género, pues es desde la construcción del mismo donde se empiezan a hacer las diferencias entre hombres y mujeres. Podríamos decir que a partir de estas diferencias a la mujer se le va dando una posición de desventaja con respecto al hombre.

Empecemos desde que va a nacer un niño o una niña, ¿qué le decimos a esa mamá? ¿qué estereotipos utilizamos antes de que nazca ese bebé?, desde los colores que les asignamos en donde el rosa lo asociamos con las niñas y el azul con los niños. Según la psicología del color el rosa está asociado a sensaciones de fragilidad, sensibilidad, ternura y cariño. En la sociedad, este color es el más representativo para las mujeres, intentando justamente resaltar y demostrar las características más femeninas y sensibles. Sí, ya desde antes que nacemos nos han etiquetado que seremos mujeres, femeninas, tiernas y sensibles. El azul normalmenterepresenta la estabilidad, es sinónimo de obligaciones y seriedad. En la sociedad en la que vivimos, principalmente patriarcal, defiende y acepta esta asociación de colores con el hombre, figura principal de la familia y de la sociedad en general. Sí, desde antes de nacer al hombre se le asigna como figura principal de la sociedad, estable y lleno de obligaciones. Y así vamos creciendo y nos vamos formando con los roles de ser hombre y ser mujer, pero ojo, estos roles sociales son aprendidos, las mujeres no nacemos naturalmente sensibles, tiernas y cariñosas; los hombres no nacen naturalmente siendo estables, serios y responsables. Estos roles han sido asignados durante años y años por lo que lo vemos como algo natural, pero NO lo es.

Es necesario establecer distinciones entre sexo y género. El concepto sexo se refiere a las diferencias y características biológicas, anatómicas, fisiológicas y cromosómicas de los seres humanos que los definen como hombres o mujeres; son características con las que se nace, universales e inmodificables. En cambio el género es el conjunto de ideas, creencias y atribuciones sociales, que se construyen cada cultura y momento histórico con base en la diferencia sexual.

Aclaro que hablo de una realidad social en la cual hemos asumido ciertos roles que en nuestra sociedad mexicana vemos al hombre como el principal proveedor del hogar (por lo tanto el jefe de familia) y a la mujer como ama de casa. Aunque bien esto ha cambiado y no en todas las familias es lo mismo, el fondo sigue siendo el mismo ya que por más diferentes que seamos o queramos ser, socialmente, de estos “estereotipos nadie se salva”.

El papel o rol de género se construye con el conjunto de normas y costumbres que dicta la sociedad sobre lo que deber ser el comportamiento femenino o masculino. Aunque bien esto puede variar de una cultura a otro, de un grupo social a otro e inclusive el estrato generacional, el punto es que se puede sostener algo que llamamos división sexual del trabajo y que recae básicamente en los roles de genero; las mujeres tienen hijos y por lo tanto los cuidan, entonces lo femenino es lo maternal, lo doméstico, lo privado, contrapuesto con lo masculino que se identifica con lo público. Entonces socialmente establecemos estereotipos, las más veces rígidos que condicionan el papel de la mujer y el hombre y como dice Martha Lamas: “los estereotipos limitan las potencialidades humanas de las personas al estimular o reprimir los comportamientos en función de su adecuación al genero”.

A las niñas les vamos enseñando a que calladitas se ven más bonitas, las vestimos de rosa, las educamos para ser cuidadoras, para desarrollarse en lo privado sus juguetes son muñecas y sets de belleza, a los niños los enseñamos a ser fuertes, les damos pistolas, cochecitos, pelotas, el caso es que se vuelvan de carácter para enfrentar los retos de la vida, del espacio público ¿Que tanto asumimos esto como cierto?, los roles de género finalmente son aprendidos y los podemos modificar, ¿Que tan dispuestos o dispuestas estamos para hacer estos cambios?, no lo sé. Las diferencias biológicas no deben convertirse en desigualdades sociales ya que limitan una convivencia de igualdad entre mujeres y hombres en todos los ámbitos sociales.

Si vives violencia o conoces a alguien que la viva contáctanos en Hay Salida AC:
WhatsApp: 9933595983
Oficina: 1871969
Facebook: HAY SALIDA
Instagram:Haysalida_ac
Twitter: @salidahay
Mail: haysalidaac@gmail.com

Acerca de Redacción

Te puede interesar

Spotify sufre caída a nivel mundial

No es problema de tu internet ni de tu dispositivo, Spotify esta presentando problemas en …