Hay salida: Violencia Invisible

Por: Pachela Guadiana Rovirosa

La violencia “se refiere a toda acción u omisión que daña tanto física, emocional y sexualmente, con el fin de dominar y mantener el control sobre la otra persona”. Existen varios tipos de violencia contra las mujeres: psicológica, física, sexual y económica. Hoy vamos a explorar a fondo la violencia psicológica o la violencia invisible a como a veces se le dice. ¿Violencia invisible? Sí, es invisible porque muchas veces ni la víctima sabe que está viviendo violencia y es tan sutil en ocasiones que es muy difícil detectarla. 

Se le llama violencia psicológica a toda acción u omisión realizada sin la intervención del contacto físico entre las personas. Es un fenómeno que se origina cuando una o más personas arremeten de manera verbal a otra u otras personas, ocasionando algún tipo de daño a nivel psicológico o emocional en las personas agredidas.

La violencia psicológica como otras tiene sus primeras manifestaciones en las relaciones de noviazgo o en varios contextos sociales y casi siempre es minimizada o naturalizada, es decir, las víctimas de violencia confunden con amor agresiones en la vida cotidiana de un noviazgo como pueden ser los celos excesivos, los juegos agresivos, el acecho sobre todo en redes sociales, llamadas a todas horas por teléfono, mensajes todo el día, exigir que pase la mayor parte del tiempo con él o ella, enojarse si pasa tiempo con su familia, alejar a la pareja de amigos y amigas y prácticamente el agresor intentará volverse indispensable en la vida de su pareja.  

Culturalmente estamos acostumbradas a que los celos significan amor, “entre mas me cela mas me quiere”, inclusive podemos llegar a pensar que si mi pareja no me cela entonces no me quiere. 

En una relación de pareja en ocasiones la víctima no se da cuenta que vive maltrato psicológico porque hay factores a su alrededor que le impiden ver el rumbo que esta tomando la relación; existe tanta desinformación del tema que alguien podría estar ejerciendo violencia sin saberlo, pues la misma sociedad ve como “normal”o “natural” algunas actitudes violentas que como no se manifiestan con golpes pues no le dan importancia.
Para ello se pueden utilizar distintas estrategias que van desde el ataque a su autoestima, los insultos, el chantaje, la manipulación sutil o presiones para tener relaciones sexuales.

Al principio algún comentario incómodo puede parecer como parte del juego entre los dos, pero luego puede tomar dimensiones tan grandes que incluso la víctima se siente tan mal que no logra identificar que le pasa, en ocasiones piensa que está exagerando pues “sólo son algunos comentarios y no es siempre” o “es que no debí de haber hecho tal comentario si no sé de lo que estoy hablando, él tiene razón”. Parece mentira pero el dicho: “a veces las palabras hieren mas que los golpes” es cierto, las mujeres que viven violencia psicológica desarrollan una serie de padecimientos físicos y psicológicos que difícilmente pueden superar y es que como lo he dicho varias veces el maltrato psicológico es en ocasiones tan sutil, tan cotidiano que daña por años sin saber si quiera que algo anda mal. No es necesario que existan insultos para que exista violencia psicológica, no es necesario insultar, también la indiferencia, el silencio, el aislamiento, las pequeñas prohibiciones, las pequeñas burlas que en ocasiones parecen chiste, las burlas a la imagen, la desaprobación y el chantaje son diferentes manifestaciones de este tipo de violencia.

Y ¿Cómo saber si estás viviendo violencia psicológica? Si te hace sentir mal, si tienes miedo de como va a reaccionar, entonces si vives violencia psicológica.

Para identificarla mejor tiene las siguientes características:

1. Pasa inadvertido por que goza de autorización social. 
2. Causa debilitamiento psicológico, depresión, suicidio y baja autoestima. 
3. Se siente un miedo constante. 
4. Vigilancia ininterrumpida y control estricto. 
5. La imagen, el trabajo y en general las actividades de la mujer son objeto frecuente
de sarcasmo y desprecio. 
6. El silencio y aislamiento del agresor.
7. Control absoluto del tiempo y espacio.
8. Amenazas e insultos. 
9. Se utiliza para que la mujer se sienta culpable.
10. Intimidar con el objetivo de atemorizar para que la víctima incorpore el miedo a su vida
11. Uso del privilegio masculino, o sea, actuar como “el hombre de la casa”. 
12. Aventuras extramaritales.

Acerca de Redacción

Te puede interesar

Spotify sufre caída a nivel mundial

No es problema de tu internet ni de tu dispositivo, Spotify esta presentando problemas en …