Churrería Mayito, 70 años deleitando a los tabasqueños

Don Nico Méndez fue uno de los pioneros en la industria del churro en la entidad, su empresa, la famosa Churreria Mayito, continúa en el gusto de los tabasqueños

con su variedad de productos, siendo la estrella el churro natural; su descendencia continúa con el legado que don Nico dejó y hoy es un negocio de renombre y de gran crecimiento.

Con setenta años de tradición, el negocio prepara y vende cerca de 3 mil churros diarios, de hecho, es pionero en la preparación de este práctico y azucarado bocadillo.

Y aunque en un inicio el primer local se estableció en el mercado Pino Suárez, contando con la presencia de su fundador, don Nicolás Méndez y su esposa doña Rosita, fue él, quién junto a un ciudadano asiático, elaboró la receta original que hasta el día de hoy continúa siendo el éxito del negocio.

Pasados los años y contando ya con suficiente capital para adquirir un local propio, el matrimonio se estableció apenas vendiendo un botecito de churros sobre la calle Rullán Ferrer, de la colonia Mayito, cerca de los años noventa, lugar donde emprendieron la idea de incluir al menú de churros los panuchos de pavo, pierna y res, así como las tostadas y tortas; a finales de esa década, los clientes empezaron a pedir consomés.

En ese transcurso, don Nicolás, al ver cómo batalló su esposa con la masa de churros, el que ideó construir una máquina amasadora y expendedora del producto para posteriormente ser freído. Con su idea bien trabajada, se dirigió a otro estado de la república donde vio materializado el diseño que más tarde trajo a casa.

Una vez establecidos y con la tarea ya mecanizada, el negocio creció al grado de que hoy preparan 30 kilos de masa al día y da empleo a las personas que laboran en las dos sucursales que ahora tiene: la de la colonia Mayito y una más en Plaza las Américas, donde se preparan churros más gourmet, pues, aparte del tradicional, existe también el churro actual que ya viene confitado o decorado con diversos colores y texturas, el de bombón con queso de bola, chocolate blanco y hasta de glitter rosa.

MODERNIZACIÓN

Hace 10 años, cuando los hijos de la pareja, Manuel y Nicolás, tomaron las riendas del negocio, reforman nuevamente el concepto e introducen la industrialización total de los churros lo que acelera los tiempos de espera a sus clientes.

De igual manera, y a la espera de estar a la vanguardia, en próximos meses y en espera de que la pandemia se dé por terminada, llegará desde España una máquina aún más avanzada y con la que surtirán más eficazmente a quiénes los visiten en sus locales y por las tres aplicaciones de entrega de comida en las que están ya presentes.

Don Chepe es un churrero que ha estado con ellos por más de 30 años y recuerda que han desfilado cientos de personas conocidas a través de los años que llevan laborando. Ana Cristina Vergara, una empleada que lleva poco tiempo en la empresa presume de ya conocer la historia de la popular churrería; ella asegura que ha aprendido de los dueños del lugar el no rendirse ante nada como ahora pasa con la contingencia que atraviesa el mundo entero y que ha sido la más fuerte amenaza (inclusive la inundación de 2007); «aprender de las personas con más experiencia es lo ideal, conjuntar la experiencia con la modernidad para que entre todos avancemos» expresó.

LOS TRADICIONALES

  • 3,000 churros preparan diariamente
  • 30 kilos de masa elaboran al día
  • Más de 4,000 pedidos a domicilio cada semana

VARIEDADES

  • Natural
  • Relleno de Lechera
  • Con Nutella
  • Con cajeta
  • Con mermelada de fresa
  • De bombón con queso de bola
  • Bañados con chocolate blanco
  • Decorados con glitter rosa

La masa con la que preparan los churros es creación de doña Rosita, esposa del fundador

Tienen dos sucursales, en la colonia Mayito y en Plaza las Américas

Don Nico Méndez introdujo el negocio al estado

FOTOS: VÍCTOR EK MAY

Acerca de NOVEDADES

Te puede interesar

El chile habanero, sabroso y medicinal

Es considerado el más picante del mundo, una sola porción de habanero tiene 128 miligramos …