Vida Bienestar; Las zonas azules

Laura Rosado

Les cuento que hace algunos años unos investigadores detectaron que existen en nuestra tierra 5 zonas donde las personas superan las expectativas de vida del resto del mundo por muchos años. Fue un hallazgo sorprendente, en estas 5 zonas las enfermedades modernas, las enfermedades crónico degenerativas, que son el mal de la sociedad actual y por las cuales mueren miles de personas al año, en estos lugares prácticamente no existen. ¿Cuál es el secreto? ¿Cómo es su estilo de vida? ¿Cómo se alimentan?

Las 5 zonas azules son: Cerdeña (Italia) Icaria (Grecia) Okinawa (Japón) Nicoya (Costa Rica) Loma Linda (California). Hace algunos años, un equipo comandado por Dan Buettner explorador e investigador de National Geographic, se puso a investigar qué sucede en esos 5 lugares del mundo en que las personas son más longevas, más sanas, y donde no existen esas enfermedades tipo cáncer, diabetes, cardiovasculares, obesidad, etc.

-Icaria, Grecias. En este lugar de Grecia, 1 de cada 3 personas vive más de 90 años. La dieta de la población es basada principalmente en: alimentos básicos como aceite de oliva, vino tinto, pescado, infusiones de hierbas, miel natural (no procesada), garbanzos, chícharos o guisantes, lentejas y cantidades limitadas de: carne, azúcar y productos lácteos (a excepción de la leche de cabra). Los beneficios para la salud que se detectan en la dieta mediterránea son desde un menor riesgo de enfermedad cardíaca hasta una mejor salud mental, factores clave que pueden ayudar a extender la vida de estos ancianos de las islas griegas.

-Okinawa, Japón. Con 83,4 años, Japón tiene la esperanza de vida más larga del mundo. En 2018 había más de 50.000 centenarios japoneses y se estima que para el año 2050 habrá más de un millón de personas mayores de 100 en el país. La isla de Okinawa, en el sur de Japón, tiene una esperanza de vida más larga de todo el país. Aquí, los hombres viven alrededor de 84 años, mientras que las mujeres de la zona alcanzan casi los 90 años. Si comparamos a las mujeres en América del Norte con las de Okinawa, las mujeres de la isla japonesa tienen tres veces más probabilidades de llegar al siglo de vida que las norteamericanas. Estos ancianos se mantienen activos para mantenerse con vida. Su clave para una larga vida consiste es creer que las relaciones sociales con amigos de por vida, encontrar un propósito o sentido de vida que te mantenga ocupado y productivo y comer porciones pequeñas de alimentos. Los habitantes de Okinawa consumen una dieta basada en vegetales, especialmente los de hoja verde y papas, junto con pescado, que contiene ácidos grasos omega 3. Los lugareños de este lugar, también practican hara hachi bu, que es la enseñanza confuciana que promueve comer hasta que estás lleno en un 80%.

-Nicoya, Costa Rica. Los costarricenses generalmente viven largas vidas, promediando los 78 años, gracias a su sistema de salud. Pero una región en la península de Nicoya es el hogar de personas que a los 60 años tienen siete veces más probabilidades que sus compatriotas costarricenses de llegar a los 100 años. La gente de Nicoya tiende a comer desayunos abundantes y cenas pequeñas. Los alimentos básicos de su dieta incluyen mucha calabaza, huevos, frijoles negros, tortillas de maíz, más fruta local que cualquiera de las que se consumen en otras “zonas azules”, y carne (principalmente pollo y cerdo). Las bajas tasas de enfermedades cardíacas y huesos fuertes en los ancianos de Nicoya pueden ser gracias al alto contenido de calcio encontrado en el agua local.

-Cerdeña, Italia. Hay un lugar que se llama Villagrande Strisaili. Ubicada en la isla italiana de Cerdeña, esta pequeña aldea tiene una población que algunos alcanza los 100 años. El criterio para convertirse en una “zona azul” es tener una tasa centenaria que sea tres veces superior al promedio nacional, y Villagrande lo cumple. Los hombres tienden a sobrevivir a las mujeres en esta área y eso podría ser gracias al trabajo en el campo, ya que la gran mayoría han sido pastores o granjeros. Desde la infancia, se han acostumbrado a hacer mucho ejercicio físico, uno de los factores clave para vivir más tiempo. Algunos alimentos básicos en la dieta son productos de cosecha local como: berenjenas, tomates y habas, queso de oveja (elaborado con leche de oveja alimentada con pasto) y vino local (elaborado con uvas Cannonau) que es rico en polifenoles y es favorable para la salud de su corazón.

-Loma Linda, California. Este pequeño pueblo del sur de California tiene la característica especial que parte de su población son seguidores de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, Los adventistas del Séptimo Día evitan ciertos alimentos, como el cerdo, consumir otras carnes y desalientan a fumar, consumir cafeína, el alcohol y las especias. Se cree que este estilo de vida es una de las razones principales por las cuales esta población vive de cuatro a diez años más que los demás habitantes de California. La mayoría de estos habitantes siguen una dieta vegetariana, pero también consumen alternativas más saludables como granos integrales, mucha agua y nueces en su rutina diaria. Y así, estas 5 regiones, que como ya les comenté, se les llama “zonas azules”.

Hay otras características importantes de estas zonas que son: La socialización que ayuda a aliviar el estrés y refuerza el estilo de vida saludable que todos practican. Aunque cada zona azul tiene su propia forma de vida, se encuentran coincidencias en que los pobladores mayores viven la vida al máximo y de manera sencilla. La actividad física se da en el trabajo y actividades diarias con pasatiempos agradables como caminar o cultivar un huerto. Despertar cada día con un sentido de propósito vida parece ayudar a llevar a estos ancianos a una vida larga. Comer sabiamente eligiendo alternativas saludables o simplemente no comer demasiado también funciona. Mantienen un respeto por la naturaleza, al basar su alimentación en consumo local, generan muy poca basura y así por ende se cuida el medio ambiente. Algo que es sumamente importante es que las personas mayores en estas comunidades son totalmente respetadas y consideradas sabias e indispensables para la sociedad.

Así que quizá, nos convendría imitar e investigar un poco más sobre estas regiones del mundo, y lograr un estilo de vida más en armonía entre las personas y con la naturaleza. Sin duda contribuiríamos a una mejor sociedad más sana y equitativa y esto permearía en nuestra relación con el mundo y la naturaleza.

Gracias por leerme.

LA VIDA ES HOY Instagram @laurarosado.vidabienestar

Acerca de NOVEDADES

Te puede interesar

UACH Campus Tabasco en el abandono

En  un recorrido se pudo apreciar que las instalaciones del campus se encuentran en muy …