Arte en dibujo

Arquitecto de profesión y artista plástico por convicción, Heberto Méndez Pérez ha plasmado en cuatro fotografías la belleza de las Primavera en la Esmeralda del Sureste; en sólo 24 horas las imágenes fueron vistas por más de un millón de personas

Cesia Ocaña

“Siempre he disfrutado mucho los eventos de preferia y feria, como todos los tabasqueños, creo yo. Este año como no íbamos a poder, nuevamente, disfrutar de nuestro jolgorio choco quise hacer algo especial para recordarlo y se me ocurrió retratarlo así”, comentó en entrevista para Novedades de Tabasco.

Heberto comenta que su temporada artística más cultural es en los eventos de la máxima fiesta de los tabasqueños, pues él, como todo nosotros, elige a su flor más bella y realiza dibujos en forma de retrato que luego es obsequiado a las señoritas representantes de la belleza de la mujer tabasqueña.

Dentro de su amplio catálogo de actividades, además de arquitecto, fotográfo, ilustrador también se encuentra la docencia. Este joven tabasqueño de 31 años ha llevado a su talento a su HB Estudio de Arte, ubicado en la colonia 8 horas número 105 entre Plutarco Elías Calles y Avenida Paseo Tabasco, donde además de echar a volar su imaginación y creatividad da clases de dibujo a quien esté dispuesto a aprender las técnicas y sacar su lado artístico.

Sobre las imágenes que se volvieron virales a tan sólo 24 horas de haber sido publicadas. Heberto comentó “no me imaginé que íbamos a tener tanto alcance. Llegamos al millón de personas”, puntualizó aún sin creer que más de 13 mil personas admiraron y reconocieron su talento y originalidad en esta secuencia de colores.

El naranja vivaz de los framboyanes, el amarillo esperanza que nos brindan las flores de guayacán; evocar nuestra infancia con los típicas flores rojas ‘de miel’ que todos recordamos o la sutileza del rosa y sus alfombras majestuosas en el macuilís.
Heberto capturó, sin saberlo, la poesía de Pellicer; la belleza de la que habló Manuel Pérez Merino en su canto a Villahermosa, pero sobre todo plasmó la fiesta que se hace en la naturaleza con sus tardes tranquilas de rara belleza en nuestra tierra.

Villahermosa

Manuel Pérez Merino

Le canto a mi tierra querida
porque así lo siente
este corazón.
Le digo lo que nunca pude
decir con palabras,
pero que en mis labios
se volvió canción.

Villahermosa

te vistió de fiesta la naturaleza
son tus tardes remansos tranquilos
de rara belleza
Tus mujeres tienen
el divino encanto de la sencillez
el Grijalva canta su canción eterna
rendido a tus pies
Tiene la provincia
en las noches tibias
suave languidez
y bajo tu cielo pintado de estrellas
aprendí a querer
Hoy que estoy muy lejos
quisiera volver
a sentir el fuego de tu sol ardiente
por última vez.

Acerca de Cesia Ocaña

Te puede interesar

Huimanguillo, tierra fértil en la contienda política

Gobernar el municipio significa controlar parte de la región Chontalpa, todo un reto para las …