Pensión sólo beneficia al 40 % de ancianos de 68 años

La estrategia nacional de vacunación a personas de 60 años o más ha destapado múltiples rezagos en la entrega de pensiones a adultos mayores, programa estrella del gobierno federal.

Conforme a la reforma del artículo 4 constitucional, publicada en mayo de 2020, todos los mexicanos “mayores de 68 años tienen derecho a recibir por parte del Estado una pensión”, mientras en el caso de indígenas y afromexicanos “la prestación se otorga a partir de los 65”.

Sin embargo, de acuerdo con datos de la Secretaría del Bienestar, ni siquiera entre los ancianos de 68, edad en la cual el apoyo debe ser universal, la incorporación es del 100 por ciento.

La institución realizó un estudio para determinar el impacto del programa, con base en los datos del Consejo Nacional de Población y la lista nominal del Instituto Nacional Electoral (INE), el cual reveló que sólo se otorga la ayuda al 40 por ciento de los ancianos en el país con esa edad.

El atraso es aún más palpable entre quienes tienen 65 años, habitantes de comunidades indígenas o afromexicanas, pues sólo se tienen registrados 13 mil beneficiarios a nivel nacional, un porcentaje ínfimo. En este rubro, ni siquiera se cubren de manera completa los 624 municipios considerados de atención prioritaria por el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), los cuales son clasificados con las letras A y B y se encuentran ubicados en 14 estados del país, principalmente en Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Michoacán, Puebla, Veracruz e Hidalgo.

“De 65 años sólo tenemos 13 mil adultos mayores en todo el país, no hemos estado incorporando en zonas indígenas, tenemos observaciones de que faltan comunidades, pero aún en los municipios A y B, que están muy claros, de todos modos no hay incorporación”, reprochó la subsecretaria de Desarrollo Social y Humano Ariadna Montiel, en una reunión entre operadores del Bienestar, realizada hace algunas semanas, y a la cual Crónica tuvo acceso.

A finales de enero de este año, había 8 millones 6 mil 188 adultos mayores incorporados al programa. Para el 22 de febrero la cifra había subido a 8 millones 25 mil y la proyección para abril -antes de comenzar las campañas electorales- era de 8 millones 44 mil, todavía muy lejos del número de personas mayores de 60 años contabilizadas por Conapo: 15 millones 3 mil 303 y de las inscritas en la lista nominal del INE: 16 millones 329 mil 837.

“Tenemos un atraso muy importante. En el caso de los de 66 años hay un poco más porque son los que venían en el padrón del gobierno anterior, más lo que se incorporó con nuestro censo; en 67 años crece otro poco y en 68, que debe alcanzar la universalidad (conforme a la Carta Magna), estamos debajo de la mitad, a un 40 por ciento de la meta que nos da la proyección Conapo o del estado nominal, tenemos un faltante”, insistió la funcionaria.

El gobierno federal logra cubrir la pensión al 100 por ciento, con respecto a los datos de Conapo, hasta los 70 años…

Este diario documentó casos como el de doña Juana Guadalupe Ayala, de 82 años de edad, quien no es originaria de un municipio lejano o de difícil acceso, sino de Atizapan, Estado de México. Pese a los constantes ruegos a funcionarios y visitas a los centros de atención a lo largo de más de dos años, todavía no recibe el apoyo.

“Me voy a morir y nunca voy a recibir nada. He insistido muchas veces y siempre me responden: ´ya casi, ya casi´, y nada. ¿No que es para todos? A principios de 2020 parecía que el trámite iba por buen camino, pero se atravesó la pandemia y todo quedó paralizado. Ya hasta me estoy resignado a no ver ni un quinto en vida”.

Otro anciano de Tlalnepantla: don Alberto Gómez Carrera, de 84 años, tampoco ha recibido nada:

“Me registré desde diciembre de 2019, pero me traen vuelta y vuelta. Han cumplido con lo que nos dijeron. Ya hasta estoy pensando mal, porque me han dicho en mi colonia que en algunos casos el dinero se lo están robando. Ojalá no sea mi caso, pero ya estoy desesperado, porque ahora dependo de lo poco que me pueden dar mis hijos. Ese dinerito me serviría al menos para mis medicinas”.

Según Montil, tras el análisis de datos se documentaron “muchas inconsistencias”, y admitió falta de promoción por parte de Servidores de la Nación, delegados, subdelegados y otros actores involucrados en programas sociales.

Una de las estrategias para disminuir el déficit en cobertura es el establecimiento de centros de atención regional, desde los cuales se puedan impulsar campañas a favor del programa, sin la necesidad de realizar gastos excesivos.

Las leyes nacionales prohíben la incorporación de beneficiarios en periodos de campaña electoral, como el actual, a culminar el próximo 6 de junio. Por esta razón, desde la Secretaría del Bienestar se pidió a todos los operadores sumar al número mayor de ancianos durante los meses previos, aunque entre enero y marzo sólo pudieron incluirse a poco más de 35 mil.

Los trámites de incorporación se reanudarán a partir de julio: en condiciones normales, tardan entre 3 y 6 meses, por el alta de nuevas cuentas en el Banco del Bienestar, así como la emisión y entrega de tarjetas. Sin embargo, en algunos casos el proceso se demora aún más por burocracia o desvío de recursos.

Pese al rezago en las actuales condiciones, apenas el 21 de marzo pasado el presidente Andrés Manuel López Obrador prometió entregar la pensión universal a partir de los 65 años -como en el caso de indígenas-, después de las elecciones federales.

El monto, dijo, se incrementará de manera gradual hasta llegar al doble, en 2024. En la actualidad es de 2 mil 650 pesos bimestrales. En julio de este año el incremento será del 15 por ciento. Y de enero de 2022 a enero de 2024, se calcula un aumento del 20 por ciento más inflación, para llegar a 6 mil pesos bimestrales.

Acerca de Agencias

Te puede interesar

Acumula México 220,380 muertes por COVID

La Secretaría de Salud Federal, a través de la Dirección General de Epidemiología, emite el …