Un abrazo al recuerdo

Despedirse de un ser querido es una experiencia por demás dolorosa que se agudizó durante esta pandemia ante la dificultad de poder darles un último adiós. Ante esta situación, Haydeé Moreno Valencia encontró la forma de darle a las personas la oportunidad no sólo de cerrar ese duelo sino de aliviar la ausencia con algo tangible: osos memoriales.

El coronavirus cambió la vida y, a otros, se la arrebató. Estos muñecos llegan como un bálsamo al corazón para quienes perdimos a un ser querido. Los osos memoriales no es una moda reciente, en años anteriores se volvió furor con mamelucos de bebés con la intención de preservar la infancia, pero ahora cobraron más fuerza ante las sensibles pérdidas que las familias están viviendo a causa del virus.

Haydeé Moreno Valencia aprendió el oficio de costurera gracias a las enseñanzas de Socorro Valencia, Doña Coyo, como llaman cariñosamente a su madre. Esos fueron sus pininos en la costura, posteriormente cursó estudios en talleres de corte y confección.

Por cuestiones de trabajo de su esposo, Haydeé se tuvo que trasladar de Sonora a Tabasco y con esa mudanza, parte de su taller de costura viajó con ella. No fue hasta que un amigo la animó a iniciar la venta de osos memoriales que este proyecto tomó forma y nombre: HaMor Osos Villahermosa.

Los muñecos se confeccionan en todo tipo de materiales, desde algodón hasta telas más gruesas, y el fin último es que sus clientes sientan que sus allegados fallecidos están a su lado.

Aunque confiesa que en un inicio sintió temor, ahora valora más el proyecto que realiza porque es la manera de preservar el cariño y presencia de los seres amados.

Al preguntarle si no siente temor de contagiarse, asegura que sí lo hay, sin embargo toma las medidas necesarias, y las prendas que utiliza son lavadas y sanitizadas previamente.

“Las prendas, por cuestión de seguridad deben venir lavadas. No importa si son prendas ya muy gastadas, guardadas o nuevas, todos deben estar limpias”, comenta Haydeé.

Los osos tienen un tamaño de 55 centímetros de pies a cabeza y se fabrican por un costo de 260 pesos, debido a la demanda de este producto, HaMor Osos está recibiendo pedidos pero la manufactura está siendo más tardada de lo habitual, pues al ser un producto totalmente hecho a mano se toma su tiempo para darle a cada trabajo la atención que se requiere.

“Tengo un pedido de 36 osos por entregar, por lo tanto estamos recibiendo encargos pero las entregas están demorando por la misma demanda. Como hay diferentes casos en cuanto a la tela cada proyecto lleva su tiempo y tratamiento, pues todo depende de las condiciones en las que venga la ropa”, puntualiza. Los pedidos ya agendados se estarán entregando en una fecha aproximada del 28 de junio, por ello la importancia de apartar su turno.

Las prendas tienen un proceso de tratamiento, es decir, si son antiguas y necesitan reparación o zurcido.

se realiza y eso, garantiza una mejor duración del producto final.

Hacer ese proyecto la ha llenado de mucha satisfacción personal y, comenta, ha llegado al llanto junto con sus clientes ante las sensibles historias que le comparten, pues muchos de ellos, no pudieron despedirse ante la situación de la pandemia y otros más han encontrado en estos osos la forma de llevar su duelo ante pérdidas irreparables.

“He llorado mucho con ellas, y uno de los momentos más emotivo fue la historia de una señora que me llevó un mameluco muy pequeñito de su niña. Me dijo que esa prenda tenía cinco años de estar guardada pero que no se había podido desprender de ella antes, y que precisamente ese mameluco fue el único que su hija usó pues murió al segundo día de nacida. La verdad se me hizo mi corazón una pasita al escuchar ese testimonio, sobretodo porque yo también soy mamá”, comentó muy conmovida.

Y como estas historias tan tristes y desgarradoras hay muchas más, pero también es cierto que esta nueva forma de muñecos ha tomado otra vertiente.

Hay un caso muy bonito que no está marcado por la perdida de un familiar -comentó-. Se trata de un proyecto donde un niño quiere regalarle a su mamá un osito que esté confeccionado con la ropa del menor, esto porque la madre irá a estudiar a otro país una especialidad y, evidentemente, estará separada de su hijo.

“Vino un papá con una camisita de un niño para hacerme un pedido especial. La mamá del niño tendrá que viajar fuera del país y tener su residencia lejos y entonces buscan darle este regalo para que se lo lleve y sea una sorpresa”, comentó muy emocionada sobre la nueva idea que este proyecto está tomando.

Haydeé actualmente continúa con la elaboración de los osos memoriales , y comenta que las personas interesadas en preservar en un bello osito la memoria del ser que se adelantó la pueden contactar en la página de Instagram y Facebook.

Aquí estoy contigo…

Cada que lo abraces quiero que sepas que aquí estoy contigo, se puede leer en una de las etiquetas que Haydeé Moreno pone en sus trabajos. Un mensaje que lleva toda la intención de hacer sentir a la persona más cercano a su ser querido.

Redes sociales

Facebook: HaMor Osos Villahermosa
@hamorososvsa
@creacioneshamor

Acerca de Cesia Ocaña

Te puede interesar

Cielos mayormente despejados con ambiente muy caluroso se prevé este viernes: IPCET

Un sistema de alta presión sobre el Golfo de México y canales de baja presión …