Biden no logra convencer a sus socios

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, logró este sábado arrancar del G7 la aprobación de un plan de estructuras para contrarrestar el avance de China, pero no logró convencer a todos sus socios de adoptar medidas más contundentes frente al gigante asiático.

El mandatario estadunidense buscaba que el grupo de las democracias más industrializadas del mundo (EU, Canadá, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y Japón, más la Unión Europea) adoptara acciones de calado frente a China, pero no ha persuadido a todos los socios.

Funcionarios de alto rango de la Administración de EU explicaron este sábado en varias llamadas con la prensa que Biden y los primeros ministros de Canadá, Justin Trudeau, y del Reino Unido, Boris, han defendido «esfuerzos orientados a la acción» frente a China.

En cambio, la canciller alemana, Angela Merkel, el jefe del gobierno italiano, Mario Draghi, y la Unión Europea (UE) se decantan por «una especie de relación de naturaleza cooperativa» con Pekín.

Las fuentes se limitaron a apuntar que «hubo un poco de diferenciación de opiniones no sobre el tipo de amenaza que hay, sino en lo fuerte que es». De hecho, reconocieron que hubo un punto en que se suspendieron «las conexiones de internet» durante la sesión del G7, debido a lo delicado del asunto.

Pese a esos desacuerdos, Biden ha convencido a sus aliados de lanzar la iniciativa «Build back better for the world» (Reconstruir mejor para el mundo), como contrapunto al megaproyecto chino «One Belt, One Road» (Una ruta, un cinturón).

Ese plan de China pretende revitalizar la conocida como Ruta de la Seda mediante la modernización de infraestructuras y telecomunicaciones para mejorar la conexión entre Asia y Europa.

Inmerso en plena disputa con Pekín por la hegemonía mundial, EU busca impulsar una réplica occidental y presenta el plan de infraestructuras como «una colaboración entre las grandes democracias para llevar a cabo un proyecto guiado por los valores, con altos estándares y transparentes».

En concreto el proyecto responderá a las necesidades en este ámbito de países de ingresos medios y bajos de Latinoamérica, el Caribe, África y el Indopacífico.

FRENTE ANTIPANDEMIAS

Entre tanto, el G7 también abordó este sábado la creación de un mecanismo global de defensa que permita la detección temprana de patógenos peligrosos y el desarrollo acelerado de tratamientos y vacunas.

Por ahora no hay detalles sobre posibles medidas concretas. El consejero científico del gobierno británico, Patrick Vallance, presentó las conclusiones de un grupo de expertos sobre métodos para prevenir nuevas pandemias.

Acerca de Agencias

Te puede interesar

Atentado en Afganistán deja 40 muertos

Un nuevo atentado suicida cometido durante las oraciones del viernes en una mezquita de la …