Vida Bienestar: Hablemos de la relajación

LA VIDA ES HOY

Instagram: laurarosado.vidabienestar

La relajación es un hábito de salud muy importante para mantener el bienestar físico y mental, y al cual no le damos la atención que merece. Es tan importante como comer bien y hacer ejercicio. Su práctica nos ayuda a regular el descanso, calmar la mente y dormir profundamente. Los seres humanos nos mantenemos en estado de estrés, de rigidez y contracción, agobiados por situaciones de la vida diaria y ni siquiera al dormir soltamos la tensión acumulada durante el día en nuestro cuerpo. Nos mantenemos insertados en la prisa y la preocupación, en la locura de la vida moderna, por lo tanto, hay que recurrir a una técnica específica para lograr la quietud física y mental que es lo que caracteriza a ese estado de reposo profundo y consciente que es: la relajación.

La relajación es una forma de descanso consciente. Es un estado en que la mente permanece atenta mientras el cuerpo descansa. La respiración diafragmática constante, la soltura muscular y la tranquilidad anímica son las características de este estado, en el que el cuerpo utiliza menos energía y los órganos vitales como el corazón, los pulmones y el cerebro, están sujetos a un menor esfuerzo.

La relajación tiene una repercusión integral: físico, emocional, energético y mental. La práctica constante de la relajación previene y combate la neurosis, la angustia, la ansiedad, el insomnio, la irritabilidad, la fatiga, el agotamiento, los trastornos cardiacos, entre otros temas.

La relajación, por medio de la respiración profunda, contribuye a aumentar el rendimiento y la resistencia de todo el organismo, ayuda a economizar y recuperar energía. También ayuda a que los procesos de interiorización se faciliten y nuestras capacidades de atención y concentración mejoren. Solemos creer que descansar o relajaros es tirarse en el sofá a ver la televisión, tomar una copa, fumar un cigarro, etc. Si bien estas actividades nos permiten interrumpir una actividad y tomar un tiempo fuera, están lejos de darnos la calidad de descanso y los beneficios que nos ofrece la relajación consciente.

Vamos a la práctica:

  • Elige un lugar tranquilo, ventilado, con temperatura agradable. Y donde no te interrumpan.
  • Una manta o mat en una superficie horizontal, plana y firme.
  • Acuéstate boca arriba. Como ejercicio previo, y para que sientas mejor la diferencia entre tensión y relajación harás esto: Junta las piernas y pega los brazos al cuerpo; inhala y contrae todos los músculos del cuerpo unos segundos, exhala y adopta una postura de relajación, suelta los músculos.
  • Siente cómo se apoya cada parte de tu cuerpo en el suelo, pon atención en la columna, cuidando que todas las vértebras estén alineadas y apoyadas en el suelo, sobre todo la región lumbar.
  • Acomoda tu cabeza de modo que toda tensión del cuello quede eliminada; acerca la barbilla al pecho ligeramente.
  • Relaja los músculos de la cara de manera que la mandíbula se separe del resto de la cabeza, sin separar los labios.
  • Cierra los ojos, respira lentamente por la nariz y mantente inmóvil.
  • Dirige la atención a tus pies y relaja cada uno de los músculos que los forman, haz lo mismo con las piernas.
  • Ahora lleva tu atención al pecho y abdomen, afloja los músculos que los conforman.
  • Haz lo mismo con los hombros, brazos y espalda.
  • Siente tu cuello y relaja todos los músculos de esa área.
  • Percibe cada músculo de tu cara y relajados.
  • Revisa cada parte de tu cuerpo, relajando los que vayas encontrando en tensión.
  • Experimenta en todo tu cuerpo una sensación de descanso y tranquilidad y concentraste de tu respiración.
  • Se recomienda este ejercicio entre 15 a 30 minutos.
  • Para terminar la práctica, inhala profundamente, sintiendo todo tu cuerpo desde los pies hasta la cabeza y vete moviendo lentamente y con suavidad.

Trata de nunca interrumpir bruscamente esta práctica. Haz de este ejercicio parte de tu día a día, o si no, por lo menos cuando te sientas muy estresado, tenso, ansioso o preocupado. Si lo haces en las mañanas te llenará de energía, por las noches contribuirá a un sueño profundo.

“Un cuerpo y mente en calma trae fuerza interior, confianza en uno mismo, paz mental, fuerza física, energía renovada y plenitud”

Gracias por leerme.

LAURA ROSADO/. LA VIDA ES HOY

Instagram: laurarosado.vidabienesta

Acerca de Laura Rosado

Te puede interesar

Semáforo epidemiológico atiende criterios técnicos, no políticos: Carlos Merino

La situación de la pandemia ha venido mejorando en Tabasco, ‘no hay que relajarnos’, por …