Resuélvalo usted, dice el MP a víctima

Paola, la madre de Mía, la pequeña de un año que fue secuestrada por su progenitor, ha buscado la manera de llamar la atención de las fiscalías para que hagan su trabajo y la apoyen hallando a su hija; sin embargo, lo que ha obtenido son más problemas debido a que no sólo no ha recibido ayuda de la autoridad, sino que su información se “filtró” y la han amenazado, extorsionado y recientemente la golpearon.

“Yo no me voy a quedar callada, quiero a mi hija de regreso y no me da miedo alzar la voz”.

Ha sido tanta la desesperación de Paola que ha buscado diferentes vías para solicitar ayuda de las autoridades, incluso consiguió el teléfono personal del alcalde de la Gustavo A. Madero, Francisco Chíguil Figueroa, para solicitarle que interceda por ella en los Ministerios Públicos de la alcaldía, pero sus mensajes fueron ignorados también por este servidor público.

Paola ha acudido a la Fiscalía Antisecuestro, a la Fiscalía Especializada en Delitos Contra Menores, a la GAM 3, a la GAM 4, al Bunker y nadie la ha podido ayudar.

La última vez que acudió a la fiscalía especializada en delitos contra menores (donde más la deberían de apoyar), le dejaron claro que no la iban a atender porque había exhibido a los servidores públicos en redes sociales y fue blanco de las represalias de una de las trabajadoras; la respuesta que recibió fue: «nos llamaron de la Contraloría y nos quieren correr por su culpa»… «Si el papá se llevó a su hija ¿Cuál es el problema?… Nosotros no tenemos la culpa de que no sepan elegir un buen padre para sus hijos».

“Las fiscalías no quieren hacer nada, cada que voy salen con algo nuevo, nos hacen sentir mal nos convierten en victimarios. Me han preguntado: ¿por qué viene tan enojada?, no voy a llegar con una sonrisa y un pastel”.

Paola acudió a la GAM 4, donde el MP absurdamente le recomendó buscar al padre de la niña, hablara con él y arreglaran las diferencias. “Usted hizo las cosas mal, si hubiera hecho las cosas correctamente no estaría pasando esto. Le vamos a tomar la denuncia, pero no va a proceder porque no hay delito que perseguir, sólo nos hace perder el tiempo”, dijo el encargado de la GAM 4 a Paola.

“Si algo queda claro es que la ley no te protege ni protege al menor. Las fiscalías son una pesadilla. Yo no voy a descansar y voy a seguir buscando a mi hija”.

Tras buscar información sobre su hija, Paola buscó a Sergio Arista García, padre de la pequeña, pero la madre del hombre le dejó ver que él ya no se encontraba en su domicilio; “a mí me vale, haz lo que tengas que hacer, Sergio ya no está aquí, búscalo donde quieras”.

Acerca de Agencias

Te puede interesar

Buscan madres de familia superación educativa en el IEAT

En la víspera del festejo del Día de las Madres, el Instituto de Educación para …