México enviará cinco mini robots a la Luna

Cinco mini robots autónomos, que pesan juntos 60 gramos y fueron construidos totalmente en México, serán enviados a la Luna en junio de este año en una misión llamada “Colmena”, que es posible gracias a una alianza entre la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Gobierno de Hidalgo, la Agencia Espacial Mexicana y la Secretaría de Relaciones Exteriores. El equipo robótico viajará 384 mil 400 kilómetros a bordo de una nave privada estadunidense, que llevará varios experimentos internacionales.

Entre otros objetivos asignados a los robots de “Colmena”, buscarán datos sobre la presencia de metales y arenas raras de alto valor comercial, a la vez que experimentarán con sus capacidades para organizar la construcción de pequeñas estructuras.

El objetivo de largo plazo es ayudar a que México no se quede afuera de la carrera espacial y con su propio programa pueda contribuir a la construcción de estaciones lunares en las próximas dos o tres décadas, como informó el líder del proyecto, Gustavo Medina Tanco, investigador del Instituto de Ciencias Nucleares, de la UNAM (ICN-UNAM).

La presentación de la misión mexicana, realizada ayer, fue encabezada por el rector Enrique Graue, el canciller Marcelo Ebrard y el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad.

La misión “Colmena”, es un conjunto de robots que tienen ruedas y forma exterior de engranes. Miden 8 centímetros de diámetro y se comunican en forma de red para realizar varias tareas. Serán llevados a la superficie de la Luna por un cohete de la compañía Astrobotic, que hará descender una nave módulo llamada Peregrine. Desde ese módulo saldrán los micro robots mexicanos “Colmena”.

Otras tres misiones que se espera realizar en los próximos años son el diseño, construcción y puesta en órbita de los nanosatélites NannoConect-3 y NannoConect-4; además de la participación en la construcción de un proyecto multinacional para construir el telescopio estratosférico llamado EUSO-Balloon.

El doctor Medina Tanco subrayó una idea: aunque lo más espectacular es hablar de los nanosatélites y los micro robots para enviar a la Luna, el logro más valioso y duradero es la construcción del sector espacial mexicano, que es la suma de investigadores, alumnos, instituciones, tecnología, alianzas con gobierno y sector privado, así como fuentes de financiamiento.

Lanzamiento reprogramado.

El despegue de la misión “Colmena” se había preparado para realizarse en el segundo semestre de 2021, pero debido a que se trata de un esfuerzo multinacional, con participación de academia, gobiernos y empresas, se requirieron ajustes a los calendarios de trabajo, derivados de la pandemia de COVID-19.

“Nuestro objetivo fundamental no son los equipos tecnológicos en particular sino la estrategia que tenemos hacia el objetivo más duradero de desarrollar capacidades, recursos humanos, empresas de base tecnológica y, en conjunto, el sector espacial mexicano”, explicó el doctor Medina Tanco, científico argentino-mexicano, egresado de la licenciatura en Física de la Universidad Nacional de Tucumán, en Argentina, y con grado de Doctorado en Ciencias por la Universidad de Sao Paulo, Brasil, y quien desde 2006 reside en México y trabaja en la UNAM.

El laboratorio de instrumentación espacial LINX, del ICN-UNAM ha trabajado más de un lustro en investigación básica, publicación de artículos y construcción de alianzas con laboratorios e instituciones espaciales de 16 países para ayudar a configurar un Programa Espacial Mexicano. Actualmente el LINX tiene proyectos en marcha con agencias espaciales de Estados Unidos, Francia, Rusia e Italia. En estos años se han desarrollado proyectos de investigación sobre aplicaciones sociales y comerciales de la tecnología espacial.

Una segunda etapa en la vida del laboratorio inició cuando firmó una alianza con el gobierno del estado de Hidalgo y el Consejo de Ciencia, Tecnología de Innovación de Hidalgo (CITNOVA)

Desde hace 6 años comenzaron a trabajar con el gobierno de Hidalgo, porque la UNAM percibió que en ese estado había una visión sólida de que el progreso pasa por la inversión en ciencia y tecnología.

“A mí me llamó la atención cuando escuché al gobernador decir que no quería que en Hidalgo se fabricaran sólo autos sino autos eléctricos y autónomos. Eso nos hizo pensar que podría entender que estamos viviendo un momento de desarrollo nano espacial que en unos años se podrá comparar con el nacimiento de internet porque se pueden hacer cosas muy poderosas an aprovechando el desarrollo de la tecnología miniaturizada, menores costos, tiempos de proyectos más cortos y la rápida incorporación de pequeñas empresas tecnológicas en el sector”, explicó Medina Tanco.

Para hacer más duradero el trabajo, academia y gobierno integraron un tercer elemento en esta alianza: la empresa. Esto se fundamente en que los actores compartían una filosofía en la que la empresa juega un rol muy importante para innovar. Así, la UNAM y el Gobierno de Hidalgo convencieron a dos empresarios a apoyar económicamente el naciente programa espacial sin esperar retorno de su inversión: la empresa de alimentos Pastes Kiko’s y la empresa biomédica Liber Salush han acompañado los afanes de estos mexicanos desde el principio.

Durante la presentación de la misión, el rector Enrique Graue Wiechers expresó que esta es una ceremonia de celebración pues muestra la fortaleza de la Universidad Nacional y de sus institutos de investigación, así como de los avances obtenidos por el Laboratorio de Instrumentación Espacial (LINX), con la participación de 200 alumnos quienes aplican la ciencia básica para transformar la realidad.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubon, señaló que “la función de la Cancillería es respaldar los proyectos científicos relevantes de México, esa es nuestra tarea, y en el caso del espacio le hemos atribuido un alto nivel de prioridad en la política exterior de México”.

Y en su oportunidad, el gobernador del estado de Hidalgo, Omar Fayad Meneses, afirmó que la misión de este proyecto define una de las prioridades de futuro y las instituciones participantes entienden el momento único que se vive en el sector espacial mundial, del cual México debe ser parte.

Gustavo Medina Tanco, expuso que se vive una gran transformación de lo que se conoce como Espacio 4.0 y “Colmena” se inscribe en ella como una misión internacionalmente original; es la primera etapa de un nicho de tecnología espacial que se quiere desarrollar para que México sea un productor de bienes, riqueza, conocimiento y bienestar.

La misión plantea que robots actúen de forma autónoma y, tomando como ejemplo a la naturaleza, demuestren que en forma coordinada pueden ser los exploradores y mineros del espacio.

Físicamente, todo el equipo tecnológico mexicano que viajará a la Luna es un conjunto de cinco robots, con menos de 60 gramos cada uno, 12 centímetros de diámetro y tienen toda su electrónica a menos dos centímetros de la superficie del regolito.

DESPIECE 85 PALABRAS

Ciencia

Linaje de

tecnología espacial

El proyecto “Colmena” no es una acción aislada para desarrollar el sector espacial mexicano. Surgió en el laboratorio LINX, de la UNAM, que anteriormente puso en órbita del nanosatélite mexicano NannoConect-2, el 28 de febrero de 2021. Ese satélite es un equipo 100 por ciento mexicano, de 20 centímetros de longitud y 10 centímetros por cada costado; fue colocado a 504 kilómetros de altura sobre el nivel del mar por un cohete de India. Su misión es probar diferentes equipos tecnológicos en el ambiente espacial.

Acerca de Agencias

Te puede interesar

Continúa disminución de contagios de COVID-19 en México: Secretaría de Salud

El Informe Técnico Diario COVID-19 de la Secretaría de Salud muestra que la semana epidemiológica …