Emilio

MÁS ALLÁ DE LA BIOÉTICA EN MEDICINA, EL RETO DEL PROFESIONAL MÉDICO

“El profesionalismo es la materia prima más valiosa de la medicina”

Richard Horton, Editor de la revista Lancet, 2005.

En los últimos años hemos visto un número creciente de series enfocadas en el ámbito médico, y seguro muchos recuerdan al Dr. House, ER (Emergency Room), entre otras nuevas como New Amsterdam. Varias generaciones de médicos se formaron con una idea del quehacer médico o un perfil como el de Dr. House, pero si analizamos un poco algunos perfiles, nos daremos cuenta de que distan mucho de lo que actualmente se conoce como “Profesionalismo Médico”, un término que debería manejarse más en las escuelas de medicina y en las diferentes instituciones de salud tanto públicas como privadas.

Actualmente existen 75 escuelas de medicina acreditadas en México según el COMAEM (Consejo Mexicano para la Acreditación de la Educación Médica A.C.), además de las no acreditadas, las que están en proceso de evaluación o a las que ya se les venció su registro o acreditación. Tan sólo en Tabasco tenemos cuatro escuelas de medicina. En total, se están formando más de 15 mil médicos por año distribuidos en las diferentes escuelas de medicina del país, lo cual debería obligarnos a pensar más en este concepto para bien de las futuras generaciones de médicos, de nuestras instituciones y la salud poblacional.

El profesionalismo médico según varios autores y de forma muy simple, es el compromiso del médico ante la sociedad, pero esto conlleva detrás del término muchas cosas que debemos resaltar como lo es el conocimiento vitalicio (conocimiento de por vida), el médico debe estar en constante formación debido a los múltiples avances en la medicina y debe mantener un sentido de formación de competencias tanto de contenidos (conocimientos) como de habilidades (destrezas) y de actitud (honestidad, respeto al paciente, secrecia profesional, entre otras),  además que para el buen ejercicio de la profesión, en cada una de las ramas tanto de medicina general como de especialidades, se deben cumplir con acreditaciones que cada sociedad médica o colegio médico decreta.

Volviendo a los modelos de los médicos en las diferentes series, y en particular al comentado al inicio, este personaje si bien cumple con uno de los tantos requisitos (conocimiento), la realidad es que el perfil mostrado es de un médico drogadicto, abusador, con varios problemas emocionales, egocéntrico, y que encaja en lo que se conoce como sociopatía. El problema es que varias generaciones tomaron este perfil como un modelo a seguir y siguen imitando estos perfiles mostrados en las diferentes series, que colocan al médico fuera del contexto del concepto del profesionalismo médico; de ahí la importancia y relevancia de darle sentido a este término y resaltar las buenas prácticas de la medicina a través de perfiles basados en el término.

No sólo es la bioética en medicina, el profesionalismo médico es el compromiso ante la sociedad de mantener competencias profesionales  (aprendizaje vitalicio), compromiso de honestidad con los pacientes (información completa y consentimiento informado), compromiso de buenas relaciones con los pacientes, compromiso con mejorar la calidad de la atención (elevar los niveles de seguridad en la atención y tratamiento), compromiso con el conocimiento científico (integridad y uso apropiado de la ciencia y la tecnología), compromiso de enseñanza a las futuras generaciones, entre otras más.

En la actualidad, con el uso de las nuevas tecnologías de información y comunicación, el acceso al conocimiento no sólo está en manos del médico, los diferentes buscadores nos permiten información a tan sólo un click, información que los pacientes tienen a la mano y ante lo cual debemos tener un sentido de apertura y diálogo abierto al no ser dueños del conocimiento y esto, creo es uno de los retos que más enfrentamos hoy en día, la democratización del conocimiento médico, lo cual permite que nuestros pacientes nos hablen con términos médicos o enfrentarnos con datos basados en bibliografía reciente. La apertura a este nuevo reto, a este diálogo abierto, nos fortalece a ambos, médicos y pacientes, ya que existe un lenguaje bidireccional que nos permite hacerlos partícipe de la toma de decisiones consensuadas.

Por otro lado, las escuelas de medicina deben modificar el objetivo de mantener una matrícula con fines económicos, deben seguir manteniendo el perfil de humanismo con el que se iniciaron dichos campos; con preocupación vemos como dentro de la plantilla de docentes, hay perfiles que no cumplen con lo necesario o que las materias clínicas están siendo impartidas por médicos generales que si bien cuentan con el conocimiento básico, no compiten con un perfil como el de un especialista; la formación de recursos en salud debe estar basada en este profesionalismo médico y el mensaje enviado a un médico en formación debe estar basado en estos estándares altos de competencias. Se deben buscar perfiles que cumplan con las competencias necesarias dentro de cada rama.

Es hora de hacer énfasis en este profesionalismo médico tanto en las escuelas de medicina como en las diferentes asociaciones de médicos, colegios médicos e instituciones de salud tanto públicas como privadas.

Dr. Elias Córdova Sastré

https://hihello.me/hi/neokids

Acerca de NOVEDADES

Te puede interesar

Convoca MFB por la igualdad de género

La senadora tabasqueña difundió entre representantes de distintos sectores las recientes actualizaciones a las leyes …