Emilio

Columna: Enfoque médico

Por: Dr. Elías Córdova Sastré

No mentir, no robar, no traicionar, y el sistema de salud (3)

Esta tercera y última columna sobre el sistema de salud, voy a enfocarla al subsistema de enseñanza que, si bien es parte del sistema de salud, por sí mismo es todo un sistema.

Dentro de este sistema existe el pregrado (escuelas o universidades que imparten carreras de enfermería, medicina, odontología, trabajo social, etc) y el posgrado (hospitales donde se forman especialistas en distintas áreas, y universidades o centros de enseñanza dónde se imparten diplomados, maestrías o doctorados).

Con relación al pregrado tenemos los centros educativos, que habíamos comentado en columna anterior el problema que tienen de haber perdido el enfoque de estar formando recursos humanos en salud y anteponer la matrícula (entre más alumnos, mas ingresos) a la calidad de la enseñanza; la idea de que todos los docentes cuenten con competencias educativas o que aquellos que imparten una clase determinada sean expertos en el tema (por poner un ejemplo quien da la materia de neurología sea un neurólogo o mínimo un médico internista, etc) es realmente una idea ya que la realidad dista mucho de ello, en algunos de estos centros educativos tienen a médicos generales, o recién graduados impartiendo clases clínicas, como en el ejemplo de neurología que el grado de competencia para un recién egresado es muy elevado en relación a lo que sabe de la materia(tanto por conocimiento y peor aún, como por práctica).

Parte del problema es el sistema financiero de estos centros educativos ya que como hemos comentado, anteponen las ganancias al pago que se debería hacer para que un especialista en el tema imparta una clase de este nivel, prefieren ahorrarse dinero y contratar a recién egresados para impartir este tipo de materias y en el ahorro está el error pues la diferencia en la formación de competencias para estos alumnos en relación a quienes puedan tener una clase con un docente que sea experto en el tema (neurólogo) y además cuente con competencias educativas, será enorme e impactará en el grado de conocimientos y en el mensaje o semilla sembrada en esa generación.

Por otro lado están las instituciones públicas donde hay plantillas de profesores enquistados que no se renuevan y no permiten el ingreso de nuevos cuadros mejor formados y que en parte igual es problema de tipo sindical.  Actualmente hay una queja generalizada en relación a que los alumnos o próximos profesionales de la salud, cada vez leen menos, (en lugar de leer libros de texto repasan las diapositivas exigidas al docente), esto posiblemente provocado por la flexibilidad de esos planes educativos y la rigidez de las instituciones hacia los docentes que hace que los buenos se vayan o desistan, o por las plantillas enquistadas sin renovarse; anteponen calificaciones y matrícula a la docencia.

La docencia ha perdido su esencia, en parte porque los centros educativos se han vuelto rígidos (a pesar de que hablan de planes educativos flexibles), en parte porque los docentes no se dan cuenta que para ejercer la docencia deben formar estas competencias educativas, y en parte porque los sistemas educativos (la parte administrativa o financiera) prefieren ahorrar a pagar lo que corresponde a un recurso humano totalmente formado (que sea especialista en el tema o área y además tenga diplomado, maestría o doctorado en docencia).

En estos años de pandemia por ejemplo, estos centros educativos pasaron un trago amargo por el hecho de no tener experiencia en el tema de educación en línea o a distancia, la mayoría de estos centros educativos sólo pudieron, cuando mucho, abrir una plataforma para pasar de dar una clase rígida presencial, a una clase en línea con el mismo formato, sin tener idea de todo lo que implica el concepto de educación en línea o a distancia; habría que ver la clase de comentarios y la frustración tanto de docentes como de alumnos en relación a esta experiencia vivida.

De haber contado con este tipo de competencias digitales, podrían haberse dado cuenta que una forma de resolver el problema en relación a tener una plantilla de docentes competentes, es precisamente este tipo de educación en línea.

Como un último punto en relación al pregrado, es el hecho de saber que así como existe la certificación de hospitales ya comentada en la columna pasada, existe una certificación de escuelas de medicina, la cual es acreditada por un organismo que se constituyó en el 2002, el Consejo Mexicano para la Acreditación de la Educación Médica A.C. (Comaem) que justo es quien acredita y avala los programas según un conjunto de lineamientos que deben cumplir estas escuelas o facultades de medicina. Pero además estas escuelas tienen un ranking que las hace ser o estar mejor calificadas, cabe señalar que se califican las más de 80 escuelas avaladas por este organismo y esta calificación es un reflejo de lo bien formada que egresa una generación de una escuela con respecto a otra, según el número de egresados que hayan pasado el examen nacional de aspirantes a residencias médicas (ENARM).

Como parte del pregrado pero en un apartado especial, están los internados (para las escuelas de medicina) y los servicios sociales en las diferentes carreras de profesionales de la salud. Cada uno de ellos tiene una duración de un año, el internado dentro de un área hospitalaria y el servicio social generalmente en poblaciones o zonas rurales. Esto ahora se comentó mucho por las zonas que cada vez se hacen más peligrosas para cubrir, ya que el estudiante que llega a estas zonas realmente está desprotegido contra el alza en la delincuencia que hace que no sea rentable desde el punto de vista riesgo-beneficio, es por ello que las instituciones busquen una manera de solventar o cubrir este apartado y no exponer a sus estudiantes.

El internado por su lado, se hace la mayor parte del tiempo en hospitales y la enseñanza depende de cada institución hospitalaria y obvio, depende de los departamentos de enseñanza con los que cuenten y ya hemos hablado líneas arriba de los detalles en relación al sistema de enseñanza de cada institución u hospital.

Por otro lado tenemos el posgrado, una vez que un profesional de la salud termina su formación, busca la forma de obtener una especialización en algún área, para ello se cuenta con cursos de especialidad, diplomados, maestrías o doctorados que se imparten tanto en instituciones de salud (hospitales), como en centros de enseñanza (universidades, facultades de medicina o escuelas en teoría acreditadas).

En la parte médica de especialidades existe un organismo regulador llamado Comité Normativo Nacional de Consejos de Especialidades Médicas (CONACEM), este organismo regula a cada consejo de medicina con respecto a darle validez a sus procesos de certificación en su área, a su vez cada especialidad tiene su propio consejo el cual pertenece o forma parte del CONACEM, existe el consejo de cirugía, de pediatría, de ginecología, de anestesiología, etc, y cada consejo emite sus reglas o normas que validan a cada especialista por un tiempo determinado ya que debe uno recertificarse cada determinado tiempo (cada consejo estipula esos lineamientos).

Hace poco salió a la luz y se supo de la detención de un expresidente de CONACEM y del Presidente del Consejo Mexicano de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva (CMCPER), acusados precisamente de emitir certificados de valor a médicos que no cumplían con lo estipulado y por avalar una especialidad no existente. Y así como este caso mencionado y que sacude la seguridad interna de CONACEM, existen problemas en relación a cursos que están proliferando y que buscan un nicho de oportunidad con los médicos que no pasan el ENARM y les ofrecen hacer diplomados o maestrías con el nombre de una especialidad (medicina interna, pediatría, etc) en diferentes instituciones educativas, que según les reconocen el campo educativo pero que sabemos que no les va a permitir ejercer esa especialidad ya que ninguna de ellas está avalada por CONACEM, aunque paradójicamente si por la SEP. El problema de estos cursos es que solo les dan la teoría pero no tienen práctica.

Por otro lado tenemos los problemas en los procesos de enseñanza aprendizaje de cada institución que imparten estos posgrados, ya habíamos comentado sobre los departamentos de enseñanza y sobre los docentes sin conocimientos en docencia, a eso se le debe sumar el maltrato, el aprendizaje por rebosamiento, cansancio, etc, no por nada se acaba de publicar en el Diario Oficial de la Federación (DOF) del 17 de Junio del presente, la nueva Norma Oficial Mexicana que regula la organización y funcionamiento de las residencias médicas. Se pone énfasis en los departamentos de enseñanza y la regulación y se estipula que las guardias de residentes deben ocurrir 2 veces por semana entre muchas otras cosas más.

Es por todo lo narrado en estas 3 columnas que, hablar del sistema de salud (y eso sin meternos a la parte administrativa) implica conocer y saber muchas aristas que forman parte del no mentir, no robar y no traicionar al que hemos hecho referencia, y que en el día a día cada uno de los que formamos parte conocemos y sabemos que ha existido, existe y seguramente seguirá existiendo mientras no hagamos un cambio generacional o no estemos conscientes de las semillas que estamos sembrando.

http://neokids.net/elias/

Acerca de NOVEDADES

Te puede interesar

Suman esfuerzos Salud y ONGs para la detección y prevención de la viruela símica

La Secretaría de Salud llevó a cabo una reunión de trabajo con organizaciones no gubernamentales …