Cecil Crawford O´Gorman. Los lenguajes del arte

Por: María del Carmen Fernández

Ciudad de México

La exposición que presenta el Museo Nacional de San Carlos tiene por objetivo reposicionar al pintor dentro de la historiografía del arte moderno mexicano, así como incidir en la figura paterna y el influjo que tuvo en la trayectoria de sus hijos Juan y Edmundo, quienes se convirtieron en grandes referentes de la cultura mexicana del siglo XX.

Esta es la primera exposición individual dedicada a Cecil Crawford O´Gorman desde enero de 1944 cuando se le rindió un homenaje en el Palacio de Bellas Artes. En esta exhibición se aborda el trabajo y los planteamientos estéticos del artista, con el propósito de que nuevos públicos conozcan su producción y se establezca un diálogo con la obra pictórica y arquitectónica de Juan O´Gorman, y con el legado historiográfico de Edmundo O´Gorman.

La muestra incluye obras de colecciones públicas y privadas, así como material documental y fotográfico que permiten dar cuenta de las búsquedas formales del pintor y su incansable afán por registrar su propia fortuna crítica, como un testimonio histórico que permitió proyectar su lenguaje a generaciones futuras. Como el mismo lo señaló: “Debo confesar que tengo un deseo de legitimar mi trabajo después de mi muerte, por lo que sé que debe ser considerado artístico para lograr un lugar permanente en las futuras generaciones”.

Nucleos de división

La exposición fue dividida en tres núcleos: La ciencia del paisaje, La casa familiar y Un fino y certero sentido del color. En el primer núcleo se explora una etapa inicial de su quehacer artístico, a la par de su labor como ingeniero de minas, la cual fue fundamental en sus exploraciones de técnicas pictóricas. En la segunda área se narra cómo la casa familiar, ubicada en la calle del Santísimo número 6 en el barrio de San Ángel, se convirtió en un “centro de arte y cultura” en donde el pintor organizó múltiples exhibiciones de su obra, además de que se convirtió en un punto de encuentro para una nueva generación de artistas e intelectuales que incluía a sus hijos Juan y Edmundo, y a jóvenes historiadores del arte como Justino Fernández y Manuel Toussaint.

Un fino y certero sentido del color -la manera como Justino Fernández describió la obra de Cecil Crawford O´Gorman- da cuenta de la madurez pictórica del artista, en la que logró una tonalidad especial que fue definida por Manuel Toussaint como “un estilo de espectro sepia” que contribuyó a una “perfección técnica”, equilibrio y serenidad. En esta área también se presentan los murales que realizó en la Escuela Hogar #9 en Balbuena, institución destinada al cuidado de los niños no mayores de cinco años.

De acuerdo con la reseña que escribió Justino Fernández, en ambas pinturas se observaba “la sencillez de los temas, su claro dibujo y lo bien entendido del color “. En estas obras el creador incluyó una construcción funcionalista al centro de cada una de las composiciones, como clara referencia al futuro de la arquitectura mexicana y seguramente, como un guiño a la carrera arquitectónica de su hijo Juan.

Visítalo

Cecil Crawford O´Gorman. Los lenguajes del arte estará abierta al público hasta el 25 de septiembre.
Museo Nacional de San Carlos.
Avenida México-Tenochtitlan núm. 50, colonia Tabacalera, Ciudad de México.
Teléfono 55 55 86 47 58.
Horario de martes a domingos de 10.00 a 18.00 horas.
Entrada $65.00

Acerca de Redacción

Te puede interesar

Suman esfuerzos Salud y ONGs para la detección y prevención de la viruela símica

La Secretaría de Salud llevó a cabo una reunión de trabajo con organizaciones no gubernamentales …