Emilio

Columna: Prospectiva

Por: Emilio de Ygartua M.

PRIMERA PARTE

*México está comprometido con la transición a energías limpias: AMLO

Un entrañable amigo me cuestionaba hace unos días el por qué daba tanta preeminencia a los temas internacionales sobre los locales y los nacionales. Mi contra argumento se centró en el hecho de que, en este espacio que Novedades de Tabasco me obsequia desde el 2008, procuro tocar temas diversos de acuerdo con la coyuntura que al momento de escribir Prospectiva requiere de mayor atención.

Desde luego que los temas locales y nacionales merecen el análisis. En Tabasco, por ejemplo, no podemos dejar de expresar nuestra preocupación por el incremento de los contagios que han aumentado en los últimos días producto de la llamada “quinta ola”, lo que obliga a retornar a los “cuidados intensivos personales” en nuestro día a día, para evitar “los cuidados intensivos en un centro hospitalario”.

No se puede soslayar que, en México y en Tabasco, el esfuerzo de las autoridades federales y estatales por conseguir las vacunas merece un reconocimiento general. Es verdad que no generan una inmunidad total, pero sí son un importante escudo protector que ayuda a no transitar a un escenario de emergencia.

De gran importancia, también, la puesta en marcha de la primera etapa, el viernes pasado, de la Refinería Olmeca, construida en Dos Bocas, en el municipio de Paraíso, con la presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, funcionarios públicos, gobernadores de la región y empresarios. El mandatario ha declarado, con total franqueza, que se apertura para entrar de lleno a una fase de prueba. Será hasta el año próximo cuando opere de acuerdo con lo planeado y se sume al proyecto orientado a garantizar la seguridad energética y reducir la dependencia del exterior de gasolinas.

Las críticas de las oposiciones, incluso la más reciente del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), han sido recurrentes. Con total ligereza señalan que la nueva refinería no cumplirá con sus objetivos, al tiempo que omiten lo que el gobierno federal ha invertido para rehabilitar, resucitar, diría yo, las otras seis refinerías condenadas al abandono como parte de la estrategia del gobierno de Enrique Peña Nieto de privatizar al sector energético. El rescate de las refinerías es parte de las estrategias orientadas a garantizar dicha soberanía energética sin renunciar a la transición a las energías limpias.

El miércoles de la semana pasada, en “La Mañanera”, López Obrador detalló los temas que abordará con su homólogo Joe Biden, en el marco de su visita a Washington el día 12 de este mes. Sumado a los temas migratorios, que escalaron su urgencia luego del nefando evento en el que murieron, en San Antonio, Texas, más de cincuenta migrantes acinados en la caja de un camión, también abordarán los efectos de la crisis económica, el incremento de los precios y se acordarán medidas para enfrentar la situación desde una perspectiva binacional.

El presidente estadounidense ha considerado enfrentar el aumento en los precios de los hidrocarburos de la misma manera que lo ha dispuesto el gobierno mexicano: con subsidios a las gasolinas. Es costoso, sí, pero está sirviendo para evitar un mayor aumento de los precios que se reflejaría de inmediato en los de todas las mercancías y en grave daño a la capacidad adquisitiva de los que menos tienen. Se equivocan los que dicen que esta medida es regresiva y que ayuda más a las clases medias y altas. El transporte público y el movimiento de mercancías se ve beneficiado con estas medidas.

También ha sido tomada de manera equivocada la reacción del mandatario mexicano ante el incremento en las tasas de interés dispuesto por el Banco de México. No desconoce su fundamento teórico; tampoco niega que es una medida necesaria, simplemente resalta los efectos negativos: incremento en el precio del dinero, de los créditos, disminución de la inversión productiva, desempleo, desabasto y recesión.

México está comprometido con la transición a energías limpias: AMLO

En la agenda de la reunión binacional está el tema de las energías limpias, la transición en el uso de energías fósiles, en el propósito de cumplir con los compromisos derivados de la Agenda 2030 impulsada por la ONU para enfrentar los efectos del cambio climático.

En este punto, el tabasqueño, frente a los señalamientos recurrentes de sus opositores que señalan que la Cuarta Transformación que él impulsa está peleada con la transición a las energías limpias, señaló enfático que México cumplirá con ese compromiso, lo cual ya manifestó a los enviados de Washington. Durante su visita a Estados Unidos hará lo propio con el presidente de esa nación.

Andrés Manuel ha señalado que sus críticos no quieren aceptar que esa transición deberá ser gradual, que el uso de energías fósiles todavía va a durar un buen tiempo. Es cierto que estamos transitando al uso de automóviles híbridos y eléctricos, pero se nos olvida que la fabricación de un vehículo, y muchos otros productos, requieren de los derivados del petróleo.

En este punto, digo yo, adquiere particular importancia que la nueva refinería construida en Dos Bocas, al tiempo que genere gasolinas que reduzcan nuestra dependencia del mercado norteamericano, impulsen la petroquímica secundaria lo que generaría enormes dividendos y reduciría nuestra dependencia del exterior de los tan demandados derivados del petróleo.

Con la vista puesta en el escenario internacional, López Obrador señaló que la guerra entre Rusia y Ucrania ha hecho más evidente la dependencia de varios países europeos del petróleo y del gas de Rusia, nación que se ha valido de esa situación para presionar a los países occidentales opuestos a sus afanes geopolíticos.

Cuando arriben el presidente y su comitiva a la capital de los Estados Unidos, encontrarán a un mandatario recién desempacado de su viaje por Europa del cual comentaremos más adelante. Biden está viviendo un escenario muy complejo al interior de su país. Su permanente lucha contra los legisladores republicanos es tema cotidiano. Sus opositores han sabido ponerles barreras a sus más importantes iniciativas. Le han cerrado la caja lo que ha hecho imposible implementar medidas adicionales orientadas a impulsar una economía que parece marchar, inexorablemente, hacia una recesión, escenario del que seguramente hablarán los dos mandatarios.

Desde su campaña electoral, y a lo largo del año y medio de gestión, el mandatario demócrata ha insistido en la necesidad de transitar hacia un modelo de energías limpias como estrategia para frenar los nefandos efectos del cambio climático. Recientemente, este compromiso ha recibido un duro golpe de la Suprema Corte de Justicia (dominada por seis de nueve jueces conservadores) que ha dictado una sentencia que limita el poder de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA, por sus siglas en inglés), cuya tarea primordial es imponer límites a la emisión de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero que contribuyen al calentamiento global.

Los tres magistrados progresistas, al emitir su voto particular, coincidieron en que la sentencia del Poder Supremo “le quita a la EPA el poder para responder al reto medioambiental más acuciante de nuestro tiempo.”

Esta decisión del Tribunal Supremo de los Estados Unidos no puede verse como un hecho aislado; se concatena con otras dos decisiones que han impactado a buena parte de la sociedad norteamericana en los últimos días: primera, la sentencia que consagra el derecho a llevar armas de fuego en público, aprobada en el mismo momento en el que republicanos y demócratas alcanzaban un histórico acuerdo en el Congreso para regular el uso de armas. Segunda, la sentencia que revierte los derechos de las mujeres consagrados en la Constitución, desde hace cinco décadas, que estableció la legalidad del aborto.

Acerca de NOVEDADES

Te puede interesar

Recomiendan no exceder peso en mochilas escolares

Llevar una carga mayor a la recomendada genera un sobreesfuerzo que da lugar a la …