Emilio

Columna: Enfoque médico

Por: Dr. Elías Córdova Sastré

La OMS y el estigma sobre la viruela del mono

Es la séptima ocasión desde el 2005 (cuando se declara epidemia por la Gripe A) que la OMS declara emergencia internacional por un brote causante de enfermedad, en esta ocasión por la viruela símica también llamada viruela del mono; primero en 2005 por la gripe A HSN1, luego en 2014 y 2018 por el ébola, luego 2014 el virus de la polio, en 2017 por el virus del zika y en 2020 el coronavirus que sigue vigente.

Esta enfermedad (viruela del mono) ya se conocía y se presentaba principalmente en África y estaba de alguna manera controlada o era lo que llamamos endémico (cuando una enfermedad está localizada en un lugar, región o país) para esos países. Pero a partir de mayo del presente año se identificaron múltiples casos de viruela símica en varios países no endémicos. En 2003 ya hubo un brote en Estados Unidos y fue la primera vez que se vio la enfermedad fuera de África. En 2017 Nigeria presentó el mayor brote documentando con 75% de los casos en personal masculino de 21 a 40 años de edad. Los primeros casos detectados en el mes de mayo en Europa, específicamente en los Países Bajos, tenían en común haber asistido a un festival sobre fetichismo o llamado “Darklands” el cual se realizó en la ciudad de Amberes del 5-8 de mayo.

En estos días de julio, dos prestigiadas revistas médicas (New England Journal of Medicine-NEJM y British Medical Journal-BMJ) han compartido artículos donde se hace un análisis del mayor estudio de casos confirmados sobre viruela símica. En estos artículos se documenta que de 528 infectados (entre abril y junio del presente año), el 98% de las personas infectadas eran hombres homo o bisexuales, 75% raza blanca y el 41% de ellos tenían además infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), con una mediana de edad de 38 años. En el 95% de los casos la sospecha de transmisión era por actividad sexual.

Existe un portal donde se puede dar seguimiento a los casos, que además incluye noticias de último momento, presenta el total de casos hasta el día de hacer la búsqueda, los casos reportados por país, entre otras cosas, según este portal hasta el día de hoy van 17,092 casos, pueden ingresar a monkeypoxmeter.com y consultarlo ustedes.

Se considera una enfermedad autolimitada con síntomas que duran de 2 a 4 semanas (período de incubación 3 a 20 días con promedio de 7 días) los cuales pueden ser fiebre, dolor de cabeza, erupciones en piel e inflamación de ganglios, pero precisamente en el artículo del BMJ se comentan nuevos síntomas que se mencionan similares a la sífilis u otras enfermedades de transmisión sexual, que podrían causar confusión con facilidad y emitir diagnósticos erróneos, entre estos están úlceras orales o lesiones en genitales además de mucho dolor en esa zona. Según el NEJM antes de la erupción cutánea hay fiebre en el 62% de los casos, decaimiento o apatía (letargo) en el 41%, dolores musculares en el 31%, y dolores de cabeza en el 27% de los casos; la inflamación de los ganglios se observó en el 56% de ellos. El cuadro clínico considera dos períodos: período de invasión o prodrómico de 0-5 días y período de erupción cutánea de 1-3 días.  La transmisión de persona a persona se da u ocurre por contacto cercano o directo con lesiones cutáneas, a través de grandes gotitas respiratorias, o a través del contacto con ropa contaminada. La transmisión también puede producirse a través de la placenta de la madre al feto, lo que puede causar una viruela símica congénita, o por contacto estrecho durante y después del nacimiento.

La alerta emitida por la OMS ya había sido pospuesta pues en junio se intentó lanzar la declaratoria de emergencia pero no hubo consenso, y en esta ocasión tampoco lo hubo ya que nueve miembros votaron en contra y sólo seis a favor, pero finalmente el director de la OMS jugo el papel de árbitro y decidió la declaratoria debido al aumento alarmante de casos en Europa, lugar donde se concentra el 80% de los contagios.

Existe igual una cierta preocupación ante la posible discriminación o estigmatización dado que en la cadena de transmisión se ven afectados principalmente hombres homo o bisexuales, pero la casuística presentada por NEJM y BMJ apunta a un porcentaje importante en ese sentido lo cual no deja lugar a dudas sobre esta cadena de transmisión. Si bien no es considerada una enfermedad de transmisión sexual, ni su transmisión está limitada solo entre hombres, se trata de romper cualquier estigma entre la enfermedad y la orientación sexual, y poder evitar lo que sucedió cuando el origen del VIH. Y en ese sentido va la declaratoria de emergencia, ya que el rastreo de los casos debe ser oportuno; lo que implica una declaratoria de emergencia es el trasladar a la población y a los estados la preocupación por esta enfermedad para elevar los niveles de alerta y prevención de toda la red sanitaria y favorecer una respuesta internacional común.

Por otro lado ya existe una vacuna de origen danesa (nombre comercial Jynneos o Imvanex) contra esta enfermedad, con una eficacia del 85% y ya se está usando y aplicando en diferentes países, con aplicación de dos dosis con una diferencia o intervalo de 28 días entre ellas. Esta vacuna se puede aplicar incluso después del contagio o debido al largo periodo de incubación, pero de preferencia dentro de los primeros cuatro días posteriores a la exposición. También se da tratamiento con antivirales como el cidofovir o tecovirimat.

Una vez existe la sospecha o contagio, se sugiere aislamiento en casa en una habitación individual con ventilación adecuada, ya que el objetivo es evitar la propagación y controlar los síntomas, por lo que deben evitar contacto cercano con amigos, familiares y mascotas (debido a que igual pueden transmitir), cubrir además las erupciones cutáneas tanto como sea posible y usar cubrebocas de preferencia KN95, se está fuera de peligro cuando las lesiones cutáneas se encuentran todas en fase de costra. Deben usar todo desechable  y la ropa de uso o de cama se sugiere lavarla por separado y con agua caliente.

El diagnóstico además de la clínica que presenta el paciente, se determina al igual que con COVID, por PCR (reacción de polimerasa en cadena) en muestras de exudado de lesiones cutáneas.

En general las recomendaciones a la población son similares a las que actualmente hacemos en relación a COVID; lavado de manos con agua y jabón además de usar gel, cubrirse al estornudar o toser, evitar compartir utensilios de comida y bebida, usar cubrebocas, lavado de todo material de ropa de contacto, limpiar y desinfectar con cloro o detergente, no tocar las lesiones en caso de haberlas y acudir al médico oportunamente.

Dudo mucho que esta enfermedad progrese a algo más y los organismos internacionales en salud comentan similar en el sentido que no es una enfermedad que como el COVID vaya a progresar por las características de transmisibilidad, por la fácil contención que debería ser el control de los casos (de ahí la importancia de detectarlos oportunamente y hacer cerco epidemiológico) y porque se conocía de ella y hay tratamiento.

Otra ventaja es que a escasos 2 meses del brote, ya hay guías de abordaje sobre la enfermedad y los principales casos están en países donde tienen buenos protocolos de investigación y las publicaciones sobre la misma ya se están haciendo ver como en las revistas mencionadas.

Si bien en Estados Unidos ya hay dos casos en niños reportados, estos han sido contagiados por familiares que estaban en estrecho contacto con ellos y hasta el momento no se ha detectado que la enfermedad sea de fácil transmisibilidad, el estado de salud de los niños es bueno y ya reciben tratamiento.

Nos queda estar atentos y confiar en que los casos reportados van a ser controlados en nuestra región y que finalmente no debemos bajar la guardia en el sentido que seguimos en una pandemia de COVID y las medidas sanitarias que usemos no solo nos protegen de COVID como ya hemos constatado, en estos años no se han visto los picos o brotes de influenza que antes teníamos ni muchas otras enfermedades que estábamos acostumbrados a tratar, lo cual es por el uso de cubrebocas, el distanciamiento y el uso constante de gel o sanitización.

En palabras del director de la OMS: “el estigma y la discriminación pueden ser tan peligroso como cualquier virus”.

http://neokids.net/elias/

Acerca de NOVEDADES

Te puede interesar

Suman esfuerzos Salud y ONGs para la detección y prevención de la viruela símica

La Secretaría de Salud llevó a cabo una reunión de trabajo con organizaciones no gubernamentales …