Danza del Pocho; símbolo de Tenosique

‘La Danza del Pocho’ es de las más importantes del mundo prehispánico, y pese a que con el paso de los años ha ido cambiando, no pierde su riqueza prehispánica y es símbolo de identidad de los tenosiquenses.

Conocido como el carnaval más raro del mundo, ‘La Danza del Pochó’ ha permanecido con el paso de los siglos por su originalidad, sus personajes y la vestimenta que utilizan, en donde generaciones tras generaciones siguen participando en este evento que es reconocido a nivel mundial.

Hablando acerca de dicha danza, tres son los personajes que intervienen en el desarrollo de la danza: Los cojóes, las pochoveras y los jaguares. Los cojoes son los personajes más importantes, porque son el alma de la fiesta, y es el encargado de dirigir ironías y bromas al público, y de ridiculizar los hechos y cosas de actualidad, por lo que son hombre de buen humor e ingeniosos.

Su vestimenta es la más original y consiste en una faldilla de hojas de castaña y tosco costal con el que se cubre el torso, y en el rostro llevan una máscara de madera que puede ser pintada de diversos colores, y lleva un sombrero bien adornado con flores y hojas frescas de cañitas.

Las pochoveras son doncellas de flores y sacerdotisas del dios Pochó, encargadas de mantener el fuego encendido y vigilar su altar. Portan en la cabeza adornos con tulipanes y llevan una falda larga, un sombrero cubierto de flores y hojas de cañitas, blusa blanca, falda floreada, un paliacate sobre los hombres y llevan collares.

Por último, y el más significativo es el Jaguar, éstos se cubren el cuerpo con tierra blanca que sirve de adorno en el fondo para que sobresalgan las manchas negras hechas de carbón, y se cubren con una piel de tigre o de venado. Baja a la tierra para destruir a los hombres de la pulpa del maíz y son protegidos por las pochoveras.

Acerca de Joel Rubio

Te puede interesar

Entregan en Teapa apoyos del Programa Emergente de Vivienda

El director general del Instituto de Vivienda de Tabasco (Invitab), Carlos Mario Villanueva Celorio, atestiguó …