Reviven tenosiquenses su tradicional Danza del Pochó

Se pueden disfrutar también los atractivos turísticos, entre los que destacan el Cañón del Usumacinta en Boca del Cerro y otros lugares enclavados en la Gran Ruta Ríos Mayas, que permite a los visitantes practicar Puenting, rafting, trekking, camping y tirolesa.

Con el entusiasmo, esmero y entrega, con que el pueblo de Tenosique vive sus tradiciones, este domingo, numerosas familias, se volcaron a las calles, para participar en el primer recorrido de la Danza del Pochó, que da realce al Carnaval Tenosique 2023, que realiza el Ayuntamiento en coordinación con el Gobierno de Tabasco a través de la Secretaría de Turismo.

En punto de las 11 de la mañana, cientos de mujeres, hombres, niñas y niños, arrancaron el baile masivo, más raro del mundo, que forma parte del legado cultural maya y que simboliza la purificación del hombre en su lucha entre el bien y el mal, concluyendo con la muerte del Pochó, dios maligno quien es vencido y quemado el martes de Carnaval.
De origen precolombino, la Danza del Pochó es considerada una de las más bellas, místicas, hipnóticas y misteriosas de Tabasco.

Esta danza cuenta con personajes como: «cojóes», «pochoveras» y «jaguares» que bailan en calles y plazas de la ciudad al compás de la música de viento y percusión, lucen espléndidos vestimentas confeccionados con grandes hojas, flores, canastillas de chicle y máscaras de madera.

Bajo el mando del capitán de caja, Alfonso Cejas Moreno, atentos al silbido de la flauta de carrizo y al redoble de tambores, cojoes, pochoveras y tigres, partieron de la calle Pueblo Nuevo y continuaron por la Glorieta 45, para recorrer por varias horas, las principales arterias de la cabecera municipal, con un derroche de algarabía, colorido y tradición, que culminó en el parque central, con un gran desborde de emociones.

Tenosique se llenó de júbilo, la mañana y tarde, de este primer domingo de carnaval, con un pueblo habido de su máxima fiesta, que fue suspendida por dos años a raíz de la emergencia sanitaria.

Desde temprana hora, los participantes, lugareños e invitados, se concentraron en la casa de Don Alfonso Cejas, para caracterizarse de los personajes principales y comenzar la tradicional y ancestral Danza del Pochó.

«Es la fiesta, es el carnaval del pueblo, una tradición que ha venido de nuestros ancestros, es de niños, jóvenes, adultos, abuelos, de todos. En mi caso, yo soy abuelo, mis nietos y mis hijos, también se disfrazan» comentó el Capitán de caja.

El nativo de Tenosique y que estará al mando de la caja, durante 3 años de carnaval, invitó a visitar este municipio, la última frontera, para conocer sus raíces culturales, cómo es su carnaval y su tradicional Danza del Pochó, un evento familiar que refuerza la cohesión e inclusión social, además de ser seguro y lleno de mucha diversión.

De acuerdo a la Secretaría de Turismo, este evento comenzó el pasado 19 de enero con el festejo de un rezo a San Sebastián y el original «Baile de la harina» y posterior a este domingo, los subsecuentes, 29 de enero, 05, 12 y 19 de febrero, así como el martes de carnaval, los paseantes podrán vivir Una Experiencia Memorable, al presenciar el ancestral y particular baile.

Originario de Tenosique, desde los seis años, Emanuel de Jesús Martínez Ricardez, se caracteriza de cojó.

«En el pueblo acostumbramos que por generación, en la mayoría de las familias, se va inculcando la vestimenta del cojó en los niños, de pochovera en las niñas y del tigre, según el caso. Vamos creciendo con la danza», externó, el joven hoy a sus 20 años.

Mientras se amarraba el Sojol u hojas de plátano, en sus tobillos, dijo sentir una emoción inigualable, al volver a escuchar el tambor, la caja sonando y el carrizo chiflando, por lo que no pudo ocultar su alegría, de revivir estos festejos, que estuvieron en pausa por la pandemia.

A su vez, Candelaria Martínez Martínez, una joven señora, que se caracterizó de pochovera, en ella, su alegría fue evidente, al hablar de esta costumbre de Tenosique.

En entrevista, comentó que lleva cuatro años asistiendo a la danza y está fascinada por bailar y disfrutar de esta fiesta, «ya la esperábamos y esperemos nunca se acabe, porque es una danza muy bonita».

En tanto, la niña Jenny del Carmen Hernández Sierra, desde los dos años participa en las fiestas carnestolendas.

A esta pequeña, su abuelito la indujo a disfrazarse de Jaguar. «Para mí, el jaguar significa el bien y el mal, en el baile cazamos con una liga a los Cojoes, para tenerlos como si fueran nuestras presas.

Mi abuelito me enseñó a vestirme y me apoyaba desde mis dos a cuatro años, de ahí, yo me disfrazo solita, me coloco la capa de sascab, espero se me seque y me dibujo los puntos negros con carbón.

«Me encanta salir a las calles, lo disfruto, me divierte», relató a sus 14 años al tiempo que invitó a quienes nunca han vivido esta maravillosa experiencia, a que no lo piensen y visiten el Carnaval de Tenosique en sus próximas fechas.

La Secretaría de Turismo, promotora de este evento, invita a visitar este municipio, los cuatro domingos siguientes, así como el martes de carnaval, para disfrutar de la singular danza.

Además de los atractivos turísticos, entre los que destacan el Cañón del Usumacinta en Boca del Cerro y otros lugares enclavados en la Gran Ruta Ríos Mayas, que permite a los visitantes practicar puenting, rafting, trekking, camping y tirolesa.

Acerca de Jorge Cupido

Te puede interesar

Controlan incendio en criogénica de Nuevo Pemex

Joel Rubio Villahermosa Momentos de pánico vivieron los trabajadores de -Nuevo Pemex-, en el Complejo …