Emilio

Columna: ENFOQUE MÉDICO

Por: Dr. Elías Córdova Sastré

Atención médica una perspectiva global

Con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), de la Encuesta de Políticas de Salud Internacional y de la página de Nuestro Mundo en Datos (Our World in Data), se publica un documento a finales del 2022 sobre la perspectiva global de la salud en el mundo. Resalta y sobresalen los datos sobre la salud en Estados Unidos (EEUU) en relación al gasto acelerado en salud y sus resultados desalentadores.

En esta publicación mencionada, se señala que las personas en EEUU viven los peores resultados de salud en general que cualquiera de las naciones de ingresos altos. Tienen más probabilidad de morir más jóvenes y por causas evitables que cualquiera de los residentes de otros países.

Estados Unidos no sólo tiene la esperanza de vida más baja entre los países de altos ingresos, sino que también tiene las tasas más altas de muertes evitables. Estados Unidos es el único país de la OCDE que no tiene cobertura de salud universal y su gasto en salud es de los más altos del mundo, tanto en gasto por persona como por porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB), tiene la esperanza de vida al nacer más baja y tasas de mortalidad altas por afecciones evitables o tratables, y la mortalidad materna e infantil más altas, además de una tasa de suicidio alta.

Por otro lado tienen una de las tasas más bajas de médicos en ejercicio y camas de hospital por 1,000 habitantes, pero incluso van a consultas con menos frecuencia comparado con las personas del resto de países analizados. Tienen la tasa más alta de personas con múltiples enfermedades crónicas y una tasa de obesidad que duplica el promedio de la OCDE.

El documento analiza el gasto en salud, ya que se observa un crecimiento que ha superado al crecimiento económico, el análisis del crecimiento en el gasto arroja que hay una mayor demanda de servicios, a un aumento en los precios del sector salud y al alto costo de las nuevas tecnologías médicas.

Pero a pesar de todo el gasto e inversión en salud que tiene EEUU, su población experimenta peores resultados en salud que sus pares en todo el mundo. Tienen la tasa de mortalidad infantil más alta de los países analizados, así como la de mortalidad materna asociada al embarazo y el parto, alta tasa de cesáreas, atención prenatal inadecuada y desigualdades económicas que contribuyen a la diabetes, la obesidad y enfermedades cardiovasculares.

En el mundo se ha elevado la carga de enfermedades mentales, la tasa de suicidio ha aumentado notablemente luego de la pandemia de COVID-19. La tasa de muertes por agresión física en EEUU esta muy por encima del promedio de países de la OCDE y es hasta siete veces mayor que la de los países de altos ingresos analizados.

La carga de obesidad sigue siendo relevante e impacta en la presencia de enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, cáncer y enfermedades cardiovasculares; su tasa es de las más alta de los países ricos y dos veces más que el promedio de la OCDE; entornos de vida poco saludables, nivel socioeconómico bajo, problemas de salud conductual y pobre regulación en sectores agrícolas y alimentarios contribuyen a la presencia de obesidad.

Al 2020, 3 de cada 10 adultos tenían dos o más afecciones crónicas, a diferencia de menos de una cuarta parte de residentes de otros países estudiados. Esto igual se ve reflejado en las altas tasas de mortalidad por COVID las cuales son de las más altas de los países ricos.

Dentro de las cosas positivas está la oportuna detección que tienen de pacientes con cáncer ya que realizan un gran número de exámenes de detección lo cual es clave para el diagnóstico temprano y se inicia el tratamiento de manera oportuna. La tecnología les ayuda ya que realizan muchos escaneo especializados a través de estudios de resonancia magnética (RM), siendo el país con la segundas tasa más alta del mundo, detrás de Japón, en cantidad de unidades de RM.

Los casos de osteoartritis se han elevado lo cual se refleja en las altas tasas de reemplazo de cadera que tiene EEUU.

Los resultados en salud de este análisis nos invitan a ver hacia nuestro país y mejorar tanto la atención, como la accesibilidad y la asequibilidad. La prevención seguirá siendo una forma adecuada de impactar en los costos a futuro por lo que deberemos enfocarnos en esta materia.

Una atención basada en valores que permita vincular lo que se gana en el servicio médico  con los resultados que se tieneen los pacientes se vislumbra como un posible panorama en la calidad de la atención, costos y equidad de la atención.

La Academia Nacional de Medicina en EEUU enlista y define los componentes del modelo de atención basada en valores:

Eficacia: Cuando la atención se basa en la evidencia y esta diseñada para obtener resultados.

Eficiencia: Cuando los proveedores no utilizan recursos que no son necesarios.

Equidad: Cuando la cálida de la atención no varía según las características personales como la raza, el género y los ingresos.

Centrado en el paciente: Se respetan los valores, preferencias y necesidades de cada paciente.

Seguridad: El tratamiento no causa daño.

Puntualidad: El tratamiento está disponible sin demora alguna.

En palabras de Benjamin Franklin: “No cambies la salud por la riqueza, ni la libertad por el poder”.

http://neokids.net/elias/

Acerca de NOVEDADES

Te puede interesar

Legado de Pérez Merino, una joya para Tabasco

Nació un 26 de febrero de 1918 Después de estudiar en el Conservatorio Nacional y …