Emilio

Columna: Enfoque Médico

Por: Dr. Elías Córdova Sastré

TRABAJO EN EQUIPO Y GESTIÓN

Hace unos días asistí a una reunión de integración, un grupo de trabajo para una gestión de 2 años en una organización enfocada en el bienestar de los niños; en si mismo, en esta reunión me tocó compartir foro, mesas de trabajo, metas y objetivos con grandes líderes de la pediatría en México, pero independientemente de todo lo que acontece en este grupo de trabajo en el que se siguen roles y se participa de manera activa, proactiva y asertiva, se vive todo un enfoque de trabajo en equipo que se materializa en actividades que se aterrizarán en los siguientes dos años y que contribuirán a mantener un liderazgo y al mismo tiempo un compromiso hacia estos líderes del futuro en México, nuestra niñez mexicana.

En esta ocasión la asistencia se hace relevante en mi persona por el hecho de un doble compromiso tanto moral como profesional al tener que enfrentar toma de decisiones que vinculan en ambos lados un compromiso y bienestar de pacientes por uno y un compromiso y responsabilidad asumida en cuanto a roles de participación a nivel nacional en grupos de trabajo por el otro lado. Pero al final, cuando se puede trabajar en equipo y se pueden hacer gestiones para que las cosas funcionen y la operatividad siga su curso, es gratificante el resultado y es tranquilizador el hecho en si mismo.

Hoy en día debe ser muy difícil no trabajar en equipo ya que por un lado la cantidad de información que existe en cualquier área, hace casi imposible mantenerse al día y saber de todo resulta un cuanto un tanto complicado; en medicina esto suele ser fundamental para los buenos resultados ya que las áreas de conocimiento se han diversificado de tal manera que resulta imposible mantenerse al día en las diferentes áreas de la medicina y es aquí donde entran a resolver este problema las subespecialidades, superespecialidades, maestrías, diplomados, etc.

Contar con especialistas es importante pero contar con súper especialistas lo es más para los mismos especialistas y para los pacientes ya que se pueden conformar grupos de trabajo donde se le de un mejor enfoque al tratamiento de un paciente, y donde todos ganamos al poder diversificar y ofrecer lo último en tratamiento, diagnóstico o rehabilitación.

El trabajo en equipo debe tener entre muchas cosas un objetivo común, y debe haber liderazgo como uno de los pilares y como algo esencial para el éxito en común. En este sentido todos aportamos y tenemos cosas para compartir y en las cuales somos relevantes para el funcionamiento del equipo. Reunir a lideres, trabajar con líderes y conformar grupos de trabajo con líderes resulta en un doble trabajo ya que hay que saber ceder roles y gestionar esos roles para la buena, correcta y exitosa participación de todos los miembros del grupo de líderes.

Lo anterior se cumple en parte con el trabajo de los especialistas y sub o superespecialistas ya que cada quien es líder en su rama o área de conocimiento; por lo que se debe saber gestionar las participaciones y delegar los roles.

Ya sea que se trate de un adulto o un menor, las enfermedades suelen afectar no sólo un órgano o sistema sino varios, por lo que se suelen o se deberían involucrar a los especialistas o superespecialistas de esas diferentes áreas que están afectadas para un mejor manejo y resolución del problema. En la práctica esto no siempre es posible en parte por lo egos y celos de los profesionales de la salud y en parte por las personalidades, experiencia o pericia de los involucrados.

Lo esencial es lograr objetivos comunes mediante los esfuerzos combinados de todos; esto es, diagnóstico, tratamiento y resolución del problema del paciente o aterrizar los planes de trabajo y lograr las metas y objetivos propuestos en esos grupos de tarea. El trabajo en equipo es la columna vertebral, los pilares que sostienen una edificación.

Por otro lado el liderazgo y gestión deben ser fundamentales, se debe sobre todo tener confianza en los miembros del equipo, esto hace que los miembros se comprometan y desarrollen sus habilidades individuales. En este sentido aunque se dice fácil, hay muchas áreas de oportunidad que debemos saber aprovechar para el buen funcionamiento de estos grupos de trabajo; la comunicación asertiva, la celebración de logros, la resiliencia, la resolución de conflictos, la constante capacitación y retroalimentación, la empatía y respeto, y la inteligencia emocional, son algunas de estas áreas de oportunidad que todos quienes conformamos un grupo de trabajo o trabajamos en equipo, debemos desarrollar, conocer y manejar.

Por otro lado el trabajo en equipo para quienes lo podemos desarrollar trae beneficios que impactan en un menor grado de estrés, una mejora del desempeño y un aumento de eficiencia y productividad, lo cual impacta directamente en los pacientes cuando así se establece o el en cumplimiento de metas y objetivos de forma eficiente cuando se relaciona a grupos de tarea.

Es por eso que celebro el estar en grupos de trabajo con lideres de los cuales aprendo y con los cuales comparto compromisos de trabajo y metas por cumplir en beneficio de la niñez mexicana por un lado, y por otro afirmo el beneficio y agradezco el compromiso de quienes conforman mi grupo de trabajo en beneficio de los niños a los cuales atendemos y podemos ayudarles a salir adelante.

En palabras de Henry Ford: “Llegar juntos es el principio, mantenerse juntos es el progreso, trabajar juntos es el éxito”.

Dr. Elias Córdova Sastré           http://neokids.net/elias/

Acerca de NOVEDADES

Te puede interesar

Atestigua Somellera Corrales alcances del programa de capacitación MAYAKÁN – IFORTAB

En representación del gobernador Carlos Manuel Merino Campos, este día la titular de la Secretaría …