“Por Lio puedo dar la vida misma” 

Villahermosa  

“Ser mamá es una experiencia que te cambia la vida radicalmente, es cambiar hábitos y mentalizarte que la vida y la formación de alguien depende de ti”, dice Isabel Aguirre Palavicini, mamá del pequeño Lionel, a quien de cariño le dicen Lio y presenta autismo. 

Pero esta condición de Lio no le impidió aprender a leer y escribir de manera autodidacta desde el primero y segundo año de jardín de niños, tiempo en el que además empezó a dibujar, así como memorizar y hablar en otros idiomas. 

“Ser mamá de Lio es una experiencia que se ha vuelto más similar a una montaña rusa”, expresa Isabel. Y añade que de él disfruta cada gesto o palabra, pero también afronta los momentos difíciles en que debe evitar que se autolesione. 

Para Isabel, Lio es sin duda “un ser humano extraordinario, con mucha inocencia y amor para dar”. 

Explica que un momento feliz fue cuando el niño comenzó a hablar sin repetir palabras o frases una y otra vez rápidamente de manera insistente, lo que se conoce como ecolalia, y también cuando se dio cuenta de su inteligencia y habilidades en actividades escolares. 

Es un niño súper cariñoso, siempre busca un abrazo, un beso y su inocencia a todos en casa nos hace olvidar los malos momentos del autismo”. 

Isabel cuenta que la adaptación a un niño con una condición es un proceso muy largo y complicado, desde entender qué cosas le gustan o le disgustan, evitar ciertos ruidos o lugares que lo alteran, ayudarlo a vencer miedos y hasta probar nuevos alimentos. 

Pero además se debe entender que por mucho que esté disponible el medicamento, “la crisis siempre estará ahí”. 

Isabel dice que a veces existe un sentimiento de agotamiento, de una paciencia que se va mermando, pero pese a ello hay que levantarse y salir adelante” 

“Nos ha costado trabajo y nos sigue costando, es un proceso constante y que no acaba”. 

Platica que cuando Lio tenía dos años, se acercó al Centro de Rehabilitación y Educación Especial (CREE) del DIF y logró que entrara, situación que le ayudó el pequeño en su lenguaje y expresión, además que sensorialmente venció muchos miedos. 

“Les estaré eternamente agradecidas a sus terapeutas, ya que ellas lograron que Lionel avanzará mucho”. 

“Ser mamá de Lio significa aprendizaje, fuerza, prueba, descubrimiento, amor” 

 

Acerca de NOVEDADES

Te puede interesar

12 de abril, Día Internacional de los Niños de la Calle

El Día Internacional de los Niños de la Calle se celebra el 12 de abril …