Trágico final

Hace 10 años se suscitó un crimen que dejó de luto a la industria de la música mexicana, pues uno de los grupos dedicados al vallenato más queridos vivió un ataque violento que los llevó hasta su muerte; se trata de los Kombo Kolombia quienes fueron vistos por última vez el 26 de enero de 2013.

La famosa agrupación llevaba solamente tres años y medio de formación, pero con canciones como “Sólo tú me haces feliz”, “Regresa” y “Cumbia chida”, logró ganarse rápidamente a un grupo de seguidores, entre ellos, narcotraficantes; estaban en planes de grabar su primer disco pero éste sueño se vio truncado por la delincuencia organizada.

El grupo estaba conformado por 17 personas, entre músicos y asistentes, quienes fueron secuestrados luego de que los bajaron del escenario donde estaban dando un show privado dentro de un bar en Monterrey, Nuevo León; sus familiares y amigos reportaron a las autoridades la pérdida de comunicación con todo el grupo.
Asesinados por venganza

El grupo de éxitos como “Quiero volar”, asistió a una fiesta organizada por José Isidro Cruz Villarreal alias “El Pichilo”, jefe de plaza de los Zetas, quien presuntamente les habría tendido una trampa, pues su objetivo era matarlos esa misma noche como venganza por haber asistido a eventos en territorios controlados por el Cártel del Golfo.

En la ejecución de los músicos y su equipo de trabajo participaron más de 10 sicarios, encabezados por José Isidro Cruz, esto de acuerdo con la declaración del mismo narcotraficante meses después tras su detención; fueron fusilados y luego “rematados” con el tiro de gracias en la sien para que finalmente fueran arrojados a un pozo abandonado de 15 metros de profundidad.

Uno de ellos logró escapar

Luego del ataque armado con venganza de por medio, las autoridades señalaron que uno de los músicos e integrantes del grupo Kombo Kolombia logró escapar de esta tragedia y que ayudó a encontrar a sus compañeros; posteriormente se convirtió en un testigo protegido.

De acuerdo con las autoridades y medios de comunicación, se informó que el integrante que logró escapar, Einer Iván Cuéllar Pérez, fue encontrado por un hombre que vivía cerca de la zona, quien lo encontró descalza y golpeado a poca distancia del rancho donde fueron ejecutados sus compañeros; la persona que lo encontró, lo llevó a un restaurante.

Brutalmente ejecutados en Monterrey

También el entonces vocero de Seguridad del Estado, Jorge Domene, indicó que se estaban realizando exhaustivas investigaciones pues presuntamente el único sobreviviente había sido dejado en libertad para que difundiera la noticia como parte del mensaje hacia los rivales de “El Pichilo”, pero hasta la fecha no se ha dio más información sobre el caso.

Los cuerpos de los músicos fueron encontrados el 26 de enero de 2013 en el rancho abandonado “Las Estacas”, al norte de Monterrey, ubicado en una zona desértica y poco transitada, cerca de la carretera Monterrey-Monclova, considerada una ruta estratégica para el fácil intercambio de droga hacia Estados Unidos.

Acerca de NOVEDADES

Te puede interesar

Así se vería Ladybug si fuera una mujer real, según la IA

La Inteligencia Artificial es una herramienta digital que, entre sus muchos usos, brinda la posibilidad …