Tabasco ha perdido un millón de hectáreas de selva en 50 años

5 de diciembre, ‘Día Mundial del Suelo’

Una esperanza para el ecosistema estatal ha sido el programa Sembrando Vida, que ha recuperado 21 hectáreas de cacao de las 30 mil que se habían talado.

Francisco Uribe

Villahermosa

Tabasco es un reflejo del impacto desproporcionado ocasionado por el cambio climático, la tala inmoderada de árboles, los incendios forestales y el avance que ha tenido la frontera agrícola.

Así lo reconocen investigadores del Colegio de Postgraduados (Colpos), de la Comisión Estatal Forestal (Comesfor), de la Asociación Mexicana de Hidráulica y datos extraídos del Programa Estatal de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano de Tabasco 2019-2024, quienes coinciden que esta situación es preocupante para los habitantes del estado.

Según el titular de la Comisión Nacional Forestal (Comesfor), Carlos Miguel García Bojalil, en las últimas cinco décadas la entidad perdió más de un millón de hectáreas de selva tropical por esos factores.

Expuso que, en los años 50, la selva cubría el 49 por ciento de la extensión de la extensión territorial de Tabasco; a finales de los 90 y principios de los 2000 esta se redujo al 8 por ciento.

Explicado de otra manera, de la extensión territorial total del Tabasco, es decir, 24,730 kilómetros cuadrados, un total de 12,117 eran cubiertos por selvas, pero al cierre del 2022, la superficie disminuyó a solo 1,978 kilómetros cuadrados.

“Todo fue consecuencia de la tala inmoderada, de los efectos del cambio climático, los incendios forestales y el avance de la frontera agrícola”, agregó.

Reconoció que, ante la disminución de las selvas tropicales, el gobierno estatal prohibió la tala en estas superficies.

En ese sentido, la ley obliga a conservar árboles de tinto, selváticos, ceibas y aquellos nativos de la región; asimismo, a preservar los ecosistemas, a prevenir incendios y sembrar árboles en espacios ganaderos para sombra y límite natural entre los predios.

El investigador del Colpos David Jesús Palma López, en su libro “Suelos de Tabasco”, expone que solo en la última década, el estado perdió casi 10 mil hectáreas de selva y manglares, siendo el cambio de uso de suelo para asentamientos humanos, la agricultura y ganadería, las principales causas.

De acuerdo al Programa Estatal de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano de Tabasco, las selvas, en sus distintos tipos, tuvieron pérdidas de superficie superiores a las 8 mil 486 hectáreas.

Asienta el documento que los municipios que revelan la mayor pérdida de hectáreas selváticas son: Balancán, 2,157; Cárdenas, 481; Centla, 525; Centro, 438; Emiliano Zapata, 224; Huimanguillo, 2,444; Jonuta, 750; Macuspana, 464; Tacotalpa, 345; Teapa, 772; y Tenosique, 1,548.

LOS INCENDIOS, OTRA DIFICULTAD

Uno de los factores que influye en la pérdida de la cobertura vegetal, además de los cambios de uso de suelo, son los incendios forestales.

Según el ex presidente de la Asociación Mexicana de Hidráulica (AMH), Sección Tabasco, Carlos Manuel Villar Bedian, el peligro de la desertificación de los suelos es que la entidad es más propensa a inundaciones, erosión de los suelos y a ser impactada con mayor fuerza por fenómenos naturales, como quedó demostrado durante las recientes inundaciones.

Admite que, en la entidad, las políticas públicas alentaron el desmonte de bosques y selvas para transformarlos en zonas ganaderas y agrícolas; como consecuencia de esta agresiva transformación y en un contexto de incremento e intensidad de fenómenos climáticos, hoy la población tabasqueña está en un alto nivel de vulnerabilidad frente a la crisis del clima.

“La deforestación y el deterioro constante de los ecosistemas naturales; los agresivos planes agropecuarios que han modificado drásticamente el régimen hidrológico, además del incremento y aumento en la frecuencia de fenómenos vinculados con el cambio climático”, explicó.

En la pasada edición del Festival del Chocolate, el titular de la Secretaría de Turismo, José Antonio Nieves Rodríguez, reconoció que, en los últimos años, se han perdido más de 30 mil hectáreas de cacao en Tabasco, y aunque gracias al programa Sembrando Vida del Gobierno Federal se han recuperado 21 mil, todavía hay déficit, lo cual ha provocado la pérdida de “genética fina” de este producto.

PANORAMA NACIONAL

En México, cada año, 47,770 hectáreas dejan de ser terrenos con cobertura forestal para convertirse en tierras agrícolas, de acuerdo con datos del Sistema Nacional de Monitoreo Forestal. Esa superficie de bosques y selvas que se pierden anualmente equivale a casi la misma extensión que tiene Cozumel, una de las islas más grandes del país.

El cambio abrupto de terrenos forestales a tierras agrícolas es la segunda causa de deforestación en México, después de la ganadería, según el Sistema Nacional de Monitoreo Forestal.

Entre 2000 y 2022, la expansión de la agricultura llevó a que el país se quedara sin, al menos, 889,188 hectáreas de cobertura forestal y todo lo que eso representa: hábitats de flora y fauna, así como servicios ecosistémicos. Esa superficie equivale a 18 veces la isla de Cozumel.

¿QUÉ DEVASTA EL SUELO?

  • Deforestación
  • Tala inmoderada
  • Inundaciones
  • Cambio climático
  • Incendios forestales

TERRITORIO SELVÁTICO

  • En 1950 el 49%
  • En 1999 el 8%

Acerca de NOVEDADES

Te puede interesar

Delicia del agua dulce y salada: robalo

Chiltepec, Paraíso Llegó la temporada de captura del robalo en costas tabasqueñas. Se trata de …