Noboa admite situación compleja

El presidente de Ecuador, Daniel Noboa, admitió este lunes la existencia de una «situación compleja y sin precedente» tras la irrupción policial ordenada por su Gobierno a la Embajada de México en Quito el pasado viernes, para detener al exvicepresidente Jorge Glas, acusado de corrupción y que se encontraba en esa legación con goce de asilo político.

Noboa aseguró que tuvo que tomar «decisiones excepcionales para proteger la seguridad nacional, el Estado de derecho y la dignidad de un pueblo que rechaza cualquier tipo de impunidad a criminales, delincuentes o narcoterroristas».

Dispuesto a resolver cualquier diferencia

En una carta que publicó en sus redes sociales, el presidente de Ecuador afirmó estar «dispuesto a resolver cualquier diferencia» con México, pero reiteró que «la justicia no se negocia».

«Los últimos días han requerido fuerza y decisión», señaló el mandatario al afirmar que su obligación era «cumplir con los dictámenes de la justicia», por lo que no podía permitir que «se asile a delincuentes sentenciados, involucrados en crímenes muy graves».

Ese asilo hubiese violado «el artículo II del Acuerdo de Caracas, el artículo I de la Convención de Montevideo y artículo 41 de la Convención de Viena», añadió el gobernante en su misiva al insistir en su advertencia de que su Gobierno conocía del «riesgo inminente» de fuga de Glas.

«Algunos han solicitado que México nos declare la guerra»

Criticó a grupos políticos ecuatorianos que han cuestionado su gestión en este tema y que han «solicitado» sanciones contra el país.

Algunos «han solicitado a México que nos declare la guerra y a la comunidad internacional que nos sancione económicamente, incurriendo en una traición a la Patria nunca antes vista», señaló.

«Hay que entender que nos estamos jugando el país y que todas estas críticas salen una vez que ven que la gran mayoría de los ecuatorianos votarán por la dignidad nacional en la consulta popular del 21 de abril, la máxima expresión democrática de una nación», añadió en referencia al plebiscito impulsado por su Gobierno sobre temas de seguridad, inversiones y empleo.

Mensaje “al pueblo hermano de México”

Ecuador «es un país de paz y de justicia, que respeta a todas las naciones y el derecho internacional. Al pueblo hermano de México quiero expresarle que siempre estaré dispuesto a resolver cualquier diferencia, pero que la justicia no se negocia y que jamás protegeremos a criminales que les han hecho daño a los mexicanos», sostuvo, sin especificar qué daño hizo presuntamente el exvicepresidente Glas a los mexicanos.
La canciller, dura con AMLO

Horas antes del mensaje de Noboa donde, aparentemente, tiende la mano a restablecer las relaciones con México, la canciller ecuatoriana, Gabriela Sommerfeld, lanzó una retahíla de reproches tanto a su homóloga mexicana, Alicia Bárcena, como al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Aseguró que México incumplió primero la Convención de Viena y la de asilo, y no dio respuestas concretas al país andino sobre sus peticiones respecto al ex vicepresidente Jorge Glas, procesado en casos de corrupción y ahora recluido en una cárcel de máxima seguridad.

“Como canal diplomático hicimos llegar toda la documentación que demostraba, a través de la Corte de Justicia, cuál era la situación del entonces huésped, llamaban, y después solicitante de asilo para que no se proceda porque no correspondía», esa medida, dijo.

Según la titular de la diplomacia ecuatoriana, México no dio «una respuesta positiva», y solo mencionaba que estaban analizando el caso.

Añadió que Bárcena envió una misión a Ecuador hace unos 15 días. «Se llegaron a algunos acuerdos que, nuevamente, no se cumplieron y siempre hubo incumplimiento y no hubo respuestas positivas».

«Importante mencionar que quien primero empieza a incumplir varios artículos de la Convención de Viena, y de asilo diplomático, es México», subrayó.

Al igual que Noboa, la canciller Sommerfield admitió que la incursión policial en la embajada el pasado viernes para detener a Glas “tiene un costo para Ecuador”, pero trató de minimizar el escándalo y aseguró que el presidente lo hizo para evitar la injerencia externa.

«Las relaciones no solamente se destruyen por un acto. Es verdad que tiene un costo para el país, que fue analizado también en el momento de la toma de decisión por parte del presidente de la república», Daniel Noboa, quien estaba «defendiendo la democracia, la seguridad del país», comentó.

La canciller recalcó, además, que «había una clara interferencia de un Estado dentro de asuntos internos en el Ecuador».

Consultada sobre si se podría abrir un canal diplomático con México para conversar, la canciller respondió: «Siempre, siempre, el Ecuador está abierto siempre a fortalecer las relaciones internacionales».

Para Sommerfeld la situación se soluciona «con la verdad, poniendo en la mesa lo que México ha faltado, lo que el Ecuador ha faltado, con la verdad, entendiendo que ambos países fueron afectados por incumplimientos».

«Pero Ecuador recibió una provocación, reiterados incumplimientos y más grave aún es la intromisión de las declaraciones del presidente de México, (Andrés Manuel López Obrador) donde cuestiona la legitimidad de las últimas elecciones, cuestiona nuestras elecciones libres, democráticas y, sobre todo, cuestiona un luto nacional que hasta el día de hoy lo llevamos», apuntó.

Acerca de NOVEDADES

Te puede interesar

Descubren beneficios cardiovasculares de la cáscara de naranja

Una investigación de la Universidad de Florida (UF) reveló este martes que el extracto de …