Piel para robot

Una primera piel electrónica elástica podría equipar a robots y otros dispositivos con la misma suavidad y sensibilidad al tacto que la piel humana, abriendo nuevas posibilidades para realizar tareas que requieren una gran precisión y control de la fuerza.

La nueva piel electrónica elástica, desarrollada por investigadores de la Universidad de Texas en Austin, resuelve un importante cuello de botella en la tecnología emergente. La tecnología e-skin existente pierde precisión de detección a medida que el material se estira, pero ese no es el caso con esta nueva versión.

«Al igual que la piel humana tiene que estirarse y doblarse para adaptarse a nuestros movimientos, también lo hace la piel electrónica», dijo Nanshu Lu, profesora del Departamento de Ingeniería Aeroespacial e Ingeniería Mecánica de la Escuela de Ingeniería Cockrell, quien dirigió el proyecto. «No importa cuánto se estire nuestra piel electrónica, la respuesta a la presión no cambia, y eso es un logro significativo».

La nueva investigación fue publicada en “Matter”.

Lu visualiza la piel electrónica estirable como un componente crítico para una mano robótica capaz de alcanzar el mismo nivel de suavidad y sensibilidad al tacto que una mano humana. Esto podría aplicarse a la atención médica, donde los robots podrían controlar el pulso de un paciente, limpiar el cuerpo o masajear una parte del cuerpo.

¿Por qué es necesaria una enfermera robot o un fisioterapeuta? En todo el mundo, millones de personas están envejeciendo y necesitan atención, más de la que el sistema médico mundial puede brindar.

«En el futuro, si tenemos más ancianos que cuidadores disponibles, habrá una crisis mundial», afirmó Lu. «Necesitamos encontrar nuevas formas de cuidar a las personas de manera eficiente y también cuidadosa, y los robots son una pieza importante de ese rompecabezas».

Más allá de la medicina, los robots que cuidan a las personas podrían utilizarse en caso de desastres. Podrían buscar personas heridas y atrapadas en un terremoto o un edificio derrumbado, por ejemplo, y aplicar cuidados en el lugar, como administrar RCP.

La clave de este descubrimiento es un innovador sensor de presión de respuesta híbrida en el que Lu y sus colaboradores han estado trabajando durante años. Mientras que las pieles electrónicas convencionales son capacitivas o resistivas, las pieles electrónicas de respuesta híbrida emplean ambas respuestas a la presión. Perfeccionar estos sensores y combinarlos con materiales aislantes y de electrodos elásticos permitió esta innovación de e-skin.

Acerca de NOVEDADES

Te puede interesar

Día Internacional del Everest

El 29 de mayo se festeja en las alturas un día muy especial para los …