Van más de 100 muertos por inundaciones en Brasil

La tragedia por las peores inundaciones de la historia en el sur de Brasil alcanzó este miércoles un hito tras llegar a 101 muertos, aunque la cifra final será probablemente el doble, luego de reportarse al menos 128 desaparecidos.

El estado más golpeado es Rio Grande do Sul, fronterizo con Uruguay y Argentina y donde se han reportado 100 muertos, cinco más con respecto a la noche del martes, 128 desaparecidos y 372 heridos, de acuerdo con las cifras oficiales.

El vecino estado de Santa Catarina ha registrado hasta el momento un muerto, lo que eleva el balance preliminar a los 101 fallecidos en todo el sur de Brasil, que desde el lunes de la semana pasada lidia con una fuerte tempestad asociada a los efectos del cambio climático la crisis climática, que ha agravado las consecuencias de El Niño.

Tragedia con epicentro en Porto Alegre

En Rio Grande do Sul, el 80 % de los municipios se ha visto afectado por graves inundaciones, que han anegado ciudades de forma parcial o total, entre ellas Porto Alegre, la capital regional y cuyo principal aeropuerto se ha convertido en una gigantesca laguna.

En ese estado, uno de los más prósperos del país, unas 230,500 personas han tenido que abandonar sus hogares y en total suman 1.5 millones de damnificados, según la Defensa Civil.

Las precipitaciones y las consiguientes inundaciones han dejado sin agua y luz a buena parte de la población y provocado cuantiosos daños materiales en carreteras, puentes y otras infraestructuras urbanas.

Unos 400 municipios sufren con la falta de agua y alimentos y serios problemas en el suministro de energía.

Los equipos de rescate, con el apoyo de las Fuerzas Armadas, aún trabajan en la zona para hallar a más víctimas y salvar a los supervivientes incomunicados, muchos de los cuales solo tuvieron tiempo para escalar al tejado de sus casas.

“Es nuestra Katrina”

Una mujer que fue rescatada junto con su familia del techo de su vivienda inundada declaró que la proporción de la tragedia es comparable a la inundación catastrófica que sufrió la ciudad de Nueva Orleans en 2005.

“Es nuestra Katrina”, se lamentó, tras señalar que ha perdido todo su patrimonio.

Previsto un nuevo temporal de lluvias

El gobernador de Río Grande do Sul, Eduardo Leite, ha dicho que el estado vive «una situación de guerra» ante la que ya es una de las peores tragedias climáticas de la historia de Brasil y que podría empeorar en las próximas horas, pues está previsto un nuevo temporal en el extremo sur de la región.

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, afirmó este miércoles, durante un acto para presentar inversiones en áreas de infraestructura y prevención de desastres naturales, que esta tragedia climática es «un aviso para el mundo» y «una factura que le está pasando el planeta» a la humanidad.

Las fuertes lluvias en el sur del país, un importante polo agropecuario, contrastan con las altas temperaturas, por encima de los 30 grados centígrados, que se han registrado en los últimos días en Río de Janeiro y São Paulo, impropias para esta época del año.

Lula subrayó este miércoles que las autoridades aún desconocen el costo de la reconstrucción, pues la verdadera magnitud de los daños sólo podrá ser calculada una vez que las aguas bajen.

Tragedia también para la economía nacional

El gobierno brasileño anunció que importará un millón de toneladas de arroz para compensar los daños causados a la cosecha, garantizar el abastecimiento e impedir la subida de los precios.

«Si es necesario, para equilibrar la producción, tendremos que importar arroz, tendremos que importar frijol, para que podamos poner sobre la mesa del pueblo brasileño un precio que sea compatible con lo que gana», dijo Lula.

El producto que más preocupa es el arroz, puesto que Rio Grande do Sul es responsable del 68% de la producción nacional del grano, con cerca de 10.2 millones de toneladas anuales.

La cosecha de este año ya se había recogido en la mayoría de la región, pero las lluvias y las inundaciones han causado daños en los campos donde todavía estaba en curso y también en los silos donde se almacenaba el grano, según informó este martes la Federación de Agricultura de Rio Grande do Sul (Farsul).

En cuanto a la industria automotriz, la Asociación de Fabricantes de Automóviles de Brasil mostró este miércoles su preocupación por el posible impacto de las inundaciones en la cadena productiva, pues algunas factorías de componentes ya están paralizadas y otras tienen dificultades logísticas.

El presidente de la patronal, Márcio Leite, dijo en una rueda de prensa sobre los resultados del sector que la región sur acoge a 10 fabricantes y una extensa red de proveedores, lo que tiene «un impacto muy grande en la cadena como un todo».

Acerca de NOVEDADES

Te puede interesar

¿Qué se puede hacer para prevenir la hipertensión?

El 17 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Hipertensión Arterial, una efeméride …