Culturarte / El divino encanto de la sencillez

Hoy también es un gran día y como no, si estamos a unos días de celebrar el Día de la Madre o el Día de las Madres. Esta celebración contemporánea es el resultado de las reuniones que Ann Maria Reeves Jarvis organizaba para que las madres intercambiaran opiniones sobre distintos temas de actualidad. Aunque las primeras celebraciones se remontan a la antigua Grecia, donde se rendían honores a Rea, la madre de Zeus, Poseidón y Hades. Roma tomó esta celebración de los griegos y la llamo Hilaria; se celebraba el 15 de Marzo en el templo de Cibeles, donde durante tres días se hacían ofrendas. Por su parte, los católicos eligieron el ocho de Diciembre para celebrar a las Madres, día en que se celebra la Inmaculada Concepción, esto en honor a la virgen María. En el siglo XVII en Inglaterra existía un domingo que se le llamaba domingo del día de las madres.

México celebró a las madrecitas por primera vez en el año 1911, pero lo hizo oficial en 1922, por iniciativa de Rafael Alducín, dueño del periódico Excélsior, influenciado a su vez por José Vasconcelos; otros consideran que es el resultado de un movimiento feminista promovido por yucatecas.

Rindamos un homenaje a las madres pero también a aquellas mujeres que no tienen hijos y por lo tanto no son madres, porque principalmente, todas somos mujeres.

Tus mujeres tienen/ el divino encanto de la sencillez/

Fragmento. Canción: Villahermosa. Autor: Manuel Pérez Merino.

En este precioso verso el Cantor del Grijalva rinde tributo a la mujer tabasqueña, y todas merecemos un día o todos los días para ser reconocidas.

Aprovechemos para recordar al compositor y músico tabasqueño Manuel Pérez Merino, a treinta y tres años de su partida. Autor de más de cien canciones, en su mayoría dedicadas a enaltecer la belleza de los rincones de nuestro estado. Inició su carrera profesional como pianista en el estudio Azul y Oro en la prestigiosa estación de radio XEW, en el D.F.

Manuel Pérez Merino regresó a su estado, víctima de la nostalgia y las añoranzas que su tierra natal le producía y es precisamente en ese tiempo cuando compone su canción Villahermosa, que se ha convertido en emblema de nuestra ciudad capital y hoy muy adecuada por las fiestas de feria, pero sobre todo por las temperaturas que estamos viviendo:

Hoy que estoy muy lejos/ quisiera volver/ a sentir el fuego de tu sol ardiente/ por última vez/…
Fragmento. Canción: Villahermosa.

Manuel Pérez Merino le fue fiel a su tierra natal y ella le pago su devoción, pues vivió el apogeo de su carrera profesional en la década de los años cincuenta en el estado que tanto quiso, alabó en sus composiciones. Sin embargo su música fue tocada por conjuntos de prestigio nacional y participó en programas transmitidos en todo el país. También fue pionero de la radio y la televisión mexicanas.

Reconocido por sus paisanos, por sus colegas y por las autoridades, no permitió que los espejitos de la fama lo apartaran de la vida sencilla y sin opulencia que eligió. Murió de cáncer a los setenta y cinco años de edad en su amada Villahermosa.

Que esta sea una productiva semana para todos.

La ciencia nutre la mente, la religión alimenta el espíritu, el arte enriquece el alma.

Por: María Elodia Zurita Argáez.

Acerca de Jorge Cupido

Te puede interesar

Muere a los 92 años la premio Nobel de Literatura 2013, Alice Munro

La premio Nobel de Literatura 2013 Alice Munro falleció la noche del pasado lunes en …