Hay vida con y después del cáncer de mama

Cuando supo que tenía cáncer, ella ya conocía y había peleado con esta enfermedad. Consuelo Austin Toca comenzó en la carrera dentro y fuera del cáncer de mama hace 28 años.

Su primer acercamiento fue Primero su mundo se sacudió cuando se enteró que su hermana mayor, Mónica, tenía esta enfermedad. Fue así como el destino la preparó, sin saberlo, para lo que sería su batalla más dura: enfrentar el cáncer de su papa, su hermana Lili y posteriormente el de ella.

Después de haber velado la muerte, en vida, de su hermana mayor Mónica, Consuelo emprendió un viaje de sanación para su alma; tomó cursos de la biblia, tanatología, cuidados paliativos, y aprendió a perdonar y perdonarse.

Su historia está rodeada de tragos amargos, pero cada uno de ellos han hecho de esta admirable mujer la guerrera que hoy es.

Tuvo que lidiar contra desordenes alimenticios tan severos como la bulimia y la anorexia, pero se convenció que vivir era su mejor meta y así fue que logró salir adelante.
Austin Toca, refiere, que una gran ancla al mundo fue su creencia en Dios, pues él la ayudó a entender todo lo que en su vida estaba pasando.

Una razón para ser feliz

Consuelo refiere que ya en su experiencia, de mujer que padece cáncer de mama, y con toda la preparación que había tenido anteriormente, Austin Toca decidió, después de haber sobrevivido al cáncer, sin más que su voluntad comenzar a ayudar a quienes pasaban por lo mismo que ella, que sus dos hermanas, una vencida y la otra vencedora y que su papá y ayudar a una sola cosa, entender que cáncer ya no es más sinónimo de muerte.

Consuelo recuerda cuando llegó el momento de decirles a sus hijos sobre su padecimiento y aunque fue un momento muy doloroso, ella les dijo que no sabía que iba a pasar con su vida pero que lo único que sí sabía era que quería vivir feliz.

“Les dije a mis hijos se que voy a vivir y quiero amar, disfrutar y ayudar a las demás personas que como yo han pasado por esto”, comenta Austin Toca.

Fue así como encontró una manera de canalizar toda esta ayuda y nace la oportunidad de abrazar a tantas mujeres mediante la fundación Toca Compartir es Vivir. AC.

Consuelo Austin Toca, de la Asociación Toca, ‘Compartir es Vivir’: Ayudar a dar ese empujón de sí se puede, en decirles hay mucha más vida con y después del cáncer.

Así es como poco a poco una persona con ganas de ayudar se convirtió en una asociación, tres libros, más de 250 conferencias, talleres y congresos, pero sobre todo, en una voz que cuando más se necesita, estará disponible.

“Aprendí a cuidar a mi cuerpo, lo respeté porque es el vehículo más importante que tenemos y el que nos llevará hasta el último día de nuestras vidas” comenta.

Consuelo del alma,
Nn estás sola

Si estás pasando por una enfermedad como esta, no estás sola, hay grupos de apoyo a los que puedes asistir como paciente con cáncer o como familiar de una persona con cáncer.
Igualmente puedes escribir a: consuelodelama@yahoo.com.mx

o enviar un WhatsApp al 5513358425 y estar pendiente de las redes sociales como: Toca, compartir es vivir, AC, a tra´ves de la Fan Page en Facebook.

Acerca de Cesia Ocaña

Te puede interesar

Hablantes de lenguas indígenas disminuyen

9 de agosto, Día Internacional de los Pueblos Indígenas Según el censo que el Gobierno …