Tratamiento exitoso de cáncer, gracias a la detección oportuna

Gracias a un estudio de mastografía realizado en el Centro de Salud de su comunidad, Dolores Ovando Ocaña logró detectar a tiempo el cáncer de mama que padeció; el apoyo que tuvo de su familia, su fe y el tratamiento gratuito que recibió en el Hospital Regional de Alta Especialidad “Dr. Juan Graham Casasús”, permitieron que venciera a la enfermedad.

Sentada en la sala de su casa, ubicada en el fraccionamiento 17 de Julio, del municipio de Nacajuca, y luciendo su cabello su nuevo cabello (después de haber perdido el anterior durante las sesiones de quimioterapias y radioterapias), relata la dura batalla que libró hace poco más de un año, cuando detectó en uno de sus senos una bolita que le causaba mucho dolor.

Acudí al Centro de Salud a realizarme la mastografía, para aprovechar que una unidad móvil realizaba los estudios de manera gratuita, y días después me presenté a recoger los resultados, los cuales habían salido positivos a cáncer de mama, por lo que de inmediato el médico me envió para atención oncológica al Hospital “Dr. Juan Graham Casasús”, recordó.

En el nosocomio fui atendida por el oncólogo Pablo Romero Calderón, quién desde la primera cita me dio todo su apoyo profesional para salir adelante, dijo.

“Tuve una atención maravillosa, no me puedo quejar, me ayudaron muy bien. Salí como hasta las seis de la tarde, porque ese día me hicieron todos mis estudios. La doctora Priego me daba muchos ánimos, me decía: no te pongas a llorar, todavía no sabes si es cáncer en realidad, si tienes ese padecimiento”, rememoró.

Luego de que el estudio de biopsia confirmó el diagnóstico, Dolores Ovando inició su tratamiento de quimioterapia establecido; después de la primera terapia que recibió, quiso abandonar el tratamiento, sin embargo el apoyo de sus hijos y sus familiares, y su fe, lo que le dio la fortaleza necesaria para seguir adelante, según narra.

“Pensé que no iba a salir de esta, pero con la ayuda de Dios, de mis vecinos, compañeros, hermanos y de mi familia, salí adelante y aquí estoy”, expresó emocionada.

Después de las seis quimioterapias, doña Lolita (como la conocen sus amigos y familiares) fue sometida a una mastectomía para extirparle el seno afectado, y al término de 25 sesiones de radioterapia, se le realizó un rastreo para verificar si prevalecía el cáncer, pero hasta la fecha ya no hay presencia de la enfermedad; sin embargo debe continuar llegando al Juan Graham para continuar con sus chequeos.

Dolores Ovando agradece al personal del hospital la atención recibida, pues fue atendida con calidad y calidez, además de que durante su estancia en el centro médico logró hacer amistades con otras pacientes.

Haber vivido esta experiencia me cambió completamente la existencia, ahora vivo con mucho menos tensión, disfruto la compañía de mi familia y llevo el mensaje a otras mujeres sobre la importancia que tiene la autoexploración, así como de la realización de la mastografía, para detectar a tiempo esta enfermedad, expresa doña Lolita Ovando.

Cabe mencionar que, el cáncer de mama, se ubica como la primera causa de muerte por cáncer en las mujeres a partir de los 25 años de edad; así también, es oportuno señalar que el Fondo de Gastos Catastróficos del Seguro Popular, cubre la atención gratuita de este padecimiento en el Hospital Juan Graham.

Acerca de Redacción

Te puede interesar

Tabasco, sede del Congreso Mexicano del Petróleo

Como parte de las estrategias para impulsar el desarrollo económico de la región y que …