Se incrementan agresiones a médicos y enfermeras

Contrario a otros países, en México, las agresiones a médicos y enfermeras que atiende a pacientes de COVID-19 van en aumento en distintos estados del país, lo que ha prendido los focos de alerta entre organismos y legisladores, quienes exigen a las autoridades corresponsabilizarse en todos los niveles en la protección de las instalaciones hospitalarias y garantizar la integridad del personal médico, de enfermería, intendencia y administrativo que labora en el IMSS, ISSSTE, Insabi y sistemas estatales de salud.

Las denuncias por actos de discriminación que recibió el Consejo Nacional para Prevenir la discriminación (Conapred) aumentaron más del doble entre el 6 y 9 de abril.

Los reportes señalan que los incidentes más recurrentes fueron prohibir el uso de transporte, así como agresiones físicas y verbales, detalló el Conapred.

Las agresiones contra personal médico que enfrenta el Covid-19 se suceden una tras otra y amenazan con escalar.

Apenas la semana pasada, en una clínica del IMSS en la ciudad de México, en la alcaldía de Azcapotzalco, familiares de una persona que falleció por coronavirus agredieron a médicos que les impedían acercarse al paciente para evitar contagios.

También en Oaxaca, un funcionario local, Daniel López Regalado, diagnosticado con COVID-19, escupió a médicos por no recibir un trato preferencial, razón por la que fue destituido.

A principios de abril, habitantes del municipio de Axochiapan, Morelos, amenazaron con quemar un hospital de la comunidad si las autoridades de Salud deciden atender ahí a pacientes enfermos de coronavirus.

En Jalisco, al menos seis enfermeras han sido agredidas o de plano no se les permite utilizar el transporte público por un supuesto temor a contagiarse.

El vicepresidente del Senado, Salomón Jara Cruz, explicó que la ola de ataques, amenazas y actos discriminatorios ha ocurrido cuando el personal sanitario regresa a sus hogares tras haber terminado su turno, por lo que las autoridades deben actuar de manera coordinada y no solamente a través de la fuerza pública.

“Se les debe proporcionar transporte seguro e incluso hospedaje, pues por decisión propia y para garantizar la seguridad de sus familias, médicos, médicas, enfermeros y enfermeras, duermen en sus vehículos; no podemos regatear recursos para quienes están salvando vidas”, urgió.

Recalcó que para prevenir que las agresiones escalen en grado de violencia se debe sancionar a los agresores, aunque por el momento solamente pueden ser señalados por causar lesiones y luego de haberse presentado querella ante el Ministerio Público.

De hecho, el senador morenista impulsa modificaciones al Código Penal Federal, para que las agresiones contra personal sanitario y los ataques a instalaciones hospitalarias durante una emergencia sanitaria sean consideradas sabotaje y sancionadas con una pena de cinco a 25 años de prisión y una multa superior a 130 mil pesos, pues están estorpeciendo el acceso a la atención médica a las personas que así lo requieren.

La dirigencia nacional del PAN también exigió al gobierno federal realizar protocolos adecuados para garantizar la integridad de médicos y enfermeras, así como proporcionarles vehículos para transportarlos a sus hogares y colocar policías afuera de clínicas y hospitales, cámaras de seguridad y protección, a fin de frenar cualquier acto violento contra ellos.

“Hemos visto que en diversos estados de la República se han registrado agresiones contra el personal de salud, por lo que hacemos un llamado a la población para que frene los ataques a las doctoras, doctores, enfermeros y enfermeras, así como a todo el personal de salud que en este momento arriesga su vida laborando en clínicas y hospitales”, exhortó.

ALGUNOS CASOS

* Familiares de una persona que falleció por coronavirus agredieron a médicos de una clínica del IMSS en la alcaldía de Azcapotzalco.

*En Oaxaca, un funcionario local diagnosticado con COVID-19 escupió a médicos por no recibir un trato preferencial.

*Habitantes del municipio de Axochiapan, Morelos, amenazaron con quemar un hospital de la comunidad si las autoridades de Salud deciden atender ahí a pacientes enfermos de coronavirus.

*En Jalisco, al menos seis enfermeras han sido agredidas o no se les permitió utilizar el transporte público por un supuesto temor a contagiarse.

Acerca de Agencias

Te puede interesar

Sargazo invade la costa de Quintana Roo

La Red de Monitoreo del Sargazo de Quintana Roo detalló que un total de 50 …