Vida Bienestar: Mi responsabilidad con el planeta

Por: Laura Rosado

¿Es realidad el calentamiento global? ¿Estamos generando tanta basura que va a ser imposible vivir en el futuro? ¿Con los desastres naturales la tierra nos está diciendo algo? Te invito a reflexionar en estas preguntas.

Mi posición la tomo a partir más que nada de lo que he estado viendo y viviendo con respecto a estos temas. Hay situaciones que me han hecho abrir los ojos y la consciencia.

*Lo divido en 3 situaciones:

1- En el fraccionamiento donde vivo, hay un comité de ecología, y lo presiden 2 vecinas, nos invitaron hace ya algún tiempo para informarnos cómo funcionaría el reciclaje de la basura, este es un tema que, aunque estaba rondando mi mente, no le daba la importancia debida, verlas y escucharlas me inspiraron, su compromiso me convenció a tomar con la seriedad debida el asunto del problema que es la basura en el mundo de hoy y la importancia de reciclar.

2-Revisando un día en mi celular los cientos de vídeos que se reenvían en las redes, me encontré uno que me impactó, de verdad, hasta las lágrimas. Se veía una ballena en una bahía, parecía estar varada y los pobladores la trataban de ayudar a volver al mar y ella daba vueltas y regresaba, finalmente se dieron cuenta que estaba muriendo asfixiada y terminaron dándole un balazo para interrumpirme su sufrimiento. Sacaron el cuerpo del agua y decidieron practicarle una autopsia, lo que se encontró en el interior de la ballena fue tristemente sorprendente, todo su estómago estaba lleno de bolsas de plástico y eso la había asfixiado. Se me quedaron esas imágenes en mi cabeza, dando vueltas, preguntándome ¿qué hacer? ¿Vale la pena mi granito de arena? ¿Puedo ser parte de un cambio? Y decidí que SI, no me iba a cuestionar más si es muy pequeña mi contribución, simplemente lo haría y lo trasmitiría a los que más pueda.

3-A los pocos días de ver ese vídeo de la ballena, fui a pasar unos días a la playa y hubo unos días de mucha lluvia y finalmente mejoró el clima y comenzamos a disfrutar del sol y del mar, estaba yo en el mar con la familia, muy a gusto, cuando vi un pedazo de plástico, y la imagen de la ballena llegó a mi mente inmediatamente, agarré el plástico y luego encontré otro, y luego una bolsa, y luego otro y así lo fui recolectando, estuvimos en el mar 10 minutos y saqué una gran cantidad de basura y así lo hice cada vez que me metía al mar… nunca salí con las manos vacías…
Se me vino una imagen a mi mente, fue que en el futuro, lo que estamos haciendo a la flora y fauna de nuestro planeta, se nos va a revertir, y nosotros estaremos asfixiándonos (como la ballena, como la tortuga que trae un popote en su nariz, el caballito de mar dentro de una lata de refresco) en un mar lleno de basura y plástico, la belleza de las playas nunca serán igual y el ser humano pagará las consecuencias de sus actos.

Entonces decidí que, como parte de mi consciencia por el bien común y del planeta, sería llevar a cabo mi labor, trabajaría en trasmitir la consciencia de usar menos o nada de plástico.

Como coach de vida, salud y bienestar, parte de mi trabajo es integrar a la persona en todas sus áreas. Una área muy importante de nuestra vida es la responsabilidad social, ya que no somos entes solitarios, vivimos en comunidad y todos los seres humanos compartimos la vida en este bello planeta Tierra.
Dentro de lo que me preocupa de lo “contaminantes” y poco amigables que hemos sido con la Tierra, está la basura que generamos y en esa basura hay cantidades impresionantes de plásticos, y gran parte de estos productos hechos con este material, como ya mencioné, se van al mar.
En el mar hay millones de toneladas de basura, cada milla cuadrada de océano contiene un promedio de 46,000 pedazos de plástico flotante, se dice que para el 2050, habrá en el océano más basura que peces.
Por eso, para enfocarme en algo en concreto y que realmente es un problema grave, he decidido hacer consciencia sobre la cantidad de plástico que usamos.
Con sencillos tips, que podemos implementar en nuestras casas e ir corriendo la voz con nuestra familia y amigos, todos podemos ser agentes de cambio y salvar a los océanos y a su fauna de los contaminantes y mortíferos plásticos que llegan al mar.
En mis blogs y redes sociales estoy siempre compartiendo recomendaciones y opciones para poder tener bajo nuestro control, responsabilidad y consciencia lo que está en nuestras manos llevar a cabo.
¡Cada uno y en sociedad podemos cambiar al mundo! ¿Sabes por qué? Porque tenemos un círculo cercano en el cual influimos y así se va haciendo una cadena.

Algunas ideas: (que ya las sabemos)

-Ya está la ley de no bolsas de plástico en los comercios, pero en el área de frutas y verduras del supermercado aún hay bolsas de plástico, entonces lleva tus propias bolsas reutilizables.

-En época de compras de regalos o cuando vas al centro comercial por algo que necesites, lleva doblada en tu bolsa de mano una bolsa ecológica y ahí vas guardado lo que compres.

-Cuando vayas de paseo a la playa o al campo, trata de llevar todo en empaques reusables y si no ves botes de basura cerca, llévate la basura que generes.

-Haz un ejercicio en casa, observa toda la basura que sale. ¿Qué tanta se puede reciclar? ¿Qué tanta va a contaminar? ¡Te sorprenderás!

-Hacer consciencias que entre más “empaquetado compres, no solo contaminas y generas más basura al planeta, también “contaminas” más tu organismo y por lo tanto, afectas tu salud. (Recuerda que en nuestra alimentación, hay que dar prioridad a lo natural)

Estoy segura que a cada familia se le ocurrirán más ideas de cómo ser más buenos y amorosos con nuestra tierra y cuidarla. Es la única que tenemos, es bellísima y rica en todos los sentidos. ¡Valorémosla!

“Menos plástico”.
“Más reciclaje”.
“Más amor a nuestro planeta”.

Gracias por leerme.

LAURA ROSADO/.
LA VIDA ES HOY
@laurarosado,vidabienestar

Acerca de Redacción

Te puede interesar

Tabasqueña implementa idea de negocio móvil

Mayo del 2020 representó para Diana Zurita un parteaguas en su vida: sin trabajo, recién …