Cumplen esperanza a niños de mejorar su vista

Tratar el estrabismo oportunamente a los niños es apremiante para no afectar su desarrollo visual, y por eso, el Hospital Regional de Alta Especialidad del Niño, “Rodolfo Nieto Padrón”, una vez pasada la etapa difícil de la pandemia del COVID, emprendió una Jornada de Cirugías Oftalmológicas para que, en cuestión de dos días, 20 menores sean operados con miras a que en breve, se les cumpla la esperanza de ver correctamente.

Uno de esos menores es David de la Cruz López, originario del poblado Huimango, Cunduacán, quien asegura que pese al temor que siente por la anestesia local que se le aplicará, con fe, saldrá adelante en la operación y la reorientación de uno de sus ojos.

“Me siento afortunado, porque a la primera, ya me van a operar, porque hay otros niños, otras personas que esperan hasta años y me da miedo las agujas, entonces, me da miedo que me pongan la anestesia y todo eso; pero yo tengo fe en que todo estará bien. Mi ojo como se va de lado, siento que no me gusta, pero esta vez me lo van a corregir, entonces sé que estará bien”, expresó en entrevista.

¿Pero, qué es el estrabismo?

Agripina Olivia Yépez Rodríguez, jefa del Departamento de Oftalmología, quien está a cargo de las Jornadas de Cirugías Oftalmológicas, explica que es un padecimiento en el que los ojos no están alineados y uno de ellos, está suelto del músculo, y eso, es lo que perjudica la visibilidad y su desarrollo. Y por ello, entre más rápido se atiende, mejor.
“Cuando un niño tiene un estrabismo o uno de los ojitos no está alineado se va y sólo uno de los ojos está desarrollando bien la visión y el otro ojo está con la visión suprimida, no hay el desarrollo visual adecuado, y el desarrollo visual, es importante para una buena futura visión” explicó.

El estrabismo en la mayoría de los casos es congénito y por lo tanto, aparece antes de los 6 meses de vida, pero la doctora Yepes Rodríguez aclara que puede detectarse en el resto de la infancia y en algunas ocasiones, en edad adulta, pero en cualquiera de los casos, el tratamiento, con uso de lentes, o bien, la cirugía oportuna ayuda de mucho para no perjudicar el desarrollo visual, como es el caso de la lectura.

“Se da durante los primeros años de vida, por lo que es importante hacer la corrección quirúrgica en edades tempranas, porque la corrección quirúrgica puede ser hasta los 100 años podríamos decir, pero el desarrollo visual, no se va a dar en edades tardías, sino en edades tempranas ¿no?”, refiere la especialista.

En el caso de David, su madre, Mercedes López López relata que se le detectó, cuando tenía dos años, y si bien se le corrigió temporalmente, finalmente, en el Hospital del Niño se le informó que el niño requeriría de una intervención quirúrgica.

“A mi niño se lo detectaron, tenía dos años de edad y desde entonces, venimos con el proceso, ya había tenido una intervención de bótox y si le corrigió a los cuatro años, pero le regresó otra vez, por eso tenemos que volver a iniciar otra vez el proceso” indica.

En otros casos, la mayoría, la detección ocurre a edad más temprana, como la situación de la hija de María Candelaria Ochoa López, Mariana, originaria de Cucuyulapa, Cunduacán.

“Ella empezó a la edad de los siete meses, me la mandaron con pase para abrirle expediente de su vista, porque ella así trajo su estrabismo, se me enfermó de un tumor canceroso y fue un largo proceso de eso igual”, describe.

Y lo más loable de esta niña, es que ese cáncer lo pudo vencer y está lista ahora para recuperar su vista, con una operación.

“Gracias a Dios libró ya el cáncer, pero ahorita está nada más en consultas ya lejanas. Y le he seguido lo de su vista porque ella me comenta mucho que ve doble, ve dos mamás, a veces me dice que ve borroso, a pesar de que tiene ya tres años de usar lentes”, indica.

Por ello, la doctora Yepes Rodríguez hizo un llamado a quienes tengan un hijo con estrabismo a que lo lleven lo más pronto posible a una consulta médica, y así, el menor pueda llevar un tratamiento a base de uso de lentes y su seguimiento, y en caso de no haber mejoría, tener la oportunidad de que sea sometido a una cirugía ambulatoria, que dura no más de 20 minutos.

“Los padres se dan cuenta de la desviación en casa, entonces ellos los llevan a la consulta y nosotros los valoramos y les hacemos todos los estudios necesarios para ver si son candidatos a una operación quirúrgica, porque hay casos que no son quirúrgicos, hay casos donde son pocos, pero a veces necesitan lentes y la corrección de lentes ayuda a la lineación de los ojos.

Entonces, cuando vemos que no se trata de ninguna de estas cosas, que no ayudan los lentes y bueno, que no hay ninguna otra patología de fondo, determinamos que el tratamiento es quirúrgico”, manifiesta la jefa del Departamento de Oftalmología.

Explica que la intervención es básicamente para reforzar los músculos oculares de uno o de los dos ojos, colocarlos en su lugar correcto, y la duración – advierte- depende de la cantidad de músculos a corregir.

“La cirugía consiste en reforzar o debilitar los músculos que mueven los ojitos, entonces muchas veces, ya sea que generalmente movemos de posición el ojito y otras veces lo reforzamos, es decir, insertamos los músculos para colocarlos en el lugar donde nos van a dar una posición adecuada ¿no? La cirugía aproximadamente, dependiendo del grado de desviación es el tiempo quirúrgico, hay niños que operamos de un musculo, otros de dos, otros de tres, otros de cuatro y hasta de seis músculos ¿no?, entonces dependiendo más o menos por músculos tardamos unos 15 o 20 minutos”, detalla.

La buena noticia de someterse a una operación para el tratamiento de estrabismo es que el resulto siempre será exitoso y con un probabilidad de mejoría de 80 a 90 por ciento, según asegura la doctora Yepes.

La especialista Olivia Yépez Rodríguez participa en todas las cirugías con todo un equipo de médicos cirujanos, anestesiólogos y enfermeras. El entorno para operación de cada uno de ello es bastante consentido. A los niños se les lleva en un carrito hasta la cama, donde serán intervenidos, ahí son rodeados de muñecos de peluche.

“Podemos mejorar al niño un 80, un 90, igual hay unos que quedan al 100 por ciento, en los niños donde queda un estrabismo residual o le llega a faltar, se le propone hacer más cirugía en un segundo evento quirúrgico, unos meses después, seis meses o dependiendo de la situación del paciente, entonces, sí hay una mejoría y el hecho de mejorar, ayuda al desarrollo visual del niño que ese es el objetivo principal de la cirugía”, asevera.

Pero, ese éxito también depende de todo el personal de cirugía que lidera esta especialista y que desde luego, se cuente con el equipamiento para ello, sobre todo cuando se trata de una jornada de cirugía, en la que fueron alistados 20 niños para ser intervenidos, en un par de días, con el fin de subsanar el rezago que ocasionó la suspensión por COVID.

“El niño sale sin parches, si el niño puede ver televisión ese mismo día, lo puede hacer, pero sale con los ojitos irritaditos, con sensación de basurita pero al día siguiente está como si nada, nada más que con los ojitos rojos, se le tiene que poner gotitas durante un mes”, describe.

¿Y cómo es que llega un menor a una etapa de cirugía?

Silvia Gutiérrez Lucatero, directora del Hospital del Niño, explica que esta ya es una determinación como parte final del tratamiento que se le brinda, a partir de los primeros diagnósticos que realiza el oftalmólogo, en el área de consulta externa.

“Tenemos por el momento dos oftalmólogos pediatras nada más aquí en el hospital y atienden entre 25 y 30 consultas diarias, les queremos decir que no todos los estrabismos se operan, tenemos otra técnica que se utiliza aquí la de inoculación de Bótox, entonces este es un manejo interdisciplinario y fue con la intensión de que estos niños sean beneficiados con las cirugías, porque hay momentos que son los dos oculares y otros de uno, y el oftalmólogo determina en qué momento se va haciendo la jornada en cirugía”, señala.

David de la Cruz, fue uno de los pequeños a los que se les dio primero tratamiento con Bótox, y que requirió también la cirugía, y es por eso, que su madre, agradece que la operación sea oportuna.

“Le agradecemos aquí al Hospital del Niño que rápido lo atendieron a mi niño y ya le van a hacer esta cirugía que como dijo él, muchos niños están esperando tiene tiempo y nosotros le agradecemos también a Dios, porque esta oportunidad que tenemos es bendita, porque confiamos en todos los médicos de aquí y le agradecemos, yo sé que el niño va a quedar bien de su vista”, finaliza.

Acerca de Redacción

Te puede interesar

Recomiendan no exceder peso en mochilas escolares

Llevar una carga mayor a la recomendada genera un sobreesfuerzo que da lugar a la …