Aumentan padecimientos gastrointestinales

El consumo de alimentos contaminados, sobre todo en esta temporada, disparó los casos de enfermedades como tifoidea, paratifoidea, infecciones intestinales y otras infecciones intestinales.

Los alimentos contaminados por bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas han ocasionado la atención de 44 mil 377 casos de ese tipo de padecimientos en los hospitales tabasqueños, de acuerdo al corte de la Semana Epidemiológica del 16 de mayo, reportó la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud federal.

«Las enfermedades causadas por los alimentos contaminados constituyen un serio problema para la salud de la población”, reconoció la titular de la Secretaría de Salud, Silvia Guillermina Roldán Fernández.

En un comparativo del boletín epidemiológico de la Semana 16 contra el del mismo periodo del 2021, se tiene un incremento de hasta un 50% en el número de atenciones hospitalaria en cuanto enfermedades gastrointestinales y tifoidea.

El problema mayor son en estos momentos las que se denominan otras infecciones intestinales, de las cuales se tienen registrados un total de 24,275 casos en todo el Estado de Tabasco, ante la proliferación de venta de comida y agua callejera.

“La recomendación es evitar consumir alimentos en la vía pública, no comer alimentos que no tengan una refrigeración adecuada, lavarse las manos y procurar consumir alimentos en lugares que cuenten con todas las medidas de sanidad”, señaló la funcionaria.

ALTAS TEMPERATURAS FAVORECEN A BACTERIAS

La dependencia manifestó que las temperaturas mayores a los 30 grados y la humedad son factores que promueven la proliferación de bacterias que contaminan los alimentos, por ejemplo, escherichia coli y salmonella.

Además, dijo que problemas como el fecalismo al aire libre, tanto de humanos como de animales, añadido a la contaminación del aire y al calor, son factores que incrementan el problema de alimentos contaminados en la vía pública.

“No tienen un sistema de conservación de los alimentos ni de refrigeración adecuado y a esto le agregamos un mal manejo de los alimentos por las personas que venden este tipo de comidas”, advirtió.

En el caso de la gastroenteritis aguda y las intoxicaciones, según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), son los padecimientos más frecuentes. Diarrea súbita, fiebre, malestar general, náuseas, vómitos y fatiga son los principales síntomas, los cuales deben atenderse de manera inmediata. De lo contrario, puede presentarse una deshidratación.

El Instituto puntualizó que los puestos de comida callejera representan focos importantes de contaminación, por lo que exhortó a las autoridades sanitarias a tomar cartas en el asunto.

Por lo que se refiere a la fiebre tifoidea, la Dirección General de Epidemiología dio a conocer que esta es causada por Salmonella. Se caracteriza por fiebre continua, cefalea intensa, malestar general, anorexia, bradicardia relativa, esplenomegalia, tos no productiva en las fases iniciales, ocasionalmente se presentan manchas rosadas en el tronco, y en los adultos el estreñimiento es más frecuente que la diarrea.

Asimismo, la fiebre paratifoidea causada es provocada por Salmonella entérica subespecie entérica.

El modo de transmisión más frecuente es a través del agua y los alimentos contaminados con heces u orina de enfermos o portadores.

El periodo de incubación para la fiebre tifoidea varía de 3 a más de 60 días, con límites de 8 a 14 días dependiendo del inóculo ingerido. En el caso de la fiebre paratifoidea, es de 1 a 10 días. El uso de antibióticos es el tratamiento recomendado.

Se denomina diarrea al aumento de la frecuencia, volumen y fluidez de las heces por causa infecciosa, anomalías congénitas (malabsorción), deficiencias enzimáticas, factores mecánicos, endocrinos, inmunológicos, nutricionales y tóxicos.
La diarrea aguda se presenta como un fenómeno aislado, de naturaleza exógena y duración inferior a 2 semanas; la diarrea crónica suele durar más de 2 semanas.

La diarrea infecciosa constituye uno de los problemas de salud más graves en los países subdesarrollados, en los que supone una de las principales causas de enfermedad y muerte infantil.

El mecanismo infeccioso de la diarrea puede ser de tipo invasor, por colonización del tracto intestinal y toxigénico. Las llamadas intoxicaciones o toxiinfecciones alimentarias se originan por secreción de exotoxinas en los alimentos, previamente a su ingestión. En la infección invasiva (disentería) se produce un cuadro inflamatorio difuso, a veces acompañado de necrosis del epitelio y ulceraciones de la mucosa, con pequeños abscesos que dan lugar a la liberación de sangre con gran cantidad de polimorfonucleares y de líquido, incapaz de ser absorbido a causa de la destrucción celular ocasionada por el microorganismo. En los procesos enterotoxigénicos, el microorganismo atraviesa la capa mucilaginosa, se une a las células epiteliales y produce la toxina desencadenante de diarrea secretora. Muchas veces el mecanismo es mixto: invasivo y toxigénico.

Acerca de Francisco Uribe

Te puede interesar

Impulsa Injudet formación de promotores para atender a jóvenes en riesgo de suicidio y adicciones

Con el objetivo de coadyuvar en la prevención del suicidio y las adicciones en las …