Emilio

Columna: Prospectiva

Por: Emilio de Ygartua M.

“El envejecimiento de la población plantea retos económicos significativos, pero también ofrece oportunidades para repensar nuestras políticas de inclusión y desarrollo sostenible”

Christine Lagarde

El Dr. Germán López Noroña, fundador y director general de la Fundación Red para la Educación en Iberoamérica-FREI (a la que pertenece la Universidad Olmeca) y la Dra. Ana Cristina Umaña Mata, coordinadora del Doctorado en Educación de la Universidad Estatal a Distancian de Costa Rica, tuvieron la gentileza de invitarme a participar como conferenciante en el Simposio Internacional “Actualidades de algunas Líneas de Investigación Educativa en el Marco de la Formación Doctoral Iberoamericana” que se llevó a cabo el próximo pasado viernes 28 de junio.

Me permito compartir en esta Prospectiva algunas de las propuestas presentada sobre la importancia de la Educación permanente y a lo largo de la vida, tema al que, como saben los lectores de Prospectiva, he dedicado mucho tiempo en razón de que ella es crucial por varias razones, especialmente en el contexto de una población que envejece en regiones como Europa, América Latina y Estados Unidos.

En un mundo donde la tecnología y las industrias evolucionan rápidamente, la educación continua permite a los individuos actualizar sus habilidades y conocimientos para mantenerse competitivos en el mercado laboral.La educación a lo largo de la vida promueve la inclusión social y la igualdad de oportunidades, ayudando a reducir las disparidades económicas y sociales.

Sin duda, aprender nuevas habilidades y adquirir conocimientos contribuye al bienestar personal y la satisfacción, especialmente entre los adultos mayores, quienes pueden encontrar en la educación una forma de mantenerse activos y mentalmente ágiles.

Los ciudadanos mejor informados y educados son más propensos a participar activamente en la vida cívica y democrática de sus comunidades. A mi juicio, la educación continua puede ayudar a las personas mayores a llevar una vida activa y saludable, reduciendo los riesgos de enfermedades mentales y físicas asociadas con el envejecimiento.

En razón de lo anterior debemos orientarnos a atender y entender los alcances y estrategias que deben poner en práctica las instituciones formadoras de docentes y las de Educación Superior

Actualización de Currículos. Incorporar contenidos y metodologías que respondan a las necesidades de un mundo cambiante, enfocándose en habilidades blandas y técnicas relevantes.

Desarrollo de Competencias Digitales. Preparar a los estudiantes para un entorno digital, enseñándoles a utilizar y adaptarse a nuevas tecnologías.

Fomento de la Innovación y el Emprendimiento. Crear un ambiente que promueva la innovación, la creatividad y el espíritu emprendedor.

¿Bajo qué estrategias?

Formación Continua para Docentes.Promoviendo programas de formación continua para docentes, asegurando que estén al tanto de las últimas tendencias educativas, tecnológicas y pedagógicas.

Programas Flexibles y Modulares.Ofrecer programas educativos flexibles y modulares que permitan a los estudiantes aprender a su propio ritmo y adaptarse a sus necesidades y horarios.

Alianzas con la Industria.Establecer alianzas con empresas y sectores industriales para desarrollar programas que respondan a las necesidades del mercado laboral.

Fomento de la Educación Intergeneracional. Crear programas que involucren a personas de diferentes edades, promoviendo el intercambio de conocimientos y experiencias.

Uso de Tecnologías Educativas. Implementar tecnologías educativas que faciliten el aprendizaje a distancia y el acceso a recursos educativos en línea.

Apoyo Psicológico y de Orientación.Proveer servicios de apoyo psicológico y orientación para ayudar a los estudiantes a enfrentar los desafíos del aprendizaje continuo.

Incorporación de la Educación para la Sostenibilidad. Integrar la educación para el desarrollo sostenible en los currículos, preparando a los estudiantes para abordar los desafíos ambientales y sociales.

El tema de la Educación Permanente y a lo Largo de la Vida adquiere mayor relevancia en el contexto del envejecimiento de la población que conlleva desafíos significativos que pueden ser mitigados a través de la educación permanente.

Maximización del Capital Humano.Aprovechar la experiencia y el conocimiento de las personas mayores mientras se les proporciona la oportunidad de aprender y contribuir.

Promoción de una Economía Inclusiva. Asegurar que todas las generaciones puedan participar activamente en la economía, evitando la exclusión de los mayores del mercado laboral.

Reducción de la Dependencia Social. La educación puede retrasar la dependencia de servicios sociales y de salud al mantener a las personas mayores activas y saludables.

Estoy convencido de que la educación permanente y a lo largo de la vida es fundamental para el desarrollo individual y social, especialmente en contextos de envejecimiento poblacional. Las instituciones formadoras de docentes y las instituciones de educación superior deben adaptarse y liderar este esfuerzo, implementando estrategias que promuevan la inclusión, la adaptabilidad y la sostenibilidad en sus programas educativos.

“Envejecer es inevitable, pero envejecer bien es algo que podemos aprender a hacer.

La educación continua es una herramienta poderosa para mejorar la calidad de vida en todas las etapas de la vida”

Robert Butler

¿De dónde venimos y hacia dónde vamos?

En octubre de 1995, el Parlamento Europeo y el Consejo de ministros declararon 1996 como el año europeo de la Educación y de la Formación Permanente. El objetivo era fomentar el aprendizaje durante toda la vida a través de acciones de sensibilización a la población en general y estimulando el debate sobre la forma en que los sistemas de formación deben responder al reto de las nuevas necesidades de aprendizaje que plantea la sociedad basada en el conocimiento.

Unos años más tarde, en el Consejo Europeo de Barcelona (marzo de 2002), se afirmaba que “la formación a lo largo de la vida garantiza la sociedad del conocimiento”.

Son estos sólo dos ejemplos de la intención que, desde hace algunos años, la Unión Europea ha hecho explícitos a travésde comunicaciones, informes y otros documentos (de especial interés el Memorándum sobre el Aprendizaje Permanente del año 2000, y la resolución del Consejo del 27 de junio de 2002 sobre el Aprendizaje Permanente), en la que se hace hincapié en la necesidad de “un aprendizaje permanente de todos los ciudadanos europeos”. Se puntualiza que, si ello es necesario para todas y todos, lo es aún más para “el profesorado universitario, por su misión en el desarrollo científico y técnico de la sociedad”.

Hacia un espacio europeo del Aprendizaje Permanente

Una de las contribuciones de la Comisión de las Comunidades Europeas al Consejo Europeo de Barcelona, en el que se priorizó el tema del empleo, fue la comunicación: “Hacer realidad un espacio europeo del aprendizaje permanente”, que es, como se estableció en anteriores consejos, “la formación permanente como un objetivo prioritario para lograr más empleo y de mayor calidad”.  En esta cuestión, el papel de la Educación Superior es fundamental ya que, como se proclamó en la Declaración Mundial sobre la Educación Superior en el siglo XXI:

En su calidad de fuente permanente de formación, perfeccionamiento y reciclaje profesional, las instituciones de educación superior deberían tomar en consideración sistemáticamente las tendencias que se dan en el mundo laboral y en los sectores científicos, tecnológicos y económicos. (…) En el marco de su función prospectiva, las instituciones de educación superior podrán contribuir a fomentar la creación de empleos”.

Sin embargo, es necesario entender que “el aprendizaje permanente” no debe ser asociado exclusivamente al ámbito laboral. El concepto se ha ampliado también a otras áreas, incluyendo cuatro objetivos amplios y complementarios entre sí: realización personal, ciudadanía activa, integración social y empleabilidad y adaptabilidad. En concreto, la definición que se adopta en el Memorándum sobre el aprendizaje permanente es la siguiente:

“Toda actividad de aprendizaje realizada a lo largo de la vida con el objetivo de mejorar los conocimientos como las competencias y las aptitudes con una perspectiva personal, cívica, social o relacionada con el empleo”.

El importante avance desarrollado en torno a la concepción del aprendizaje permanente, además de la definición de objetivos concretos principios y estrategias, responde a la decisión e impulso que desde el Consejo Europeo de Feira (19 y 20 junio de 2000), y aún antes (el 23 de octubre de 1995, en el Parlamento Europeo y el Consejo, declararon 1996 como el “Año Europeo de la Educación y de la Formación Permanente”), se ha dado al aprendizaje permanente impulsos motivados, entre otros, por las consecuencias de la globalización, el cambio demográfico, la tecnología digital y el deterioro del medio ambiente.

La dimensión que están adquiriendo los cambios económicos y sociales plantea a la Unión Europea múltiples y diversos retos que requieren el desarrollo de medidas urgentes desde el ámbito educativo.

Esta concepción del aprendizaje permanente abarca todas las experiencias de aprendizaje, ya sea formal o informal, que se tiene a lo largo de la vida del individuo. Se apoya en tres principios fundamentales que alude al papel central del alumno, la igualdad de oportunidades (aquí se subraya la importancia de la accesibilidad), y la alta calidad y pertinencia, pues sólo así se alcanza la plena rentabilidad de las inversiones de tiempo y dinero en el aprendizaje.

El aprendizaje permanente tiene una duración temporal, desde la etapa preescolar hasta después de la jubilación. las actividades de aprendizaje permanente pueden ser formales, no formales e informales.  Sus objetivos son: 1. Realización personal; 2. Ciudadanía activa; 3. Integración social y, 4. Empleabilidad y adaptabilidad.

La educación permanente se sujeta a tres principios fundamentales: 1. Papel central del alumno; 2. Importancia de la igualdad de oportunidades; y, 3. Calidad y relevancia de las oportunidades de aprendizaje.

El aprendizaje permanente se basa en seis estrategias-componentes: 1. Enfoque de cooperación; 2. Percepción de la demanda de aprendizaje; 3. Asignación adecuada de recursos; 4. Facilitación del acceso; 5. Creación de una cultura del aprendizaje; y, 6. Propiciar la excelencia.

Dos son los objetivos principales de la Educación Permanente:

1er Objetivo: Capacitar a los ciudadanos para que puedan hacer frente a los retos de la sociedad del conocimiento, moviéndose libremente entre entornos del aprendizaje, empleos, regiones con el fin de aprender a aprender.

2º Objetivo: Cumplir las metas y ambiciones de prosperidad, integración, tolerancia y democratización nacionales.

Prioridades de actuación:

  • Valoración del aprendizaje. En este modelo de currículum se incluye tanto los conocimientos y capacidades adquiridas a través del aprendizaje formal, como los obtenidos mediante la educación no formal e informal. así como además de los datos personales coma y los referidos a experiencia laboral, y educación y formación, hay un amplio epígrafe dedicado a las capacidades y competencias personales, el cual se desglosa en los siguientes apartados: lengua materna, otros idiomas, capacidades y competencias sociales, capacidades y competencias organizativas, capacidades y competencias técnicas, capacidades y competencias artísticas, otras capacidades y competencias.
  • Información, orientación y asesoramiento. Los sistemas de información orientación y asesoramiento contribuyen a facilitar el acceso al aprendizaje y, consecuentemente, fomentan la igualdad de oportunidades.
  • Invertir tiempo y dinero en el aprendizaje.
  • Acercar las oportunidades de aprendizaje a los alumnos.
  • Competencias básicas.

Pedagogía innovadora

Educación para todos: Educación para la vida y el trabajo

El modelo para la Educación para la Vida y el Trabajo parte de las premisas establecidas en el Foro Mundial de Educación, realizado en el año 2000 en Dakar, capital de Senegal, en el cual participaron diversas naciones, entre ellas México, y llegaron a los siguientes compromisos:

  • Continuar con la reducción masiva del analfabetismo y promover el aprendizaje tecnológico y las capacidades para desenvolverse en la vida diaria.
  • Facilitar el acceso a la educación básica en zonas remotas e inaccesibles.
  • Expandir los servicios de educación y desarrollo de la primera infancia.
  • Mejorar la calidad y el rendimiento del aprendizaje en la educación.
  • Ocuparse de las desigualdades existentes en la educación, en particular, con relación a la educación de las niñas y las mujeres.

La educación, está claro, no es el único camino para lograr cambios en la sociedad, pero sí puede ser el principal motor para lograr los cambios que esta exige. La formación del tipo de hombre y mujer que se busca en la actualidad es una de sus principales responsabilidades, de ahí que resulte una tarea prioritaria que nos enfoquemos en el reto, derivado del envejecimiento poblacional, de construir un modelo educativo que vincule la vida del trabajo con la vida escolar, para que «la primera interiorice principios científicos a la actividad laboral, haciendo de ella un acto cotidiano» (Barral, 2012: 73).

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) considera que para que la formación para la vida y el trabajo, ubicada como el eje central de la educación permanente y a lo largo de la vida, tenga los resultados deseados es imprescindible promover reformas a los sistemas educativos y de capacitación profesional, con la finalidad de alentar la transición escuela-empleo, esto es, integrar la educación con el aprendizaje en el lugar de trabajo.

El nuevo modelo educativo que impulsa la sep, derivado de la reforma educativa de 2013, que trajo consigo la modificación de los planes y programas de estudio para el nivel medio superior, puso énfasis en la llamada «educación dual», orientada a los educandos de los niveles medio superior y superior. La ONU en su «Objetivos del Desarrollo del Milenio» (2000), ha insistido en la necesidad de que los países emergentes exploren la conveniencia de impulsar la creación de empresas-escuela que permitan a los jóvenes incorporarse al ambiente laboral mientras aprenden un oficio o profesión.

En lo que respecta a los adultos mayores, el modelo de educación a lo largo de la vida y para el trabajo tiene como objetivo central dotarlos de herramientas capaces de mantener sus espacios laborales y, en muchos casos, reinsertarse en el sector laboral a partir del aprendizaje y de la actualización de competencias laborales, con el necesario refuerzo de las competencias genéricas.

En 2012 la Unión Europea, en razón del marcado proceso de envejecimiento de la población en algunos de sus países miembros, diseñó estrategias orientadas a atender el tema de la educación para la vida y el trabajo destinadas a:

  • Reforzar la contribución del aprendizaje permanente a la cohesión social, la ciudadanía activa, el diálogo intercultural, la igualdad de género y la realización personal.
  • Fomentar la creatividad, la competitividad, la empleabilidad y el aumento del espíritu empresarial.
  • Contribuir a una mayor participación en el aprendizaje permanente de personas de todas las edades, incluso aquellas con necesidades especiales o procedentes de grupos desfavorecidos, independientemente de su origen socioeconómico.
  • Impulsar y reforzar el papel del aprendizaje permanente en la identidad nacional; basado en el conocimiento y respeto de los derechos humanos y la democracia, así como la tolerancia y el respeto de los pueblos y las culturas.

“El envejecimiento de la población es un desafío global, que requiere la creación de sociedades inclusivas que valoren a las personas mayores y promuevan su participación activa”

Ban Ki-moon

Todas estas propuestas son aplicables a nuestros contextos nacional y estatal. La educación permanente y a lo largo de la vida significa una valiosa oportunidad para fomentar la cohesión nacional y social en un contexto de desigualdad derivado del modelo de desarrollo desigual y combinado que ha imperado en los contextos educativos nacional y estatal. Tema que abordaremos más adelante.

Además, la educación para la vida y el trabajo representa una oportunidad para que las instituciones de educación superior, con financiamiento público o privado, accedan a un nicho de mercado muy interesante. Para ello, es imprescindible diseñar estrategias educativas que hagan posible la construcción de una oferta pertinente, flexible, dinámica y, por supuesto, de calidad.

Esta oferta debe llegar acompañada de un tipo de educación que aliente la certificación permanente de todas las profesiones y oficios (competencias laborales), con el objetivo de garantizar la pertinencia, la relevancia y la actualidad de los conocimientos y habilidades que se transmiten, sin dejar de lado el impulso de estrategias que coadyuven a ampliar las opciones de inserción y permanencia de los adultos mayores en el mercado laboral.

A partir del año 2010 se amplía la visión de la propia UNESCO acerca de la educación para la vida y el trabajo al considerarla como «un factor indispensable para el logro de la equidad y la inclusión, para mitigar la pobreza y para construir sociedades equitativas, tolerantes, sostenibles y basadas en el conocimiento» (UNESCO, 2010).

Derivado de lo anterior podemos afirmar que, si bien es cierto que el concepto «educación permanente» tuvo su génesis en el contexto de la educación orientada a los adultos mayores con la intención de dejar muy claramente establecido que debe ser a lo largo de toda la vida de una persona, esta denominación ha ampliado sus horizontes, de tal manera que ha sido la propia Unesco la que ha precisado que al ser humano se le debe educar permanentemente y a lo largo de toda su vida; esto es, la educación permanente ha dejado de ser un elemento asociado a los adultos mayores para convertirse en una propuesta de alcance universal.

Asimismo, encontramos que este organismo aporta su definición hacia la educación permanente como un proceso educativo que no se limita a un rango temporal y a un lugar en específico, lo que es, sin duda, un auténtico cambio de paradigma para el sistema educativo.

Al ser visto desde esta nueva premisa, en el término educación permanente caben también la educación preescolar, básica, media superior, la educación superior, la educación para el trabajo y, por supuesto, la educación de los adultos que ahora debe tener una visión más amplia, transversal e integral bajo la estrategia que se ha denominado «educación a lo largo de toda la vida» (UNESCO, 2010).

También se pudo detectar el énfasis que pone la UNESCO en la necesidad de entender que la universalidad de la educación (educación para todos), no se debe enfocar exclusivamente en aspectos de tipo geográfico, debe comprender a los adultos mayores en general ubicados tanto en las zonas urbanas como en las rurales, especialmente en las regiones marginadas donde la precariedad económica, educativa y social es la nota común, que evidencia la desigualdad con claros signos de injusticia social.

Hacer de la educación a lo largo de toda la vida una política pública permitirá la transformación cualitativa de la sociedad, contribuyendo a que se abandone, de una vez y para siempre, la tentación de aplicar un método de enseñanza-aprendizaje incapaz de generar una visión transformadora, crítica, a favor de las mayorías nacionales. Se pretende un aprendizaje pertinente con el escenario laboral, sí, sin duda, pero sin que ello signifique renunciar al compromiso de formar individuos críticos, deliberativos y con un enorme compromiso solidario con el resto de la sociedad.

De lo anterior se desprende que el proceso de aprendizaje a lo largo de toda la vida debe aportar al educando, no visto como un simple aprendiz, las herramientas que le permitan analizar de manera crítica las causas y las consecuencias de los cambios que se dan en su entorno y fuera de este.

Entre los sectores vulnerables a los que deberá estar orientada esta política pública están las personas adultas mayores. El envejecimiento de la población, que inicia con el propio nacimiento, hace necesario entender el proceso educativo más allá de la perspectiva de la acumulación progresiva y actualizadora de conocimientos. Considerarla más allá, desde luego, de una visión reduccionista que cree que la educación permanente debe constreñirse a un aprendizaje meramente adaptativo a la realidad que, lo sabemos, está en proceso de cambio continuo.

Podemos aceptar la trasmutación del concepto «aprendizaje» en lugar de «educación», si y solo si al primero lo definimos como un bien público catalizador del cambio, de aquel que contribuya a generar transformaciones cualitativas en la sociedad, por ejemplo, reducir los niveles de pobreza y de exclusión social.

Educación permanente fundada en estrategias encaminadas a promover el aprendizaje significativo y a lo largo de toda la vida. Un modelo que favorezca la cohesión y la inclusión sociales; que sea capaz de procurar la equidad en el acceso, el tratamiento y los resultados del proceso educativo y de los resultados de los educandos como entes corresponsables de su aprendizaje, sin renunciar al compromiso del Estado con esta tarea.

“Una sociedad que no valora a sus mayores y no les ofrece oportunidades se seguir aprendiendo es  una sociedad que se priva de una gran riqueza de experiencia y sabiduría”

Desmond Tutu

¿Cuáles deben ser las características de las políticas públicas orientadas a impulsar la Educación Permanente y a lo Largo de la Vida?

Para desarrollar una política pública orientada a la educación permanente y a lo largo de la vida en el contexto del envejecimiento de la población, es esencial que dicha política sea inclusiva, holística y colaborativa.

Universalidad. Asegurar que todos los ciudadanos, independientemente de su edad, género, origen socioeconómico o ubicación geográfica, tengan acceso a oportunidades de educación continua.

Accesibilidad. Eliminar barreras físicas, económicas y tecnológicas para el acceso a la educación, incluyendo la provisión de programas gratuitos o subsidiados y recursos educativos accesibles en línea.

Alianzas Público-Privadas. Fomentar la colaboración entre el gobierno, las empresas, las instituciones educativas y la sociedad civil para desarrollar programas y recursos educativos pertinentes.

Redes de Apoyo. Crear redes de apoyo que incluyan centros comunitarios, bibliotecas y organizaciones no gubernamentales que puedan ofrecer recursos y programas educativos.

Currículos Flexibles. Desarrollar programas educativos que puedan ser adaptados a las necesidades y horarios de los aprendices, incluyendo opciones de aprendizaje a distancia y a tiempo parcial.

Actualización Continua. Asegurar que los programas educativos se mantengan actualizados con los últimos avances tecnológicos y demandas del mercado laboral

Servicios de Orientación. Proveer servicios de orientación profesional y personal para ayudar a los individuos a planificar su desarrollo educativo y profesional a lo largo de la vida.

Apoyo Psicológico. Ofrecer apoyo psicológico para abordar las barreras emocionales y motivacionales que pueden afectar el aprendizaje continuo.

Integración de TIC. Incorporar tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en los programas educativos para facilitar el acceso y mejorar la calidad de la educación.

Promoción de la Innovación. Incentivar la creación de métodos y programas educativos innovadores que respondan a las necesidades cambiantes de la sociedad y el mercado laboral.

Evaluación y Mejora Continua

Sistemas de Evaluación. Implementar sistemas de evaluación para monitorear la eficacia de los programas educativos y hacer ajustes basados en los resultados y Feedback de los participantes.

Investigación y Desarrollo. Fomentar la investigación en el campo de la educación continua para identificar mejores prácticas y nuevas oportunidades de mejora.
¿Cuáles son mejores estrategias para implementar políticas públicas para la Educación Permanente y a lo Largo de la Vida?

Gobierno

Financiamiento Sostenible.Establecer mecanismos de financiamiento sostenibles para apoyar programas de educación continua, incluyendo subvenciones, becas y créditos educativos.

Legislación y Regulación.Desarrollar marcos legales y normativos que promuevan y protejan el derecho a la educación a lo largo de la vida.

Empresas

Capacitación en el lugar de trabajo. Fomentar programas de capacitación continua en el lugar de trabajo que permitan a los empleados actualizar sus habilidades.

Incentivos para Empresas.Ofrecer incentivos fiscales y otros beneficios a las empresas que inviertan en la educación continua de sus empleados.

Academia

Programas Académicos Adaptados. Diseñar programas académicos que sean accesibles para adultos mayores y que respondan a las necesidades del mercado laboral.

Colaboración con la Industria.Establecer colaboraciones con la industria para asegurar que los programas educativos sean relevantes y actualizados.

Sociedad Civil

Promoción de la Educación. Crear campañas de concienciación sobre la importancia de la educación continua y las oportunidades disponibles.

Redes Comunitarias.Fomentar la creación de redes comunitarias que apoyen el aprendizaje a lo largo de la vida, incluyendo grupos de estudio y clubes de aprendizaje.

¿Cuáles son las contribuciones de la Educación Permanente y a lo Largo de la Vida a un envejecimiento saludable?

Envejecimiento Activo y Saludable. La educación continua ayuda a las personas mayores a mantenerse mentalmente activas y físicamente saludables, reduciendo los riesgos de enfermedades asociadas con el envejecimiento.

Inclusión Social.Promueve la inclusión social de las personas mayores, evitando el aislamiento y fomentando la participación en la comunidad.

Adaptación al Cambio. Facilita la adaptación de las personas mayores a los cambios tecnológicos y sociales, mejorando su calidad de vida y autonomía.
En síntesis, una política pública efectiva para la educación permanente debe ser inclusiva, colaborativa, flexible y orientada al apoyo personalizado, con estrategias claras para la implementación por parte de los gobiernos, las empresas, la academia y la sociedad civil. Esto es crucial para enfrentar los desafíos del envejecimiento poblacional y asegurar un desarrollo sostenible y equitativo.

Acerca de NOVEDADES

Te puede interesar

Instan a viajeros a vacunarse contra virus circulantes

Hay alerta en 62 países por la aparición de males como el sarampión, viruela símica, …