Sindicatos y gobierno aún no llegan a un arreglo; hoy continúa diálogo

La noche de ayer, René Ovando Olán y Jorge Herrera Pérez, dirigentes del SUTSET y SNTSA Sección 48, respectivamente, acordaron suspender una manifestación por las calles de la ciudad, ante la posible respuesta positiva de la Secretaría de Salud y el Gobierno del Estado, con quienes se reunirán hoy y -posiblemente- tengan una fecha definitiva para el pago pendiente y que denotó el paro de labores que ayer cumplió cuatro días.

A continuación, el texto íntegro del comunicado que dieron a conocer los sindicatos:

“Estimados compañeros: se les informa que en este momento estamos saliendo de la mesa de trabajo con las autoridades del Estado, en las que obtuvimos importantes avances en el diálogo y el camino a la solución del asunto, y a pesar de la difícil situación, quedaron nuestros firmes planteamientos realizados procurando el cumplimiento a la brevedad del beneficio del pago de uniformes.

“El viernes 7 de septiembre se reanudará la mesa de trabajo en la que se nos dará respuesta y en vista de los avances, esperamos obtener la solución definitiva al pago pendiente. Por esa razón y considerando las posibles complicaciones que se avistan en la vialidad y las dificultades en los accesos a la ciudad generados por otras posibles movilizaciones, de común acuerdo, SUTSET y SECCION 48 DEL SNTSA, hemos concluido que lo más prudente en este momento es mantenernos en nuestras unidades en Asamblea Permanente a como hemos venido desde el lunes, pero atentos y en espera del resultado de este acercamiento con las autoridades, por lo que se suspende la concentración masiva programada, hasta nuevo aviso en caso de considerarla necesaria”.

“¡Queremos insumos! ¡Queremos uniformes! ¡Queremos que paguen!”

Joel Rubio

Tras la falta de voluntad por parte de las autoridades para resolver sus peticiones, más de 2 mil trabajadores del Sindicato de Trabajadores de la Secretaría de Salud del Estado de Tabasco (SITSSAET), caminaron desde la Plaza de la Revolución hasta el Palacio de Gobierno, exigiendo el pago de las prestaciones por concepto de uniformes y el abasto de medicamentos y material de trabajo en los hospitales del estado.

La concentración de los agremiados inconformes inició a las 9:00 horas de ayer, afuera de las oficinas de la Secretaría de Salud, para posteriormente salir a la explanada del ayuntamiento, donde iniciaría la marcha.

Fue media hora después, cuando alrededor de 2 mil trabajadores iniciaron su recorrido con dirección al Centro Histórico de la ciudad. La multitud de trabajadores tomó Paseo Tabasco hasta llegar a la Quinta Grijalva, donde se detuvieron unos minutos para lanzar consignas contra el gobierno.

Durante la marcha, los trabajadores exigían con gritos que se les otorgaran las prestaciones que no han recibido: “¡Queremos insumos! ¡Queremos uniformes! ¡Queremos que nos paguen!”, era el ‘grito de guerra’ de los trabajadores del sector Salud, quienes alrededor de las 10 de la mañana llegaron al cruce con la avenida 27 de Febrero, la cual tomaron con dirección a Plaza de Armas.

La líder sindical del SITSSAET, Lucía Lázaro Pérez, señaló que esto era sólo el inicio: “no estamos jugando. No nos vamos a presentar a laborar hasta que no veamos el depósito, a menos que las autoridades nos convoquen y se firme un documento donde que se comprometan a depositar y mejorar las condiciones de los hospitales… Nos informaron que las otras organizaciones ya decidieron asolearse y también van a marchar, pues como ya todo se les salió de control, no saben qué hacer, pero nosotros ya marchamos hoy y vamos un paso adelante. Hoy nos retiramos del Palacio de Gobierno pero seguiremos en Asamblea General Extraordinaria en cada uno de nuestros centros de trabajo y no daremos tregua hasta que se nos pague”, afirmó.

Lázaro Pérez también indicó que en el Congreso del Estado le comentaron los diputados que van a intervenir a través de una comisión que recorrerá los hospitales de la entidad quiados por los propios trabajadores: “hoy nos recibió Luis Ernesto Ortiz Catalá, diputado local por el Distrito XIII de Comalcalco y señaló que se meterán a fondo en el tema de salud”.

No sólo exigen el pago de las prestaciones por concepto de uniformes, sino el abasto de medicamentos y material de trabajo

Se les agotó la paciencia: se van a otros hospitales

Felipe Rosales Pérez

Al cuarto día de paro de labores por parte del personal sindicalizado de la Secretaría de Salud, todo sigue igual: ellos en su postura de no ‘echarse para atrás’, mientras el gobierno insiste en que por el momento no puede solventar el adeudo que tienen.

Sin embargo, el conflicto ha causado descontento general en la ciudadanía, principal afectada, y que ahora se ve en la necesidad de buscar opciones distintas a los hospitales públicos con la finalidad de ser atendidos.

Ayer alrededor de las 14:30 horas, una ambulancia del Hospital Regional del Seguro Social arribó al estacionamiento del área de urgencias del Hospital Juan Graham Casasús; el motivo era trasladar a un paciente que tenía programada una intervención quirúrgica, pero al no haber personal administrativo ni doctores que lo atendieran, sus familiares determinaron llevarlo a otro hospital.

Las consecencias del paro laboral sigue afectando a aquellas personas que tienen -o tenían- citas o una cirugías agendadas, pues no saben qué hacer ni qué pasará.

Tal es el caso de Adrián Gómez Hernández, originario del municipio de Tila, Chiapas, quien al enterarse del conflicto, se trasladó al hospital donde su madre tenía programada una consulta con el médico que le está tratando un problema cardiovascular. Intentó investigar qué pasará con su turno, pero la respuesta fue la misma que han recibido cientos de personas: no hubo nadie en las oficinas, por lo que se retiró del lugar esperando regresar el próximo lunes: “a ver si el conflicto ya terminó y pueden atender a mi madre”.

Por lo pronto, decenas de personas esperan pacientemente frente a las imágenes religiosas, donde llevan a cabo sus oraciones con dos motivos: que el estado de salud de sus pacientes mejore, y la más importante: que todo acabe para que puedan recibir la atención médica adecuada.

Desesperados, familiares de enfermos decidieron trasladarlos a otros nosocomios para que reciban atención médica adecuada

Las personas de bajos recursos, desafortunadamente sólo pueden orar para que el conflicto acabe lo antes posible

“El gobierno debe resolver el conflicto lo antes posible”

Felipe Rosales Pérez

Marcos Rosendo Medina Filigrana, quien actualmente forma parte del equipo de transición del gobierno que encabezará Adán Augusto López Hernández, espera que no se presente un quebranto en las finanzas del estado que pueda perjudicar a los tabasqueños; esto en referencia al conflicto que ocurre en la Secretaría de Salud.

Quien fuera diputado independiente en la pasada Legislatura se limitó a señalar que es grave la problemática que actualmente se vice, y que aunado al problema del sector Salud, ahora se suma el personal de la Fiscalía General del Estado: “Ojalá esto no sea el preámbulo de una situación para fin de año. Hay situaciones de conflicto que tienen que ser resueltas por la actual administración gubernamental, y el conflicto actual es una de ellas”, puntualizó.

FOTOS JOEL RUBIO Y VICTOR EK MAY

Acerca de Carmen Sarracino

Te puede interesar

Conjuntan fuerzas para combatir el abigeato

La Guardia Nacional trabaja en conjunto con la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y …