Grasas o carbohidratos: ¿Son malos?

¿Demasiados carbohidratos o demasiada grasa? Las opiniones sobre qué parte de nuestra dieta es más propensa a causar obesidad están divididas. Un reciente estudio analiza con detenimiento los efectos que tiene la dieta en el peso y la salud.

Los científicos se preguntaron qué tipo de dieta sería mejor para deshacerse del exceso de peso. ¿Y cuál fue su conclusión? En esencia, es difícil saberlo. Ambas tienen pros y contras; algunas personas se pueden beneficiar al dejar de consumir grasa, mientras que otras pueden ver mejores resultados cuando se apegan a un plan alimenticio bajo en carbohidratos.

Se ha culpado tanto a los carbohidratos (una fuente principal de glucosa o azúcar simple) como a las grasas por incrementar la propensidad de una persona a subir de peso, y los estudios continúan debatiendo estos puntos, por lo que todavía falta mucho por investigar.

Recientemente, la idea de que el consumo excesivo de carbohidratos puede ser la principal causa alimenticia de obesidad ha tenido más aceptación, aunque algunos investigadores lo siguen cuestionando.

En un documento publicado en el boletín Cell Metabolism, los investigadores de dos institutos—el Instituto de Genética y Biología Evolutiva en la Academia China de Ciencias en Beijing y la Universidad de Aberdeen en el Reino Unido—una vez más han revolucionado esta ideología, sugiriendo que deberíamos analizar una vez más los alimentos grasos.

El consumo de azúcar no tuvo impacto en el peso

En lo que creen que es el estudio más grande de su tipo hasta la fecha, el investigador líder Prof. John Speakman y su equipo trabajaron con ratones para probar los efectos de tres macronutrientes—carbohidratos, grasas y proteína—en la acumulación de grasa corporal.

Los científicos se basaron en el modelo murino porque, tal como explicaron, es muy difícil pedir a participantes humanos que sigan un tipo de dieta y evaluarlos por periodos prolongados. Sin embargo, cuando se analiza a roedores—que tienen mecanismos metabólicos similares—se pueden obtener pistas cruciales y evidencia viable.

Los ratones que pertenecen a cinco diferentes cepas genéticamente creadas fueron asignados a 1 de 30 tipos de dieta, incluyendo variaciones en su contenido de grasa, carbohidratos y proteína. Se mantuvo a los ratones en sus respectivas dietas por un periodo de 3 meses, que equivale a 9 años humanos. En este tiempo, se evaluaron cambios en el peso corporal y el contenido de grasa corporal, para ver cuál de los ratones acabaría teniendo sobrepeso.

Los científicos hallaron que sólo el consumo excesivo de grasas incrementó la adiposidad (contenido de grasa corporal) en los ratones, mientras que los carbohidratos—incluyendo hasta 30 por ciento de calorías derivadas de sacarosa—no tuvieron impacto.

Asimismo, una dieta combinada de grasas y carbohidratos no incrementó la grasa corporal más que una dieta de solo grasas.

En lo que respecta a consumo de proteína, el equipo de investigadores dice que no hubo evidencia de que haya afectado el consumo de otros macronutrientes o la cantidad de grasa corporal.

Y, ¿por qué el consumo de grasa resulta en obesidad? Los investigadores creen que las grasas “atraen” al sistema de recompensas del cerebro, estimulando un antojo por una cantidad excesiva de calorías, lo cual después determina el aumento de peso.

«Una clara limitante de este estudio es que se basa en ratones y no en humanos”, explicó el Prof. Speakman. “Sin embargo, los ratones tienen muchas similitudes con los humanos tanto en su fisiología como en su metabolismo, y nunca haremos estudios donde las dietas de humanos son controladas en la misma forma por periodos tan largos. Por lo tanto, la evidencia hallada es una buena pista de cómo podrían ser los efectos de diferentes dietas en humanos”, concluyó

Acerca de NOVEDADES

Te puede interesar

20 de febrero, Día Internacional del Gato

El 20 de febrero se celebra el Día Internacional del Gato, aunque no es la …