Museo Regional de Antropología, legado cultural de Carlos Pellicer al mundo

Tres años después de la muerte del escritor tabasqueño, se inaugura el museo, una de sus obras más representativas e importantes en nuestro país

El próximo domingo se cumplen 125 años de su natalicio, por lo que se prepara un homenaje para honrar su memoria y legado

Alrededor de 10 mil piezas arqueológicas de las culturas Olmeca, Maya, Zoque y Nahua son celosamente resguardadas en los tres niveles del Museo Regional de Antropología “Carlos Pellicer Cámara”, una de las principales obras heredadas por el desaparecido poeta no solamente en beneficio de tabasqueños, sino de todo el mundo.

El recinto cultural es parte medular de los distintos museos que desarrolló e impulsó en vida en distintas entidades del país, como el Anahuacalli de Diego Rivera y la Casa Frida Kalho, en la Ciudad de México; el Museo de Sitio, en Palenque, Chiapas; el Arqueológico de Tepoztlán, Morelos; y, por supuesto, el Parque Museo La Venta, entre otros.

A escasos días de que se cumplan 125 años del natalicio del “Poeta de América”, quien vio la luz un 16 de enero de 1897, en la antigua San Juan Bautista –hoy Villahermosa–, se le sigue recordando no solo como uno de los poetas más importantes del siglo pasado, sino por su enorme compromiso de mostrar el patrimonio arqueológico de México, y en particular, de Tabasco.

“Esta es una primera instancia del Museo Arqueológico de Tabasco en Plaza de Armas, que impulsó Carlos Pellicer, que luego se muda aquí, y que ya no pudo ver en vida su obra culminada, el legado cultural a los tabasqueños”, asegura César Patricio Mellado Castro, jefe del Departamento de Vinculación con el Patrimonio Arqueológico.

Explica que el recinto ha tenido muchos cambios desde que se inauguró, pero el más notorio fue luego de la inundación del año 2007, cuando sufre una remodelación integral y es enfocado al Tabasco con sus culturas y todo su proceso histórico.

El extraordinario museo antropológico, ubicado en la margen izquierda del majestuoso río Grijalva, fue inaugurado el 16 de febrero de 1980 por el presidente de México, José López Portillo, y el entonces gobernador de Tabasco, Leandro Rovirosa Wade, justo tres años después de la muerte de Carlos Pellicer Cámara.

Aquí, el visitante al museo es recibido por la cabeza colosal del “Niño Sonriente”, una de las cuatro monumentales cabezas de la Cultura Olmeca, que Pellicer Cámara hizo traer desde La Venta, Huimanguillo, para exhibirlas aquí, y en el Parque Museo La Venta, donde se encuentran las otras tres.

“Esta cabeza colosal fue posiblemente la favorita de Pellicer de las cuatro encontradas en La Venta. Siempre dijo que quería recibir a los visitantes al museo con una sonrisa, y por su labrado en los labios y la hendidura que tiene, permite ver una sonrisa. Por eso, la tenemos en el vestíbulo para que reciba a los visitantes con una sonrisa”, señala Mellado Castro.

Destaca que la importancia del museo radica no solamente en la protección y conservación de las piezas de las cuatro principales culturas, sino el legado que buscó dejar Carlos Pellicer. “Es el enfoque de Pellicer: proteger el patrimonio histórico y cultural que identifica a Tabasco”, puntualiza el funcionario de la Secretaría de Cultura.

Además de las obras escultóricas de la primera civilización de Mesoamérica, el visitante podrá apreciar objetos rituales de pequeño formato en piedra verde que muestran la destreza de los habitantes de la “tierra del hule”, y parte de la grandeza de la Cultura Maya, de los años 600 a 900 después de Cristo.

Debido a que el recinto cultural muestra obras de zapotecos, mixtecos, totonacas, huastecos, toltecas, teotihuacanos, mexicas, y de Nayarit y Colima, es considerado como uno de los más ricos e importantes de nuestro país en la rama de la antropología.

Rotación de piezas en exhibición

El jefe del Departamento de Vinculación con el Patrimonio Arqueológico menciona que de las 10 mil piezas arqueológicas con las que cuenta el acervo del museo, solo están en exhibición 620, que son las que el público puede apreciar en los tres niveles del edificio cultural, incluyendo una sala especial dedicada exclusivamente a la vida y obra del “Poeta de América”.

“El resto de las piezas las tenemos cuidadosamente resguardadas en bodega, porque se van rotando en exposiciones a lo largo del año, porque también se busca que cuando regrese un turista, vea otras piezas y no las mismas que vio en su primera visita. Se trata también de innovar y mostrar todo lo que tenemos”, señala.

César Mellado resalta que también se busca dar al museo un enfoque más educativo, para acercar a los jóvenes y no se desprendan de su patrimonio y sus antepasados, porque consideró que muchos tabasqueños, sobre todo jóvenes, ya no se sienten identificados con su cultura.

Ubicado en el corazón de la Zona CICOM (Centro de Investigación de las Culturas Olmeca Maya), el museo cuenta en su entrada con una impresionante estatua de bronce de alrededor de cinco metros de altura del “Poeta de América”, obra del arquitecto Luz Silva, y que justo en estos días, recibe un importante mantenimiento.

Rehabilitado integralmente por los gobiernos federal y estatal hace algunos años, el edificio cuenta con una planta baja, donde se ubica un auditorio y un mezzanine; los niveles 1 y 2 muestran exposiciones temporales y de exhibición; y en el tercer nivel se encuentran las oficinas administrativas.

En el nivel 2 se ubica la sala Carlos Pellicer, un Tabasqueño Universal, donde se explica que durante la reconstrucción del México postrevolucionario, el joven Pellicer fue comisionado a París, en 1925, para estudiar los museos de Europa, y a partir de 1943 se consolidó su modelo museológico al ocupar la dirección de Bellas Artes, desde donde organizó muestras arqueológicas en varios estados del país.

El Canto del Usumacinta, su obre poética, lo inspiró en 1952 a integrar el Museo del Estado, en Villahermosa, y seis años después el Parque Museo La Venta y el Museo de Sitio, en Palenque, Chiapas.

César Patricio Mellado explica que la mayoría de visitantes son turistas nacionales e internacionales (europeos y americanos), así como grupos de distintos grados de instituciones educativas, desde nivel de primaria hasta profesional del estado, así como de universidades de otras entidades que vienen a conocer el patrimonio que tiene el museo.

Asegura que el alcance que tuvo Carlos Pellicer Cámara para proteger el patrimonio cultural no solamente lo dedicó a Tabasco, sino de varias entidades.

“Muchas de esas piezas se van perdiendo de mano en mano, pero al caer en manos de Pellicer no las guardaba, sino que las traía para exhibirlas en el museo y poder conocer parte de nuestra herencia prehispánica”, dijo.

“Aquí tenemos las puertas abiertas para todos, que vengan a aprender más, para conocer sobre el legado de Pellicer y las culturas prehispánicas que armó, cuidó y protegió tanto. Siempre encontrarán una sonrisa recibiéndolos”, subraya el funcionario estatal.

El recinto abre sus puertas de martes a domingo de 9 de la mañana a las 5 de la tarde, y la entrada tiene un costo de 32 pesos, y para estudiantes, maestros y adultos mayores de 60 años, de 13 pesos.

Legado de Pellicer al mundo

Antecedentes:

Museo Regional de Antropología Carlos Pellicer Cámara

Se localiza en la ciudad de Villahermosa, en el estado de Tabasco

Abre sus puertas el 16 de febrero de 1980 en honor al poeta tabasqueño

Este recinto investiga, conserva, protege, documenta, difunde y exhibe uno de los patrimonios arqueológicos más importantes de la región.

Se convirtió hoy en día en una puerta de acceso a las civilizaciones ancestrales del Sureste de México.

Se pueden admirar piezas arqueológicas pertenecientes a las Culturas Mesoaméricas.

Con énfasis en las culturas Olmeca, Maya, Zoque y Nahua, que estuvieron asentadas en lo que hoy es territorio tabasqueño.

Piezas arqueológicas y monumentos en exhibición: 620

Piezas de colección aproximadamente 10,000

(El registro de la colección se encuentra en constante actualización)

Actividades:

• Exposiciones temporales.

• Conferencias.

• Talleres infantiles.

• Conciertos.

• Presentaciones de libros.

• Capacitaciones.

Servicios:

• Auditorio

• Biblioteca

• Estacionamiento.

• Rampa de acceso para personas con discapacidad.

• Elevador.

• Librería

• Visitas guiadas.

• Sanitarios

Entrada General $ 32.00

• Afiliados al INAPAM con credencial $ 13.00.

• Estudiantes con credencial vigente $ 13.00.

• *Martes gratuidad, no aplica en periodo vacacional de verano

Acerca de Cesia Ocaña

Te puede interesar

Impulsan el reciclaje en México

La iniciativa “El amor multiplica”, que abarca varios proyectos, entre ellos, la creación de murales …