EL DEPORTE, ALIADO IRREMPLAZABLE DE LA SALUD MENTAL

El deporte es uno de los mejores aliados de la salud mental. La práctica de ejercicio físico, tanto en las actividades de la vida diaria como de forma reglada, contribuye a que nos encontremos mejor. Pero, ¿eso significa que previene la aparición de trastornos psiquiátricos como la ansiedad o la depresión?

Hay múltiples estudios que responden de forma afirmativa a esta pregunta. Por ejemplo, el realizado por el equipo de investigación de Gabriel Rodríguez, profesor titular de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (INEF) de la Universidad Politécnica de Madrid, que se publicó en 2015 en Revista de Psicología del Deporte.

La principal conclusión fue que “los sujetos con niveles altos o moderados de actividad física total y en el tiempo libre presentan niveles de salud mental superiores a los de aquellos que realizan un nivel bajo de actividad física”. Además, los autores del estudio constataron que “el nivel de la actividad física realizada en el tiempo libre se relaciona de forma inversa con la vulnerabilidad a los trastornos mentales”.

La investigación se llevó a cabo con una muestra de más de mil 400 personas de entre 15 y 74 años residentes en Madrid, a las que se entrevistó para conocer tanto la actividad física que practicaban –en su tiempo libre, en el trabajo y en sus desplazamientos- como su estado de salud mental. El 15 por ciento padecían algún tipo de trastorno mental y el 19.8 por ciento realizaban ejercicio de forma insuficiente.

Al evaluar solo la actividad física en el tiempo libre se observó que el riesgo de padecer enfermedades mentales en los individuos suficientemente activos (los que se situaban en niveles altos o moderados de ejercicio) se reducía más de un 50 por ciento cuando se comparaba con los insuficientemente activos.

EL CUARTETO

DE LA FELICIDAD

¿Cómo modifica el deporte nuestro cerebro? Los autores de esta investigación afirman que todavía no hay evidencias científicas suficientes que permitan explicar el poder del ejercicio frente a la patología mental. “Se ha intentado establecer una

causalidad bioquímica del efecto de la actividad física sobre la salud mental, sin resultados definitivos”, relatan. No obstante, “se ha encontrado evidencia de que el apoyo social y el compromiso que se genera alrededor de la actividad física podrían explicar en gran medida los efectos observados en los cambios de ánimo”.

Aunque no se conozcan los mecanismos fisiológicos exactos, existen indicios y pistas muy valiosos sobre lo que ocurre en nuestro organismo cuando hacemos ejercicio. Iván Pico, psicólogo y autor de la web psicopico.com, declara que es indudable que el ejercicio físico “mejora la calidad de vida y el bienestar general”.

En cuanto a los mecanismos concretos implicados en ese efecto beneficioso, señala la hipótesis de que algunos de los principales neurotransmisores (sustancias utilizadas por las neuronas para comunicarse entre sí) se activan con la actividad física. Serían las hormonas del denominado cuarteto de la felicidad: serotonina, endorfina, oxitocina y dopamina.

GRANDES BENEFICIOS

Disminuye la posibilidad de sufrir ansiedad, estrés y otro tipo de trastornos mentales

Produce la liberación de las mismas sustancias que algunos fármacos, con lo que podemos reducir la ingesta de fármacos

Fomenta la estimulación sensorial, ya que hay que prestar atención a lo que se está haciendo, a los compañeros de equipo, al entrenador, etc

Aumenta la destreza psicomotora

Ayuda a conocerse mejor a uno mismo

La autoestima personal también mejora, sobre todo cuando se ha superado un reto

Ayuda a establecer un horario y una disciplina, es decir, a establecer una planificación

Mejora la independencia y el sentido de la responsabilidad

Estimula el trabajo de la inteligencia emocional (autocontrol de las emociones, autoconocimiento)

Fomenta las habilidades sociales

Acerca de Redacción

Te puede interesar

Barcelona se impone ante Pumas

Pumas escribió una página más en su historia, pero lo hizo de la peor forma …