Sugiere mexicano nueva prueba para enfermedades neuromusculares

Un ejercicio aparentemente sencillo, como abrir y cerrar un puño, repetidamente, durante un minuto, puede ser la clave para medir si un paciente tiene una de las enfermedades autoinmunes menos conocidas: la Miastenia gravis (MG)

Magdiel Omar Vargas, estudiante de medicina de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), encabezó un equipo de jóvenes que desarrolló una nueva metodología para medir la curva de fatiga en pacientes que padecen MG, que es la principal enfermedad autoinmune que afecta la placa neuromuscular; ocasionando debilidad y fatigabilidad.

La aportación de los jóvenes investigadores y estudiantes fue usar un aparato que pudiera informar, con números, cuánta fuerza ejerce la mano cada vez que cierra el puño y tiene, en la palma de la mano, un aparato, que es como una pinza con un resorte de resistencia y se llama dinamómetro.

Esta nueva prueba de diagnóstico fue el resultado de la beca del Verano de Investigación Científica, que el joven oaxaqueño recibió de parte de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) y el Instituto Científico Pfizer (ICP). Con este esfuerzo en alianza el estudiante de la carrera de medicina, radicado en la capital de Oaxaca, pudo vivir seis semanas en la Ciudad de México y hacer investigación con científicos del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMyNSZ), de la Secretaría de Salud.

El estudio buscó establecer una especie de tabla en la que se pudiera visualizar, con números, qué tanto cambiaba la fuerza y fatiga de los pacientes con miastenia gravis, después de un minuto de ejercicio intenso, haciendo fuerza, apretando con las manos un instrumento.

“Como objetivo, queríamos obtener valores de referencia para después compartirlos con los médicos y que pudieran utilizarlos para evaluar la fatiga y debilidad de sus pacientes. ¿Cómo lo hicimos? Seleccionamos un grupo de personas que no tienen la enfermedad de miastenia y medimos su fuerza, durante un minuto, haciendo un ejercicio, con las manos, en el que presionaban repetidamente un instrumento llamado dinamómetro, durante un minuto. Al no estar enfermos, no decaía tan rápido la fuerza. En cambio, entre las personas enfermas, rápidamente disminuyó la fuerza”, explicó Magdiel Omar Vargas Delgado.

El dinamómetro mide la fuerza de aprehensión o la fuerza de “agarre” de la mano y presenta una medición de fuerza, expresada en kilogramos.

A lo largo de cuatro semanas de colecta de datos, Madgiel Vargas y sus compañeros, coautores de la investigación, identificaron a 20 pacientes con miastenia y 40 personas sanas, que hicieron los mismos ejercicios pero funcionaron como “sujetos control” o referencia para comparar valores de fuerza.

Los autores del reporte, además de Vargas Delgado, son Filiberto Ochoa Alvarado, Guillermo Ramírez García, Juan José Gómez Piña, Eduardo Ruiz Ruiz, Guillermo García Ramos, Carlos Cantú Brito y Erwin Chiquete, según el Poster de la investigación presentado al concluir el programa de Veranos de la Investigación Científica.

“Nosotros concluimos que el estudio de la fatigabilidad distal por dinamometría es una herramienta útil para determinar el estado general de los pacientes con MG y que por su facilidad de aplicación puede representar un método para ser utilizado rutinariamente en la práctica clínica”, explicó el estudiante de la UABJO durante la exposición de resultados.

“En futuros estudios puede evaluarse el decremento de la fuerza de presión como un potencial indicador diagnóstico de fatigabilidad. La determinación de los valores normativos en la población normal está en curso, pues se requiere un tamaño de muestra mayor para poder concluir con mayor seguridad que esta prueba presenta mínimas alteraciones con sujetos sanos”, dice el reporte final de los jóvenes investigadores.

El joven estudiante dijo que una de las grandes ventajas de poder haber viajado a la Ciudad de México para realizar la investigacion fue el poder conocer a más pacientes con la enfermedad MG, pues en su ciudad de origen no sería tan fácil, como lo fue al trabajar en uno de los Institutos Nacionales de Salud, donde llegaban a recibir hasta siete pacientes con este padecimiento en una sola semana.

“Pudimos medir que, del grupo de 20 pacientes enfermos, en 15 casos sí se pudo medir un decremento o reducción de la fuerza del puño, con sólo un minuto de repetir el ejercicio de presionar con el puño un dinamómetro. En el caso de los pacientes con MG en los que no se presentó esta reducción de fuerza, nos abre la pregunta de si este buen estado de salud está influido por el medicamento que están tomando o por el buen manejo de paciente que los médicos están dado”, añadió.

El Verano de la Investigación Científica, es un proyecto de la Academia Mexicana de Ciencias que inició hace 18 años y que cada año permite a más de mil jóvenes estudiantes de carreras científicas hacer investigaciones en laboratorios profesionales. El Instituto Científico Pfizer (ICP) otorga becas a algunos de estos jóvenes, principalmente de los estados de la República.

Acerca de Agencias

Te puede interesar

Emilio

Columna: Prospectiva

Por: Emilio de Ygartua M. PRIMERA PARTE *Se mueven “las corcholatas”. En sus marcas…listos… *Es …